Mi dulce chica del servicio ¡actualizada!

Autor: Janetha2004 / Añadido: 21.01.20, 18:50:07

Ya puedes disfrutar del penultimo capítulo de esta romántica historia.

Mi dulce chica del servicio

+18

En proceso

En suscripcion 1.49 USD

Una vez finalizada se llevará a ventas como novela terminada, con un nuevo costo. 1.60 USD. Aprovecha de comprarla al precio actual.

PRÓXIMO MIÉRCOLES CAPITULO FINAL

Fragmento:

—¿Cómo amanece mi bella prometida?

Me ruborizo con la intensidad de su mirada y el tono ronco de su voz, que despierta inesperadamente mis ganas de él.

—Aún tengo un poco de sueño, mi señor. Pero te extrañaba. Así que bajé a buscarte.

Sonríe y sus ojos hermosos no dejan de moverse por toda mi cara.

—Yo también te estaba extrañando, pero no quise despertarte. Sabía que el Jet lag te afectaría por ser tu primer viaje, así que decidí dejarte dormir para que descansaras. Además anoche no te dejé dormir lo suficiente.

Recordar lo que pasó luego de que volvimos de nuestro viaje, despierta pensamientos prohibidos y libidinosos en mí. Sobre todo ser consciente de que con el apuro de venir con él, no alcancé a ponerme ropa interior.

—Me encantó que me despertaras de la manera en que lo hiciste anoche, mi señor.

Le digo sin reservas.

—¿Ah, sí? ¿Y qué te parece si antes de desayunar te hago el amor?

Pronuncia de esa manera tan sexy y provocativa que solo con ello ya comienzo a humedecerme.

Tan solo escucharlo hablar de forma tan erótica me hace saltar de inmediato sobre él y sujetarme de su cintura con mis piernas. Lo sorprendo con mi reacción y me encanta cuando lo tomo desprevenido. Comienza a besarme de la manera en que me gusta que lo haga y no dudo ni un instante en corresponderle con toda la pasión que el despierta dentro de mí.

Pasa el seguro de la puerta y nos lleva en dirección al sofá, para colocarme a horcajadas sobre él. Ya mi cuerpo está encendido y puedo sentir la humedad emanar a chorros de lo más profundo de mis entrañas. Mete sus manos bajo mi vestido y veo su rostro de admiración cuando nota que no llevo braguitas.

—¿No llevas bragas?

Me pregunta con ese tono de voz que es capaz de despertar hasta las momias más antiguas de Egipto.

—No, mi señor —niego con la cabeza—. Tenía ganas de sexo, así que vine por él.

Abre la boca con sorpresa. Sonrío internamente, porque me encanta ver lo que provoco en él.

Comentarios:

Todos los hilos de discusión: 1

Patricia Elena Jurado Machado 23.01.2020, 20:57:51

???

Books language: