1. Drama, Amor y Lágrimas

Tamaño de fuente: - +

Una calurosa bienvenida

Jonathan

Me preocupé tanto por mi estado de ánimo, que no pensé en lo que iba a decir o hacer al llegar. ¿Qué se supone que debes hacer, cuando llegas a la casa de alguien para llevarte a un miembro de su familia, a vivir lejos de ellos? Mi respuesta es: SALIR CORRIENDO… pero no, ya toqué la puerta, muy tarde. Después de dos minutos más o menos me abrió la puerta un chico como de 15 años, el que estaba en la foto con Emily.

—Buenas tardes, mi nombre es Jonathan —le tendí la mano a modo de saludo— mucho gusto.

—Andrés —estrechó mi mano sin dejar de mirarme fijamente, al parecer la mirada escrutadora es un hábito familiar— HERMANO MENOR DE EMILY —no sé si fueron ideas mías o qué, pero creo que quiso dejar bien claro ese punto y no lo culpo.

No dije nada, solo asentí. Entré detrás de él a la sala, donde estaba su padre sentado en el sofá viendo la tele. Al verme se levantó y se acercó a mí para presentarse.

—Emiro Mendoza, mucho gusto —me miro de arriba debajo de la misma manera— tú debes ser Jonathan, ¿cierto?

—Sí señor, mucho gusto.

—Toma asiento, Emily esta… —hizo una pausa— en su habitación terminando de empacar.

—Gracias —me senté en el sofá en la esquina más alejada del señor Emiro, ¿Qué más podía hacer si no los conozco?

Pero Andrés se ubicó justo a mi lado, y sin poder evitarlo me sentí un tanto incomodo como si no encajara en este lugar. Trate de concentrarme en la película que estaban viendo, Deadpool 2. No iba a ser difícil, me gustan las de Marvel y hasta ahora él era mi personaje favorito.

—No te incomoda ver esta película ¿cierto? —Andrés me miraba como evaluando mi reacción— podemos cambiarla si prefieres.

—No, está bien, me gustan las películas de Marvel —su mirada se tornó más curiosa.

—¿Personaje favorito?

—Deadpool —dije señalando la pantalla— y Amazing Spiderman.

—Bien —me miraba con los ojos entrecerrados— ¿Quién es más fuerte: Deadpool o Wolverine?

—Deadpool definitivamente, aunque su mutación deriva de la de Wolverine es más fuerte. Pueden incluso cortarle la cabeza que igual sobrevive, y si no estoy mal eso sale en un comic.

—¿Cómo funciona su regeneración? —me miraba con más intriga que antes.

—Se dice que usa su fuerza de voluntad, de esa manera es que lo hace con más velocidad. Él es inmortal, Wolverine no. Es más, dicen que de todos los personajes de Marvel, Deadpool es el único que puede enfrentar a Thanos sin morir en el intento —su mirada paso de la intriga al asombro en cuestión de segundos.

No me había equivocado al pensar que estaba siendo evaluado y, al parecer pasé el examen. Uno muy extraño.

— ¡Genial! Me caes bien —sonreía de oreja a oreja y me daba golpecitos en el hombro— tienes buen gusto ¿eh? —se acercó un poco más a mí y hablo casi en susurros— ¿tienes los comics?

—Algunos, no todos.

—Estupendo —se aclaró un poco la garganta como para no mostrar toda su emoción— ahora que somos como familia, ¿me prestarías tus comics?

Esto sí que no lo esperaba, por lo que me reí de buena gana. Y más porque el señor Emiro, a pesar de los esfuerzos de Andrés por hablar bajito, lo escucho todo y lo golpeo en el brazo sin quitar los ojos de la pantalla.

—No le prestes atención, a veces se emociona con las visitas— argumentó el señor Emiro.

—No se preocupe, mi hermano James era igual —con la mención de James el señor Emiro centro su atención en mí.

—¿Cómo era él? —dejo escapar un deje de dolor en su voz.

A pesar de no haberlo conocido, me sorprende que sienta eso respecto a su muerte. Aunque debo aceptar que es su hijo y es normal que sea así.

—Era un buen chico —saqué una foto que siempre cargaba conmigo en la cartera y se la di— le gustaba bastante el deporte, sobre todo la natación. Se parecía bastante a ti —señale a Andrés —excepto por el cabello, él lo tenía castaño. Y en la personalidad también tenían bastante parecido —sonreí inconscientemente al recordar a mi hermano— era muy gracioso, aplicado en el colegio, bastante cariñoso con mamá, sabia escuchar y era todo un don juan —me detuve para contener el nudo en la garganta que se estaba formando.



M.L. Bradley

#2079 en Novela romántica
#975 en Otros
#222 en Humor

En el texto hay: comedia, drama, primer amor

Editado: 06.10.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar