Agonía

Tamaño de fuente: - +

Capítulo 1

Desde siempre he sido bastante curiosa y distraída con lo que respecta a los demás, mamá es una gran mujer llena de historias, llena de vivencias, llena de amor, a sus 55 años aún parece una mujer bastante joven,aún no se presencian arrugas y mucho menos aquellos cabellos blancos que demuestran que los años están pasando, es una mujer sabia. Estamos en pleno 2192 muchas cosas han cambiado según lo que leído lo que muchos quieren que desaparezca completamente. Hace 95 años nos obligan a escribir sobre lo que pasa todos los días, muchos lo hacen sin ningún ánimo fastidiados de tener que escribir sobre su vida y la de la raza humana pero para mi fortuna aquellas personas que son parte de mis raíces lo hicieron con gran ánimo y emoción. El mundo ya no es como el de antes desde el más pequeño detalle ha cambiado nos encontramos a 30 grados centígrados una temperatura bastante fría para nosotros pues nuestra máxima temperatura ha llegado a los 60 grados algo que para la sociedad pasada era completamente exagerado pero para nosotros es una realidad y una situación completamente normal varios lugares no pueden ser habitados ya sea por la desaparición y Antártica o por la guerra nuclear que tuvieron Estados Unidos y Corea del Norte devastaron a muchos estados metiendolos en la pelea haciendo que entraran en un destino que nunca saldría y que no tuviera solución más que la muerte. Aún recuerdo el día que me enteré sobre la situación centenares de videos, millones de personas suplicando al cielo que no les llegar la hora, que los ayudarán, centenares de vidas que acabaron por la maldita ambición y por dos personas que nunca supieron arreglar sus discrepancias como gente adulta utilizando sus «juguetes» preferidos para acabar con su propia patria, para acabar con su propia existencia. Al ver la gran desesperación y miedo de todas esas personas, una lágrima broto de mis ojos aún no sé bien el motivo: por ver a millones de seres humanos morir o de ira en contra de aquellos seres despreciables que ni siquiera merecen ser nombrados, pero esto no fue el único motivo por el que hayan desaparecido tantos lugares Antártida se derritió el mundo que nunca desaparecería se esfumó, nuestros errores causaron esto pero cuando nos dimos cuenta era demasiado tarde, tuvimos que perder a millones de especies y a un gran territorio por nuestros errores, por nuestra existencia..... , millones de especies han desaparecido dejando sólo recuerdos de que algún día estuvieron aquí pero que jamás volverán, nuestros errores nos harán pagar muy caro durante un largo tiempo.
Existen grandes organizaciones en contra del nacimiento de más seres humanos, según muchos nuestra condición es demasiado grave y creen que la muerte es la mejor solución han captado la atención de muchos y han convencido a otros cuantos, sus palabras lo admito son convincentes muchas veces yo misma he dudado sobre lo que debemos hacer con una sociedad que casi 8000 billones de habitantes, la situación se torna bastante grave, intolerable y desesperante para todos, tenemos que tomar las decisiones correctas esta vez no podemos darnos el lujo de experimentar con nuestro futuro como los hicieron nuestros antepasados.
Yo sufrí, perdí y me decepcioné viví a lo que le llamaron «zona 1» una zona en la que la muerte reino, aparecieron unos hombres armados llenos de balas decididos a acabar con todo, aún lo recuerdo yo llegaba de mi casa había visto un movimiento totalmente inusual en la gente estaba alborotada por todos lados y el tráfico era insoportable llegué a casa y mamá estaba llorando un abrazo la tranquilizó un poco no entendía nada «¡Somos la zona 1!» dijo demasiado alterada ¿zona 1? alcancé a preguntar esto no me parecía nada bueno empecé a temblar sin ningún motivo sin ninguna razón, mi mamá en busca de que entendiera lo que sucedía prendió la radio, de inmediato una voz muy alterada lleno el lugar, gritos y grandes disparos, «The Dead» había actuado aquella organización que creía que la muerte era la esperanza, aquella organización que en un principio era útil de muchas maneras, pero al morir su líder y tomar el mando otra persona sus principios e ideas cambiaron totalmente había escuchado varios rumores sobre las zonas que iban a atacar pero nadie los tomo  enserio «locuras» decían muchos, «palabras» que se las lleva el viento, decían otros escuché comentarios en la calle, colegio y casa pero yo también fui torpe y no investigue sobre el tema pensé que nadie tendría el alma o el corazón para matar a naciones enteras sin tentarse el corazón, pero me equivoqué. - Malditasea- susurré empezaba a cuestionarme por mi irresponsabilidad - Nos eligieron somos la «zona 1» estamos perdidos existen millones de muertos, si la situación no para acabaran con nuestra nación como lo dijeron- disparos se escucharon, otra víctima de esta maldita organización, aquella transmisión por radio había terminado con la muerte de aquellos seres inocentes, el odio empezaba a manifestarse en mi, mamá seguía llorando traté de tranquilizarla pero entonces el odio hacia«The Dead» nunca acabó, mamá alcanzó a decirme - tu hermana y padre murieron- ¿Mi hermana? ¿Qué culpa tenía ella? Sí quería matar a alguien porque no mataron a aquellos que se lo merecían, aquellos criminales que habían asesinado, aquellos que habían sido capaces de robar, de acosar, de crear enfermedades hacia la humanidad.
Mi padre la persona que me dio la vida y que nunca me abandonó a pesar de haber engañado a mamá con otra mujer y haber formado otra familia Él nunca dejó de ocuparse de mi hermana y de mí ahora no servía el lamentarse, no servía el llorar, no servía hacer nada lo único que podía hacer es tratar de salvar la vida de mi madre y la mía.
Propuse bajar al ático en donde nadie nos encontraría convencí a mamá, llevamos algo de comida y ropa por si esto se extendía por varios días aún seguía muy afectada por la muerte de mi hermana, aquella que era un orgullo para ella, para mí y para todos, aquella que aún tenía 19 años cuando murió estudiante universitaria que tenía esperanzas y sueños que quería cumplir pero que nunca lograría.
La muerte era aquello que no podíamos evitar era el ciclo de la vida y aunque muchos trataron de que ésta se evitará nunca lo lograron hasta hoy al menos, sigue siendo sólo una visión más del mundo y de aquellos que lo habitan.



Domnica

#544 en Ciencia ficción

En el texto hay: misterio, amor

Editado: 08.06.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar