Solo una pesadilla

Tamaño de fuente: - +

Las escondidas

Varios adolecentes recorrían el hotel 4 estrellas en busca de objetos comunes. Recuerdo haber encontrado un Alajeró y un cepillo. Lo dejaba dentro de un buzón y después de 10 segundos aparecía la imagen de otro objeto en la pantalla frente a mí. El ultimo objeto era una pelota de plástico. Inconscientemente baje las escaleras rápidamente, doble a la derecha y busque en el restaurante, me dirigí al área infantil y busque en la pisina de pelotas, la pelota que buscaba era de color púrpura con manchas amarillas.

Entre dentro y la encontré hasta el fondo. Subí las escaleras y deposite la pelota en el buzón y en la pantalla una palomita verde apareció y después unas palabras aparecieron.

Dirígete al patio trasero.

Baje sin energía a el patio trasero y me encontré con varios adolecentes. Todos habíamos terminado de encontrar los objetos que nos habían pedido. Asi que un hombre bien vestido de color gris y peinado elegante. Nos felicito y chasqueo los dedos en ese mismo momento tres sujetos enormes sacaron una metralleta y empezaron a disparar a todos, me agache y coloque mis manos encima de mi cabeza.

Los balazos concluyeron nos ordenaron levantarnos pero nadie se movió estábamos demasiado asustados. El hombre elegante nos advirtió que si no nos levantábamos nos volverían a disparar. Nadie dudo y nos levantamos.

El hombre coloco sus manos tras su espalda y nos dijo que teníamos treintena minutos para escondernos si nos encontraban dispararían con los ojos cerrados sin importar que. Una bocina retumbo nuestros oídos.

Corri hacia el bosque e intente escalar un árbol pero me caí de espaldas y una piedra fue lo que no me ayudo. La espalda me empezó a sangrar y mi blusa se lleno de sangre. Una señora de mayor edad se acercó a mí y me vendo el torso. Escuche el sonido de las metralletas disparar. Me sobre salte y la señora me escondió en una cabaña que tenía. Los soldados rompieron la base de la cabaña y esta callo sobre de mi. Me levante y todos me apuntaron con mirada determinada, la adrenalina me lleno el cuerpo y el miedo me hiso sudar.

"Preparen" dijo el comandante. Los soldados cortaron cartucho y me apuntaron.

Gritaron fuego y cerraron los ojos y dispararon me puse en posición fetal para tratar de esconderme en mi. Una bala atravesó mi brazo y el dolor se extendió las balas pararon y me dijeron.

"Solo ha sido suerte"

 



Dyem

#1062 en Thriller
#611 en Misterio
#2110 en Otros
#871 en Relatos cortos

En el texto hay: miedo, pesadillas, timburton

Editado: 17.12.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar