El mundo x delante

Tamaño de fuente: - +

El primero en decirlo (parte 1)

Llevaba muchos años de relación, realmente quería que funcionara, pero no podía mas así, ese día me levante con la determinación de que, luchando solo uno no podríamos. Arme mis cosas y me fui del departamento.

Veníamos de discutir que estábamos todo el día afuera, pero ya no podíamos ni seguirnos el juego por mensaje. Me instale alguna app de forma urgente para tener con quien charlar del otro lado, venia con un vacío total de conexión y empatía.

Bastante pronto, apareció del otro lado el primero, esos juegos del destino que vienen y encajan perfectamente entre tu dolor y tu espacio vacío. Empecé a hablar minuto a minuto con aquel chico online, parecía que el dolor no caería encima. Sabía que había cortado hace poco, no sabía exactamente cuanto. Cada vez que Voldermont me hablaba (mi ex, (apodo largo, me quedare con Volder,)) cada vez que Volder me hablaba, este chico tenia algo para decirme y cada día me preguntaba como seguía, era increíble.

Nos conocimos una madrugada, en la que salí de lo de una amiga, luego de alguna peli romántica y un par de tragos encima. Me senté en la vereda, no quería volver a ese cuarto ensimismado a encontrarme con mi soledad y el primero preguntando si desayunaríamos.

En un arrebato de travesura dije que si, y todo funcionó, durante 3 horas caminando y charlando hasta que abriera un lugar para desayunar. Había logrado hablarle de todo tema en mi vida, y él se acoplaba como agua en distintos envases a cada tema. Se despidió cuando el sol me daba en la cara, se asomó el colectivo y ni un intento de un beso.

Ya no me importaba volver a mi sucucho 2x2 aunque llegue confundida, en mi vorágine de estar de novia desde los 16 años, no aparecía ningún manual de como debía haber sido una cita, y si el <no acercamiento> era un síntoma esperable.
 

"Pensé que me besarías"-se me escapa un mensaje confiada ahora que la conversación era por escrito

 Quería besarte, te llegaba el brillo del sol a los ojos y me encantaba- dijo.

No, mis ojos son oscuros. -

No, son hermosos.-dijo él
 

Y así disipaba el día, el dolor de una larga relación entre risas y charlas picaras y salidas, ya no recordaba la ultima vez que Volde me había dicho que era hermosa, que se había sumado a alguna picardía. La parte que no cuento acá es que a medida que mas me acercaba a el primero, mas dolía soltar lo otro y llegaban las lagrimas y lo desgarrador.

De aquello aun me quedan los mensajes, con un - muestro los de él y con -- los míos:

 

-El: Será lindo que me recuerdes si algún día ya no estoy. O si algún día te vas

 

--Yo: Mas allá que no sabemos hacia donde dispararan mis sensaciones, como decía hoy, ya es digno de grabarse en la memoria que alguien sea capaz de revalorizarme y darme esa compañía. Interesarte en este aprendizaje q debo hacer

 

-Siempre será un honor acompañarte aún no estando. Incluso siendo virtual, mi meta es que sientas soporte. Que hay compañía. Que hay quien ve lo que otros no

 

-- En este momento sos un calorcito en el alma

 

-Y sobre todo. Qué hay quien entiende y sabe oír lo que otros no. Porque uno puede caer en momentos donde parece estar errado, porque la mayoría lo dice. Pero una persona que te de soporte y se la banque contigo ayuda más que esos miles que no salen de la caja

 

-- Muchas veces cargue con algún dolor en silencio, y vos tenes una visión como ningún otro de poder notar eso y sacar una sonrisa

 

-Esta bien llevar lutos amor. Esta bien estar triste. Es un sentimiento. Esta bien experimentarlo. Es como el miedo. Te hace saber que estás vivo. Lo importante, es de lo que sientes que te hunde, invade, hacer algo para mejor. Crecer. Salir. Volar. E incorporarlo como una etapa de la vida. Que te hizo más grande y más fuerte

 

--Te voy a confesar algo mas antes de irme a dormir

 

-Si, te leo

 

-- Pensé que la persona con la que estuve seria el amor de mi vida, hasta que me canse de luchar contra cosas que no veía. Hoy me mando un mail en el que parecía que al fin había entendido eso, que yo sentía y tanto anhelaba, eso me dió una esperanza de que pudiera ser en algún momento eso que soñé. Pero también me asusta un poco que esa atención que nunca tuve, que tenes conmigo empiece a hacer efecto en mí, que ese trabajo con cincel que estas haciendo, se meta tanto en mí, que cause algún sentimiento en algún momento, que me ponga en un dilema con lo que creía que eran mis sueños

 

-El: Crees que haya una esperanza de volver?

 

--Yo: Intente escribirte menos después de ese mail, incluso pensé en que no teníamos porque vernos otra vez, pero igual seguís ahí con tu dulzura, y nose que pueda provocarme eso

 

-El: Puedo decirte 2 cosas?

 

--Yo: No lo se, lo que me puso me hizo replantearme, no ahora pero sentí esa ilusión. Sí.



La chica mundo

#2065 en Joven Adulto
#5397 en Novela romántica

En el texto hay: romance, solteria, amistad

Editado: 19.11.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar