Namasté, tú y yo somos uno

Tamaño de fuente: - +

Prólogo

Namasté.


 

Yo honro ese lugar en ti

donde habita el universo entero,

yo honro ese lugar en ti que es

un lugar de amor, de verdad, de luz.

Y sé que cuando tú estás

en ese lugar dentro de ti,

y yo estoy en ese lugar dentro de mí,

Tú y yo somos uno.

 


 

 

Hoy es un día raro.

Uno de esos en los que parece que todo sale al revés. En los que, lo planeado con tanta ilusión se tuerce y parece que van a desbaratar por completo mis planes. Y es que no me hace demasiada gracia estar sentada en el despacho del señor Kant, uno de los responsables del departamento de la cadena de televisión para la que trabajo. Tobías es un fabricante de sueños especializado en temas de investigación y actualidad; ahora por lo visto es el encargado de lanzar una serie de documentales que serán rodados en distintas partes del mundo.

—Sé que te aviso con muy poco tiempo Bianca, imagino que tenías algún plan para tus vacaciones estivales, pero apenas queda un mes para iniciar el proyecto y nos hemos quedado colgados. La persona que teníamos contratada para la organización de los viajes ha sufrido un pequeño percance y, no podemos contar con ella.

—¡Oh Dios mío!

—La situación es lo suficiente engorrosa para que no pueda formar parte del equipo de filmación, y nos vemos en una complicada tesitura.

Pego un respingo, había planificado unas bonitas vacaciones con mis dos mejores amigas, Paulina y Lydia, pero ahí estaba mi oportunidad, aunque tuviera que sacrificar esos días.

—Sé que proponerte esto con tan poco tiempo es difícil, porque ha llegado a mi conocimiento que tienes vacaciones justamente en esas fechas, pero nos gustaría saber si podríamos contar contigo y unirte al equipo. Es una decisión importante.

Trago saliva y sonrío nerviosa. Tobías continúa:

—Lamento ponerte en esa encrucijada ñ Bianca pero necesitamos a alguien capaz de, enfrentarse a un reto. Creo que eres una mujer muy cualificada, y sé que cualquier revés que surja lo podrás afrontar. No he dudado ni un instante de tus capacidades, la improvisación será importante y hasta el momento estamos más que satisfechos por como va tu trayectoria profesional. Tu trabajo como asistente siempre ha sido impecable.

—Gracias señor Kant.

—No. No me las des. Tienes un gran instinto y serías la asistente ideal de Alan Dartford.

—¿Alan?

Alan es un director-presentador de documentales que ha ganado dos premios de la Academia de televisión británica y es un conocidísimo comunicador, trabajar con él podría ser un importante paso en mi carrera.

—Tu trabajo consistirá principalmente en asistir al personal del equipo en todo momento. Te encargarías de los desplazamientos, los hospedajes, cualquier cosa que puedan necesitar. No es fácil porque en muchos de los lugares donde se filmará hay poco o casi nada, así que tendrás que improvisar y sacar todo ese ingenio que tienes.

— ¿Cuántas personas forman el equipo? En caso que me decida me gustaría saber...—pregunto con curiosidad y cierto miedo.

—Así me gusta, la emprendedora Bianca. Doy por hecho que aceptas si preguntas eso ¿no? —sonríe Tobías.— En total contigo seréis seis. Hemos tenido que reducir al mínimo posible el equipo por expreso deseo de Alan. Quería un grupo pequeño de trabajo y además, como tendréis que estaros desplazando continuamente será mucho más fácil mover a poca gente que a un gran grupo.

—Muy bien —sonrío. La propuesta me gusta y me entusiasma a partes iguales. Pasar mis vacaciones trabajando no será tan malo si puedo viajar a un lugar tan exótico como La India. Además, no lo considero tan malo porque me encanta viajar, la organización del viaje correrá de mi cuenta, serán como unas buenas vacaciones pagadas y además, una buena nota en mi carrera ¿Cómo me voy a negar?

—Por mí de acuerdo.

El señor Kant sonríe y me hace un gesto para que apunte.

—Te daré una lista con los lugares que visitareis por orden, así podrás organizarte tú misma. Ante cualquier duda o problema puedes contactar con mi secretaria. Ella también te entregará una Visa a fin de cargar los gastos del viaje etc, etc. Si todo sale bien estaréis de vuelta para mediados de julio. El equipo regresará antes de que empiece el Monzón en serio.

—Tengo una duda —repongo controlando mi entusiasmo. —¿De cuánto tiempo estamos hablando concretamente señor? ¿Cuánto tiempo estaremos fuera filmando?

—La India es muy grande y variada Bianca, por lo que ha sido muy difícil decidir dónde ir, especialmente esta primera vez con vuestras limitaciones de tiempo y presupuesto. En el dorso de esa lista que te he dado están los posibles lugares, por supuesto hay que decir que, todo dependerá de Alan. Él siempre decidirá lo que tendrá que hacer el equipo y cuáles serán los lugares más interesantes de filmación. En caso de que Alan por cualquier motivo se enfermase, sería la segunda persona al mando la que actuaría en su lugar, y el equipo acataría sus decisiones de la misma manera sin problemas.



Liselene

Editado: 13.09.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar