Nuestro Pequeño Secreto (completa)

Tamaño de fuente: - +

[CAPITULO 1]

 

 

 

Ethan

 

 

05 de Febrero del 2015.

 

 

- ¡Mama! Estoy apuntó de irme - grito desde mi cuarto terminando de abotonar mi camisa color vino. Sí, me queda genial.

Paso mi mano por mi cabello desordenándolo y me doy un último vistazo al espejo. Caliente me dice una voz a mis espaldas. Jaxon se acerca a mí con una gran sonrisa y una chaqueta de cuero que le eh prestado para la ocasión.

Quizás parezco el típico bad boy, y a veces puedo comportarme como uno. Pero tampoco tanto. A veces solo tengo mis etapas de la vida no me importa nada ni nadie, pero en su mayoría de tiempo disfruto pasar rato con mis amigos y estar concentrado mis estudios.

- ¿Ya están listos para irse, caballeros?

Ambos dan un asentimiento de cabeza rápido y me sonríen con diversión. Nos encaminamos hacia mi auto mientras que en el camino los tres nos despedimos de mi madre con un beso en la mejilla cada uno.

Escucho unos leves murmullos y me volteo observando a los dos rubios con el ceño fruncido.

- ¿Que fue lo que dijiste? - me acerco a Jackson y él me sonríe inocente mientras le da un leve empujón a su hermano haciendo que de dos pasos adelante y pueda notarle el sudor en la frente. Odio que hablen de ella, ya tuve suficiente con los años que me molestaron en la escuela.

- Yo no fui- se escusa rápidamente mi vecino y me da una sonrisa tensa. Ambos saben a la perfección que me molesta que hablen de mi madre, pero mis amigos parecen algo masoquistas.

Simplemente niego con la cabeza y volteo para seguir mi camino hasta el auto, me subo al asiento de copiloto y detrás los chicos. Arranco y me dirijo a la fiesta.

Cuando llegamos a lo que parece una gran fiesta, lo que vemos claramente indica que será un desastre o algo épico en verdad. Nos bajamos y nos vamos adentrando por lo que parece un jardín con gente en el suelo acostados, una parejita que parece que el chico tiene más de dos manos de cómo manosea a su pareja. Luego hay dos riéndose a carcajadas y por lo que percibo con mi nariz están fumando marihuana. Después hay un borracho en medio de un pequeño grupo bebiendo una botella de vodka entera, joder eso no terminara bien.

Me sorprende la rapidez con lo que se descontrola este tipo de fiestas.

Le sonrió a la chica del cumpleaños. Katherine me da una gran sonrisa al verme y se acerca hasta nosotros besa la mejilla de cada uno de nosotros con un sonoro beso y le extiendo la bolsa donde traje su obsequio.

- ¡Vinieron! – suelta un leve chillido riendo y parece algo mareada. Esta borracha. – No era necesario el regalo...

- Claro que lo era. – digo bastante alto para que logre escucharme sobre la música.

Ella da un asentimiento rápido con la cabeza y nos sonríe una última vez para perderse entre la sudorosa y alocada gente.

- Jax hazme el favor de límpiate la baba. – rio apuntando a la comisura de sus labios.

El simplemente frunce el seño y su hermano ríe mientras se burla de él. Rueda sus ojos celestes y se adentra a la casa ya que estábamos en la entrada. Una muchacha a la que conocemos como Mindy nos saluda y nos entrega un vaso rojo a Jack y a mí.

- Nunca se animara a insinuarse.- Jack suspira dramáticamente a lo que yo rio bebiendo de un vaso con algún contenido alcohólico de un tono azul. Bastante peculiar.

Jaxon está encantado por la pequeña Katherine, una rubia de ojos entre verdosos, no es alta, es más baja de los tres, delgada y con una figura que bastantes envidian. Aunque aparente ser una dulce chica no lo es, al menos no del todo, tiene sus momentos de pervertida y alocada, aunque no suelen durar demasiado. Nos conocemos desde la escuela, y como éramos vecinos nos mantuvimos en contacto. Además de que mi madre la adora.

Siempre alentamos a Jaxon a declararle el amor que siente desde preparatoria, pero decidió callarlo por años, pero cada vez que los cuatro estamos juntos, el no puede quitarle la vista de encima.

 

 

 

 

Joder, joder, joder y simplemente joder. Lo que tengo delante de mí es en verdad precioso, mejor dicho quien tengo delante de mí. Me quedo por varios segundos observando los lindos pechos de la chica que tengo justo frente a mí.

Ella parece incomodarse un poco e intenta taparse, pero rápidamente niego y saco sus manos de estas dos bellezas.

- Lo siento, solo me quede... idiota por unos segundos. – mi comentario la hace reír y puedo notar que se empieza a destensar. Me acerco a su pecho derecho que tiene una extraña pero adorable manchita. Un lunar.



holaquetal59

#94 en Joven Adulto
#299 en Novela romántica

En el texto hay: hermanastros, sexo y enredos, amor

Editado: 17.02.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar