En esta vida no

Tamaño de fuente: - +

CAPITULO 1

Despierto emocionada,esperando que hoy sea diferente que después de dieciocho años mi madre entre por esa puerta con un pastel y una gran sonrisa deseando me feliz cumpleaños.Pero lo único que obtengo es un fuerte golpe y un grito enfurecido para que desperté para ir a trabajar. Ella no me quiere nunca lo ha hecho,pero yo no tengo la culpa de tener un defecto en la cadera y tener una discapacidad.

— Camila no volveré a llamarte,asi que sí sabes que te conviene te quiero en la cocina en 30 minutos. — Trago el nudo que se a formado en mi garganta para responder.

— Enseguida iré madre no te preocupes.— Escucho como tacones se dirigen a la habitación de Ángela,la princesa de la casa. Es mi hermana tiene veintiún años estudiaba la Universidad pero dejo de estudiar hace un mes, desde ayer no se siente bien de hecho desde hace varios días pero mi madre está más que feliz porque su tesoro como ella la llama tendrá un hijo del dueño del uno de los del mejor restaurante de la zona, así que con eso tiene asegurado su futuro. Limpió la lágrimas que corren por mi mejilla y salgo de la cama tomo mi bastón para apoyarme para ir a darme una ducha,mis días comienzan sosteniendo me con el bastón y después con un aparato en pierna derecha que se debió cambiar hace seis meses pero mi madre dijo que era un gasto innecesario y que si con aparato podía caminar estaba bien. Desde muy pequeña tuve que ser muy independiente mi madre me dejo muy en claro que ella tenía que trabajar para mis hermanos y que yo solo traje problemas así que tuve que conforman con estudiar sólo la primaria,mi madre es una persona viuda que al querer rehacer su vida se enamoró de mi padre un hombre que la engañó diciéndole que serían una hermosa familia con mis tres hermanos,pero no fue así el al saber cómo nací se fue dejado a mi madre con la responsabilidad de mi así que ahora no hay día que ella no me recuerde el error que soy. Terminó de arreglarme camino nerviosamente a la cocina mi madre estará furiosa porque he tardado cuarenta minutos en arreglarme.

. —¡ Buenos días! — saludo a mi madre y hermanos al entrar en la cocina.

— ¡Buenos días,buenos días! Es lo único que piensas decir niña el desayuno no estaba listo y tu hermano nos visita ahora no quiero verte aquí ya es muy tarde así que largate ya que no llegarás a tiempo y te irás caminando. — Grita mi madre al verme , asiento con la cabeza y Miro a Ángela y Rafael que están tomando desayuno. Se burlan de mi como siempre lo hacen.  Decido salir rápido antes de que me vean llorar,camino hacia las escaleras y aunque vivimos en el tercer piso me niego a usar el elevador la última vez que lo usé me quedé encerrada por dos horas y ahora no usaré uno jamás. Durante el camino a la casa de los señores Cáceres,reviso mi bolso en busca de mi celular estoy esperanzada que mi hermano Tomás me llame. Vive en Estados Unidos se fue para darnos una mejor calidad de vida hace tres años. Lo extraño mucho el es el único que me quiere,desde niños siempre cuidó de mi y de cierta manera lo veo como un padre aunque sea diez años mayor que yo. Empujó el portón de la mansión como siempre al llegar lo hago desde hace ya ocho meses que trabajó aquí. — ¡Demonios! — Exclamó al notar que golpeé a alguien. — ¡perdón!, — susurró apenas entró a la mansión para ver a quién golpeé, veo a Rosario la ama de llaves de la casa junto con un joven que está de espaldas a mi.

— ¡Que bueno que llegaste Camila! — exclama Rosario abrazarme rápidamente.

— ¡Feliz cumpleaños mi niña! Dice mientras me abraza muy​ fuerte.

— Gracias. — Respondo con la voz entrecortada mientras miro a Rosario. —¡Nada de lágrimas mi niña,hoy no! - me dice cariñosamente Rosario,besando mi frente. Recuerdo que no estamos solas y por primera vez observó al joven que ahora nos mira detenidamente.

- Camila el es Damian, a partir de hoy trabajará como chofer del señor Cáceres. Nos presenta Rosario el es chico un poco más alto que yo,probablemente tenga entre dieciocho o veinte años ,viste un traje color negro,con camisa blanca y corbata negra es extremadamente guapo pero lo que más personalidad le da es sus ojos color azul que hipnotizan.

- Mucho gusto señorita,Mi nombre es Damián Herrera, mm feliz cumpleaños. - dice estirando su mano. —Miro a Rosario y sonríe

- Gracias y el gusto es mío,soy Camila Rojas. — Estrechó su mano y siento nervios jamás he convivido con chicos sólo con mis hermanos y me siento extraña. Después las presentaciones entre los empleados de la casa y ser felicitada fui directamente con la señora Cáceres,ella está en estdo de coma desde hace tres años,su único hijo murió al estar en un entrenamiento de equitación. Rosario me comentó que el joven Armando adoraba los caballos pero al cambiar de entrenador sufrió un accidente que lo hizo caer del caballo golpeando su cabeza y muriendo instantáneamente. La señora con la noticia  no lo soporto y quedo en ese estado y aunque su esposo hace lo posible por mantenerle con vida los doctores dicen que no se repondrá. Yo fui contratada para leerle,ponerle música y hacerle compañía,se que no debería cobrar por esto pero mi madre así negocio con el señor Cáceres es extraño pero el acepto y sin importar que ya contará con una enfermera.. Han pasado tres meses desdé que mi hermana se comprometió y efectivamente está embarazada mañana es su boda,no he tenido tiempo en comprar ropa adecuada para la boda mi prima Fabiola me ayudara a buscar más tarde que ponerme,ella es como mi hermana es dos años menor que yo pero es la una de mis familiares aparte de mi hermano que me trata con cariño. La puerta de mi habitación se abre abruptamente dejándome ver a Ángela entrar,me parece raro verla aquí ya que no me soporta. —¿ Que pasa ? — Cuestionó mirándole atentamente.



Natsumi_Moon

Editado: 30.11.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar