El Distópico Destino De La Distopía Juvenil

Autor: Anthony Tesla / Añadido: 03.07.18, 01:18:15

                                                                        

En ocasiones me asombra lo rápido que algunos fenómenos que parecían eternos parecen irse; en mi experiencia de vida, ya con algunos años acumulados, he visto desde Yu Gi Oh! hasta High School Musical pasar de enormes gigantes mediáticos a ser olvidados y luego a ser vistos con aire nostálgico con varios fans originales ya con edad de sentir añorancia de épocas más sencillas de su vida.

En menor escala, recuerdo el sub-género de la distopía juveni; aquel movimiento literario que empezó con Los Juegos del Hambre y que parecía ser la siguiente gran ola que tomaría el mundo por sorpresa.

Y sí lo hizo, uno puede argumentar, pero la avalancha que se esperó resultó ser más una breve nevada, si no es que una mera granizada.

Pero primer, los antecedentes.

A finales de la década pasada y todavía a principios de esta, la sombra de Crepúsculo seguía abarcando un panorama decente de la cultura popular, pero claro, como todo lo que sube, este eventualmente tuvo que bajar; la saga siempre tuvo sus detractores y casi toda obra parecida dentro de lo que se denominó en su momento como "romance sobrenatural" fue (justa o injustamente) juzgada como ser poco menos que una obra pueril y sin valor.

Uno podría argumentar que incluso la saga de Stephenie Meyer, CON TODOS SUS PROBLEMAS, recibió más dureza de lo que merecía, pero eso se lo dejaré a revisionistas con mayor manejo de su juego.

En ese panorama, apareció Los Juegos Del Hambre; el libro de Suzanne Collins que representó un enorme giro respecto a lo que se consideraba "ardiente" en términos de literatura adolescente: el romance sobrenatural estaba de salida, y llegaba la distopía juvenil.

Y de inmediato surgieron los, sería injusto llamar "imitadores", pero tampoco se pueden negar que muchas obras tomaron de la saga de los niños matándose más que sólo el tono: Divergente, Maze Runner, Graceling, Gone y muchos otros.

Pero realmente esa gran burbuja reventó antes de inflarse por completo; muchos libros exitosos fallaron en trasladar su presencia a otros medios, y de todas las adaptaciones fílmicas, ni siquiera la obra de Collins se pudo mantener consistente: la primera recibió mucha buena fe a pesar de sus obvias fallas, la segunda es vista como "la buena", y las otras dos hicieron apenas ruido en el panorama cultural mundial. 

Divergente y Maze Runner, los competidores más cercanos, hicieron todavía menos que eso, y el interés se perdió en este sub-género.

En retrospectiva, creo que quizá mucho del entusiasmo inicial de Los Juegos Del Hambre fue más una reacción contra Crepúsculo; comparado con la obra de vampiros, la nueva saga en el vecindario parecía ser mucho más substancial.

Pero quizá fue también proyectar más lo que se quería ver que lo que era en realidad, y es que, al revisar algunas de estas obras, puedes ver buenos conceptos e ideas originales, pero siempre ejecutados de maneras un tanto superficiales, o al menos, no tan profundas como pudieron hacerse.

Toda idea en teoría puede llegar a ser buena, pero eso depende de las decisiones que se tomen al momento de dejar de imaginar y comenzar a crear; una sátira ultra-violenta sobre la celebridad y la fama es en papel bastante interesante, y eso me atrajó en primer lugar. Incluso aunque muchos retractores tildaban a esta obra como una copia de Battle Royale, sentía que seguía valiendo la pena por el mero hecho de ver dos culturas diferentes tratando un tema similar, y sus propios bagajes al respecto (como los filmes japoneses, que son una exploración de la presión y estrés excesivos en el ambiente académico nipón).

En su lugar, veías historias que iban de un punto a otro pero nunca sin profundizar más allá del "esto es malo, ¿OK?".

Había mucho más que se pudo explorar en términos de clase, raza, sexualidad, género, nacionalidad, y algunas obras de hecho lo hicieron, pero como suele ocurrir, es difícil no ser eclipsado por aquellas luces más potentes que las tuyas. 

Puede ser un poco como aquella vieja idea que las apariencias atraen, pero para de verdad enamorar, se necesita una buena plática, y lo que conversaban algunas de las obras no era suficiente para ello.

Pero es que, comparado al ex, cualquier cosa iba a ser un avance.

Shalom camaradas. 


 


 

 

Comentarios:

Todos los hilos de discusión: 0

Books language: