Canción de Eterna Tormenta: Sonríe Aun Hay Caos.

Tamaño de fuente: - +

Preludio a la tormenta

Canción de Eterna Tormenta

Capítulo 1

 

 

Sonríe aún hay Caos:

 

Una larga historia que no ha sido contada, una larga travesía que no ha sido recorrida, un basto universo que no ha sido descubierto. Aquí empieza todo, aquí empieza la tormenta que no tuvo final.

 

 

Una historia que dedico a todo ser que necesita conocer nuevos mundos, nuevos personajes y nuevas travesías para encontrarse así mismo.

 

 

 

 

Preludio a la tormenta

 

 

La ciudad ardía en llamas, la torre en la que Abbadon esperaba impaciente por la conclusión de la batalla empezaba a desmoronarse. El poder que Abbadon desprendía hacia temblar todo el lugar, las sombras no paraban de correr en una dirección a otra y chocando unas con otras agresivamente ¿el motivo? Todas deseaban aquello que él posee, todas aquellas sombras eran almas con sed de poder, estaban desenfrenadas y Abbadon estaba al tanto de ello.

 

  • entrégamelo – Pronuncio aquel individuo que enterraba la espada en el pecho de su oponente.

 

  • No, si lo hago… este mundo perecerá, no creas en todo lo que Abbadon te ha dicho – con sus pocas fuerzas sostuvo la espada que en su pecho se hallaba, hundiéndose más y más; Sí tan solo alguien pudiese salvarlo, aun tendría esperanza.

 

De repente el medallón cayó al suelo, todos escucharon el leve eco producido en medio de aquel desastre. El ruido de la catástrofe se vio apagado, las sombras se detuvieron.

 

  • ¡Tú! – Grito Abbadon.

 

Axcel retiro la espada del cuerpo de su rival – Que ni se te ocurra –

 

No tuvo mas opción que recoger el medallón que su maestro soltó frente a su rival y esperar una orden.

 

Su maestro no hizo mas que bajarse el cierre de su túnica, dejando al descubierto la parte inferior de su rostro y su cuello. −Corre, ¡Corre y vive! – Pronunció enseñando la sonrisa que su túnica siempre ocultó.

 

  • Pero tú… −
  • ¡Yo no importo! – grito interrumpiendo a su aprendiz − ¡Vete ahora! O todos estaremos condenados… ¡Vete y vive! ¡Vive haciendo lo que deseas! – Su voz empezaba a apagarse – esta… esta es… esta es tu oportunidad – Cayendo de rodillas, su sonrisa se apago y su cuerpo, volviéndose polvo, empezó a desaparecer.

 

El aprendiz no tuvo mas opción que correr, correr y huir de esa pesadilla.

 

  • ¡No iras a ningún lado! – Grito Abbadon, quien salto de la torre, su capucha blanca aun cubría su rostro, su túnica, blanca como la nieve, se agitaba con el aire al caer. Al tocar el suelo, Abbadon cerro su puño con firmeza provocando que las llamas a su alrededor se extinguieran.

 

  • Es mio – Pronuncio Axcel tratando de ponerse en medio.

 

  • No, no lo es. Tu objetivo es tu hermana y ella aún vive – pronunció dejando a un lado a Axcel – él es mi objetivo… y más aún ese medallón que tiene en sus manos, entrégamelo y permitiré que vivas. −

 

Las sombras contemplaban el momento que decidiría la batalla.

 

El aprendiz se armo de valor −No, elijo luchar – pronunció nervioso.

 

  • Elijes morir – contesto Abbadon.

 

Con una fuerte patada Abbadon hizo que el aprendiz quedara estampado en la pared.

 

  • Y yo elijo ese poder −  Pronunció acercándose a su víctima, sus garras se hicieron presentes, un aura carmesí empezó a cubrir aquellas garras – y nadie se entrometerá en mi destino – el inminente ataque fue al pecho del aprendiz. Un fuerte grito se escucho en toda la ciudad.

 

Una fuerte nube de humo se levantó en aquel momento impidiendo ver lo que sucedía, las sombras empezaban a verse a través de la nube que poco a poco se disolvía.

 

  • Me niego a morir – pronunciaba con esfuerzo, tratando de incorporarse, pero su cuerpo se lo impedía – no después de todo esto… − susurro apretando con fuerza el medallón.

 

  • Entonces veamos qué opinas después de esto…

 

 

 

 



Kaburus

#2394 en Fantasía
#1040 en Personajes sobrenaturales
#2587 en Otros
#336 en Acción

En el texto hay: aventura peligro y accion

Editado: 21.05.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar