La Talla Perfecta

Tamaño de fuente: - +

1

Me gusta mantener algo para mi, No suelo andar por la vida contando todo sobre mi vida persobal, mejor dicho prefiero mantener algo que sea solo mio. 

Aunque a decir verdad, creo que es porque soy una persona llena de inseguridades. Todas mis inseguridades tienen nombre y apellido. Todas y cada una  me han marcado tanto, que esas cicatrices, si bien no se ven por encima de mi cuerpo, no quiere decir que no me duelan. 

Son heridas que no pueden ser sanadas y que en el momento menos pensado pueden volver a sangrar. En el pasado fui señalada y tachada como la chica rara, la timida, raton de biblioteca y la gorda. En un intento de cambiar mi vida, les rogué a mis padres que me inscribieran en un internado en el extranjero. 

Les di mil y una razones para marcharme pero, la verdad es que a ello solo había una palabra y cientos de razones para hacerlo. Mismos que reduciré en: Sofocante, así era como me sentía. En cualquier momento iba a terminar muriendo por dentro y por fuera o en loqueciendo. 

En esa etapa oscura de  mi vida dejé de ser la niña sonriente que alguna vez fui, misma que creía en que las cosas mejorarían, la que soñaba con que un amor apareciera  en cualquier esquina y  que me aceptara como soy para sentirme completa.

¡Si claro! Las cosas o el mundo real no funciona de esa forma. De eso me di cuenta hace mucho rienti. Creo que leer demasiado me está afecto en gran manera, mejor dicho me arruinó para todos los hombres reales. No fue hasta estando lejos que me di cuenta que nunca fue por mi peso o mi personalidad rebosante de carisma, ya que ellos conseguían ver quién era realmente, y simplemente el problema era yo. 

Gracias a todos esos recuerdos, a todo lo que viví ahí con ellos que me convertí en todo lo que odio y quise llegar a ser, en ese entonces. Tan falsa como un billete de quinientos. Me comverti en la chica delgada, de apariencia dulce y hermosa ante los ojos que no ven mas hallá de la superficie, la de carácter dulce, la que no dice nada fuera de lugar y la chica que tiene a cientos de amigos tras de ella o pretendientes esperando por una respuesta. La cual no va a llegar.

¿y fue suficiente? No, nunca lo fue. Dentro de mi cuarto donde buscaba un respiro y tranquilidad a toda esa revolución. Una vez mas me dí cuenta de que nada de eso era suficiente. Y la soledad no siempre es la mejor compañera, que estar rodeado de muchos  que dicen ser amigos nunca va a ser suficiente, y que ser delgada y bonita no me dio lo que tanto buscaba. ACEPTACION.

La triste realidad de mi vida.  Quien miente a diario, se pierde en  el proceso creyendo todas esas mentiras convirtiéndolas en realidad. Ahora dejar de mentir, dejar de pretender ser alguien que no soy y de actuar de la forma que lo hago, me es imposible  

Miro como se comportan mis “amigas” y no puedo hacer mas que desear que desaparezcan, mientras que les sonrío y les digo que las amo. Por dentro las detesto y odio. No es cierto. Yo me odio. 

Deseo volver a ser yo. Ser la de antes, la chica gordita que no se preocupaba por el que dirán, antes de creer en sus mentiras ¿Cómo hacerlo cuando ya no se ni quien soy? Será que ¿me convertí en ese alguien que traté de ser en el proceso? 

Me siento como un tira y afloja interminable. Al intentar ser yo (por irónico que parezca) me siento expuesta e indefensa. Por eso mismo en un arrebato  me encuentro metiendo todas mis pertenencias dentro de mi carro y marchándome por, segunda vez en mi vida. Lo necesito. Necesito sentir que pertenezco a un lugar.

Me giro a la residencia donde estaba mi departamento y trato de expresar con una mirada todo lo que tengo guardado dentro mi alma, como si con una simple mirada pudiera volcar todo mi ser.

Decir que no me siento triste por dejar este lugar, sería mentira. Aquí tengo los mejores recuerdos de mi corta existencia. Aún así siento que el capitulo ha llegado a su final y me toca escribir uno nuevo en un lugar diferente. Solo espero que ésta sea la decisión correcta. Sonrío y camino hasta entrar al carro. Doy un respiro profundo y me preparo para este largo viaje. Me estoy yendo a una ciudad llamada Morvillrs que según la descripción en la pagina donde entré, dice que es pequeña y bastante tranquila. Siento que eso es lo que necesito en estos momentos. Ahí es mi destino y si no hay ningún problema estaré ahí en cuatro horas. Para eso tengo mi repertorio que hará del trayecto llevadero. 

Conecto mi celular al aparato de sonido del carro. Busco las carpetas de canciones suelo colocarlas por géneros y entro a la de kpop. ¡Loco pero amo el kpop, los dramas y todo lo que tiene que ver con su cultura! Una vez dentro coloco la primera que es del grupo de “Bts- DNA- 

Cheotnune neol araboge dwaesseo seorol bulleowatdeon geotcheoreom nae hyeolgwan sok DNAga malhaejwo naega chaja hemaedeon  neoraaneun geol(Lo supimos desde nuestro encuentro desde el comienzo todo fue atracción mi adn hoy me está diciendo que eras tú a quien yo buscaba amor…

Canto al ritmo de la canción o eso es lo que yo pienso que hago, cuando la realidad es todo lo contrario. Me río mientras me imagino a mis Bangtan Boys riendo mientras se tapan los oídos por lo pésimo que lo hago. 

 

"Sabrás que te aman de verdad cuando puedas mostrarte cómo eres y sin miedo a que te lastime"



Slowstar D.

#5031 en Novela romántica
#3000 en Otros

En el texto hay: un primer amor, traiciones, perdon

Editado: 13.09.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar