Privacidad Prestada: Backstage

Tamaño de fuente: - +

Capitulo 1

Me aventuro a librar una batalla más en contra del destello de flashes que innecesariamente alumbra mi camino apenas pongo un pie fuera del auto. Los paparazzi inician el eterno y audaz cuestionario mientras camino sobre el largo pasillo de lo que promete ser la nueva sensación nocturna. No hay duda alguna que he regresado a las extravagancias de Nueva York después de un par de conciertos en Las Vegas y Boston. En ráfagas de segundo, cada uno de mis movimientos es captado. Avanzo lo más rápido posible del auto para evitar el séquito de luces y entrar al club sin extender la espera.

La música en crecimiento dificulta escuchar el saludo del dueño del lugar. Su equipo de seguridad escolta cada uno de mis pasos a la mesa de Daniel Cutters. El desaparecido de mi amigo no ha dejado de asistir a partidos en vivo de su nuevo equipo de fútbol. Su padre es un nuevo inversionista y lo ha puesto a cargo de la adquisición. Su abrazo me recibe tan bien que hace que sus demás acompañantes se sientan fuera de lugar. Ordena mi bebida favorita antes de presentarme a la famosa Kay Novak, la chica que ha mencionado infinidad de veces en mensajes de textos o llamadas telefónicas durante mi gira de conciertos.

Sin duda alguna modelo de profesión, rubia, con piernas largas y ascendencia checa que se pueda notar a kilómetros de distancia. Me brinda una reluciente sonrisa con una profunda mirada dedicada. «¿Es en serio? Estás saliendo con mi amigo». Ignoro su señal tomando el primer sorbo de la copa en mesa.

Daniel explica su segunda inversión en el año, otro de sus tantos clubes por méritos propios y no por su padre. Kay interrumpe la conversación con algunas palabras que le dice al oído, señala la distante entrada de la zona VIP cuando un vestido rojo capta mi mirada.

Un diseño en piel que mi subconsciente y consciente mueren por arrancar, cautiva mi atención de inmediato. La ajustada falda mostrando las kilométricas piernas más exquisitas que jamás haya visto juega en un sube y baja con la máxima extensión de tela que llega apenas debajo de lo que puedo apreciar, un excelente culo. Analizo centímetro por centímetro, cintura marcada, senos perfectos y una cautivante sonrisa que personifica la perfección en carne y hueso. Esta mujer es mi destino.

—Ni lo pienses McCoutey. —Dan advierte como si hubiera escuchado mi pensamiento.

—No es posible que tú sepas quien es la mujer de mi vida y yo no.

—Todo mundo sabe quien es.

No puedo creer sus palabras. El tour no puede aislarme en gran medida de no saber quien es el monumento que se acerca.

—Vogue, Harper’s Baazar, Elle.

—¿De qué mierda hablas?

—Conoce a la nueva sensación de la industria de la moda, Alexzandra Shaffer y novia de uno de mis futbolistas sensación Clay Ryan.

Dan realmente ha hecho su trabajo al investigar su conquista en turno. La señorita Shaffer no es nada mas ni nada menos que la supermodelo del momento y mejor amiga de Kay. El novio sólo es un agregado que no será obstáculo. Nunca lo son realmente.

—¡Felicidades Dan! —Su sonrisa inunda nuevamente mi pecho.

—Gracias Alexz. Te presento a uno de mis mejores amigos

—Chris McCoutey —extiendo la mano en espera de su roce. Es fuerte, indudable y electrizante. No hay duda, estará en mi cama.

•  •  •

Este hombre no necesita presentación alguna. Solo quien viva debajo de una piedra no sabe quien es el soltero más cotizado de la industria del entretenimiento; cine, música, moda y televisión.

El azul de sus ojos es mucho más profundo de lo que la cámara puede captar; intimidante y desafiante. Su famosa y apenas visible línea que divide su barbilla marca a la perfección su cuadrada mandíbula que es cubierta por un leve crecimiento de barba. Extiende su mano con firmeza reflejando su trabajado y atlético cuerpo que en lo absoluto es opacado por la ropa que usa. Ahora compruebo que las fotografías no alcanzan a describir lo atractivo que es Chris McCoutey. Obligo a mi subconsciente a detener el detallado análisis anatómico y ser capaz de pronunciar mi nombre como respuesta.

—Alexz Shaffer. —agrega él en mi nombre —Es difícil olvidar la mayoría de las portadas de revistas del último mes. —Dan lo mira extrañado.

—Gracias –—finalmente consigo responder.

—¿Qué quieres tomar?

—Agua gasificada por favor —En segundos una de las meseras se acerca ante la señal de McCoutey con esa mirada que cualquier otra mujer en el lugar le brinda.

—¿Dónde está Clay? —La pregunta de Dan me saca del infinito azul de sus ojos plantándome en la realidad donde tengo un novio.



Silye Filan

Editado: 31.05.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar