Noche de Tormenta

Tamaño de fuente: - +

Nightmare

            Observé la ventana todo el camino desde que salimos de la comisaría en el centro de Phoenix; los autos nos pasaban como si nada a su alrededor importase, tal vez es cierto, ciertamente mi vida es la única que consideró se ha vuelto un completo cumulo de mierda.

            Hace apenas unas veinticuatro horas me encontraba bien, seguía en mi burbuja de la vida perfecta, con mis hermanos y mis padres felices haciendo actividades de domingo sonrientes, sin demostrar ningún atisbo de tristeza, pero claro en esta vida siempre hay algo que te hace regresar a la realidad, tengas o no la vida perfecta.

            El claxon de la patrulla policiaca me devolvió a la tierra de mis pensamientos, estábamos atascados en el habitual tráfico de Phoenix luego de un choque automovilístico, no me sorprende en lo absoluto que el chofer ya este estresado con el calor sofocante del área.

_ ¿Puede encender el aire?

            Mi pregunta pareció resbalarle como una de las mil gotas de sudor en su rostro flácido y gordo, hace una mueca de asco por el espejo retrovisor y frunzo el ceño mirando de nuevo el tráfico, no es muy gratificante que con tan solo diecinueve años ya me encuentre en el asiento trasero de una patrulla, con esposas incluidas.

            Cierro los ojos para concentrar mi energía en algo que no sea el calor que nos rodea y de inmediato veo flashback de lo ocurrido hace unas horas. No me quedo inconsciente pero son tan reales que las sensaciones las puedo percibir aún en mis huesos.

***

            Subí las escaleras a mi habitación como cada domingo de regreso de la casa de mis abuelos, mis hermanos estaban gritando fuera, no les di importancia a sus llamados, ellos siempre hacían escándalos por todo. La última vez fue porque uno de ellos encontró una cucaracha cerca de su almohada. Las típicas cosas de los hermanos menores.

            Me detuve al final de la escalera al percibir el olor fétido y asqueroso proveniente de mi habitación, mis padres son biólogos, ya me he vuelto una experta en descubrir olores nauseabundos en la casa. Hoy no nos habían acompañado con mis abuelos porque según ellos tenían mucho trabajo que hacer. Para mí, fue una simple excusa para no pasar tiempo con ellos, a mi padre no le agradaba mucho el abuelo.

            Ellos dos siempre estaban viendo quien insultaba mejor a quién, mi madre y yo siempre debíamos soportarlos en esos ataques de ancianos, bueno, más mi madre, yo solo huía al mundo en mi teléfono.

            Tome el pomo de la puerta con dudas y separe mi mano de inmediato al notar la textura grasosa en el objeto, mire mi mano aterrada y estaba de un color rubí tan oscuro que aterraba.

_Mamá – llamé algo asustada mirando mi mano cubierta de sangre – Papá.

            Al no escuchar respuestas de su parte procedí a abrir la puerta de mi habitación, ver los cuerpos en el suelo y la sangre en las paredes fue lo que provocó mi grito ahogado.

***

_Baja.

            Parpadee un par de veces sorprendiéndome al notar que habíamos llegado a nuestro destino y fruncí el ceño en desconfianza, mis manos seguían con algunas marcas de sangre de las últimas horas, las personas alrededor nos miraban algo aterradas, mucho más a mí. Ya estaban comenzando a hacerse prejuicios sobre mi aspecto.

_Veinte minutos – dice el oficial a mi cargo soltando mis esposas – No intentes escapar.

            Ruedo los ojos y entro de nuevo a mi casa, el lugar de la escena del crimen, no pensaba huir, no soy tan idiota, ¿Cómo voy a huir si tengo cuatro guardias a cada lado de la propiedad?

            En el recibidor me esperaba la cinta policiaca, al atravesarla las náuseas vinieron de nuevo a mi garganta, la sangre seguía seca en el recibidor, los números de la policía estaban esparcidos por las pistas encontradas…

            Doy una arcada y de pronto la comida que estaba en mi estómago de la noche anterior terminó en el suelo del recibidor cerca de las pistas; los pasos de los oficiales de criminalística se escucharon mientras venían al lugar donde yo me encontraba, apoyé las manos en las rodillas y todo a mi alrededor seguía dando vueltas mientras oía las voces a mi alrededor.



Laczuly0711

Editado: 12.10.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar