Almas Grises

Tamaño de fuente: - +

Prólogo.

✿Keyla.

Pensaba que su vida no podía ser peor, que al tener que ingresar contra su voluntad a esa diferente odiosa academia no provocaría otra cosa que no fuera recibir burlas de las personas que ni siquiera se habían tomado el tiempo de conocerla. No quería convivir con ese tipo de personas, no quería socializar con ellos, no quería recibir más ofensas de las que ya había recibido en su vida por el sólo hecho de ser una chica antisocial.

Ella era una chica que solía reaccionar agresiva ante las ofensas, y eso le traía demasiados problemas. Su relación con sus padres era muy buena, y por mucho tiempo había estado segura que no necesitaba otros amigos que no fueran ellos.

Estaba cansada de todo, y lo único que necesitaba era cualquier cosa que la sacara de la rutina.

Quería acabar con la aburrida vida que llevaba, sin tener que seguir soportando personas de las cuales ella no estaba interesado en conocer ni que la conocieran.


No tenía duda alguna, no entraría a esa academia, y no le importaba que sus padres hubieran hecho un gran esfuerzo por conseguirle una beca en el prestigioso lugar. Ellos eran profesores, y conocían bien al alumnado, chicos de familias millonarias que pintaban ser los futuros empresarios del país.

 

☪Levi.

Su vida era un desastre, y él estaba orgulloso de eso.

Tenía apenas 17 años y ya había logrado hacer todo lo que cualquier chico tonto de su edad hubiese deseado. Tenía un físico inigualable, y su arrogancia y prepotencia lo hacían ser aún más interesante que atractivo.

Le gustaba la buena vida, autos de lujo, casas de lujo, ropa de lujo, todo lo que el dinero le permitiera comprar.

Estaba seguro de que las relaciones sinceras entre humanos eran una total mentira, que no había amor entre personas, que al final del día todos eran mierda, y él no sentía la necesidad de convivir con la gente, al fin y al cabo, no lo necesitaba porque tenía otras cosas que lo hacían tener felicidad momentánea.

No tenía motivos grandes para estudiar en Leeds, y sabía que ahí se toparía con un montón de niñatos estúpidos que intentarían caerle bien, pero si estaba ahí era porque necesitaba esconderse por un tiempo y qué mejor que una academia alejada del mundo para hacerlo.

La academia Leeds era un lugar para alumnos con educación arriba a las escuelas comunes. Ahí trataban de hacer que los chicos se disciplinaran en busca de un futuro prodigioso. Era difícil el acceso, pues sólo alumnos con un buen nivel económico eran capaces de pagar las colegiaturas mensuales en la academia.

Las instalaciones eran rusticas y enormes, como si se hubiese tratado de un castillo en el pasado.

Había largos pasillos donde se encontraban los dormitorios de la mayoría de los alumnos, pues el colegio se encontraba situado en el bosque de Chesire, Londres, y el programa educativo exigía que los chicos vivieran ahí durante el ciclo escolar.

¿Qué pasa cuando la corrupción llega a lo corruptible? ¿Cuándo dos personas totalmente distintas se dan cuenta que juntos se complementan?

Levi no quería conocer a Keyla, no lo tenía en sus planes, no planeaba hacer amigos, no planeaba agradarle a alguien, y de repente, llega esa chica, que no es diferente a cualquier persona estúpida, pero con su sola presencia cambia todo. Llega por la puerta trasera y sin avisar, revoluciona todo, y lo vuelve loco, a un grado de que todo se vuelva muy literal.

"Cualquier persona en su sano juicio se habría vuelto loco por ti, Keyla."


✿.Almas Grises.☪
 



Estela

Editado: 10.07.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar