Hermoso Inicio

Tamaño de fuente: - +

Capitulo 1.. Emma

El olor a agua y tierra penetra el lugar, es hermoso el paisaje y sobre todo la tranquilidad que se respira, puedo sentirme completamente relajada, en armonía y sin preocupaciones, soy consciente de algo inusual pero eso no me permite salir de esta relajación.

Un grito me despierta muy agitada, es mi mama pidiendo que haga el desayuno, veo la hora y son las 6 de la mañana, es fatal que en sábado me despierte por los caprichos de mi mamá, no tengo otra elección así que simplemente me lavo la cara y me pongo lo primero que veo.

Rápidamente voy a preparar el desayuno, hago te y un poco de café, mi mama es algo regañona así que ya estoy acostumbrada, es muy protectora con mi hermano y siempre ha tenido preferencias, me he sentido desterrada toda mi vida pero eso no cambia que amo a mi mamá.

- Hola hermosa.

- Hola guapo, ya casi está todo listo así que siéntate.

- Si quieres pongo la mesa.

- Gracias.

Mi hermano es todo lo contrario a mi mamá, él es muy lindo y protector conmigo al igual que mi papá, son un amor y todo protectores, siempre me ha encantado tener a estos dos hombres maravillosos a mi lado y ellos solo saben lo dura y estricta que es mi mamá conmigo.

- ¡EMMA!

Mi hermano y yo brincamos de la sorpresa, mi mamá viene a toda velocidad y muy enojada, creo que es porque aun no tengo listo el desayuno y mi hermano me está ayudando a poner la mesa, sinceramente nunca podemos tener una mañana tranquila.

- Eitan, deja que tu hermana termine de arreglar la cocina y ya te he dicho Emma que te despiertes más temprano, nosotros no tenemos tu tiempo para esperar a que la niña termine de preparar el desayuno.

- Mamá no me cuesta nada ayudar a mi Scrappy.

- Gracias hermano. Le sonrió.

- Si lo sé pero eso no es el caso, tú hermana ya esta grande y no hace nada, solo va a entrenar y no aporta nada a la casa, lleva así desde que salió de la universidad y no ha encontrado empleo y ya es mucho tiempo, no dejare que te vuelvas una floja.

- Mamá se que ya ha pasado algo de tiempo, pero comprende he buscado empleo y no me hablan, me piden experiencia que no sé de dónde adquiriré, pero siempre voy a buscar empleo.

- Quizás deberías de dejar de entrenar, ese deporte de box o luchas no es de mujeres.

- Ya por favor las dos.

Mi papa nos observa desde la entrada de la cocina, el siempre me ha apoyado y en este tiempo que llevo buscando empleo, el me ha animado a que no me desista o me rinda, el siempre ha sido mi gran amigo y apoyo al igual que mi hermano.

- Buenos días, no podremos tener una mañana tranquila.

- No, mientras esta niña no haga las cosas bien.

- Por dios Elena, tu hija tiene limpia la casa, hace comida deliciosa y también es muy responsable.

- Pero eso no la va a mantener, ocupo que se consiga un trabajo decente por lo menos para que se mantenga a sí misma.

- Mamá, créeme que todos los días voy a buscar empleo, me hablan, pero simplemente te piden experiencia como si hubieras trabajado toda la vida, tengo cuatro meses que salí de la universidad.

- Por favor ya, mamá, Scrappy, dejen de discutir, tengo hambre y las mujeres que más amo, no me dejan comer, así que vamos a desayunar, papá te veré más tarde en la oficina.

- Si hijo, necesitamos terminar los expedientes.

Todo se calmó, pero es inevitable que todas las mañanas mi mamá no pelee conmigo o inicie la pelea, cree que estoy sin hacer nada en la casa siempre, si no tengo listo a tiempo el desayuno, comida o cena es  una pelea segura.

El desayuno estuvo algo calmado, a pesar del poco atraso que tuve todo salió bien en lo que cabe, mi mamá se fue al café con sus amigas y yo preparándome para ir a entrenar y luego ir a buscar trabajo, he buscado trabajo por algo de tiempo, no tengo la menor idea de porque no me hablan de la mayoría de los lugares y a veces me deprime esta situación.

Ya lista y acomodada toda la casa, me pongo unas mayas rosa y una blusa negra, voy por mi bicicleta y me acomodo, llevo mi mochila con mis guantes y un poco de agua, quiero terminar temprano para tener parte de la mañana en buscar empleo.

En el camino saludo a la señora Helga, es una buena señora pero ya es mayor, siempre regando sus plantas y muy sonriente apenas y puede caminar, pero ella se ve que ama lo que hace y eso es bueno.

Yendo al gimnasio tomo un pequeño atajo quiero llegar temprano para entrenar e ir en busca de empleo ya más relajada y sobre todo ejercitada, me queda a dos cuadras y percato que en un callejón pasa algo, al parecer es un asalto a unos jóvenes, rápidamente me acerco y como he entrenado defensa personal casi más de 6 años, decido ayudarles.

 

- Que pasa aquí.

Le grito y todos voltean y al parecer el tipo tiene una navaja en mano, las dos mujeres que están casi pegadas a la pared tienen los ojos brillantes por el llanto, no les pongo mucha atención y pongo mi mirada en el hombre grandulón, tiene aspecto de unos 35 o 40 años, es casi más del doble de mi estatura, fácil lo puedo noquear.



MGRIZZ CASTILLO

#3779 en Novela romántica

En el texto hay: tristeza, alegría, amor alocado

Editado: 22.08.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar