1. Oscuros: El libro prohibido /corrección muy pronto/

Tamaño de fuente: - +

Capítulo 11

 

 

 

 

Jane

 

 

 

La teletransportación no era como las que yo hacía, ésta me era diferente; demasiado diferente a decir verdad. Podía ver cosas y oír otras, era como un extraño viaje en el tiempo, ¿Luke estará bien?, ¿Habrán hecho lo que les dije?, ¿Serán capaces de no romper el supuesto trato que había puesto en mis labios anteriormente? Llegamos al bosque y los mire sin comprender. ¿Por qué estábamos nuevamente ahí?, ¿Por qué yo estaba aquí?

 

— ¿Qué es lo que... —No pude terminar mi oración ya que un golpe seco me dio en la nuca.

 

Sentí como mis ojos se cerraron por un momento y como caí directamente hacia el césped verde, era duro pero resistente y sabía que quizás estaría a salvo.

 


Me encontraba en mi habitación con una sonrisa amplia en mi rostro, era una niña pequeña, mínimo unos dos o nueve años de edad, sé que hay mucha diferencia, pero la verdad es que en mundo de los demonios aquello no era una diferencia muy importante.

 

Mis padres aún seguían a mi lado. Observé como mi mamá me despertaba de un hermoso sueño en el que me encontraba, la mire a los ojos con una sonrisa amplia en mi rostro, esos hermosos ojos marrones que ella tenía, esos ojos que ella poseía eran hermosos y eran idénticos a los míos, me sentía muy bien con aquello. Me despertó con un delicioso desayuno, sentí como mi hermano Max se tiraba de un salto a mi cama, mi padre estaba apoyado en la puerta mirándonos con una gran sonrisa en su rostro. Luego vi como se fue acercando con un pequeño paquete en sus manos, me lo entrego y lo agarré comencé a abrir este y fruncí el ceño al ver aquel libro, el mismo libro que Luke tenía, el libro de los ángeles.

 

Solté el libro y miré a mis padres sin comprender por qué me estaban dando éste regalo tan extraño que realmente no lograba comprender. Cerré mis ojos al sentir como una descarga eléctrica pasaba por mi cuerpo, el dolor era horrible pero bastante tolerable. Mi madre tomó mi mano y la acarició con dulzura y una gran sonrisa en su rostro.

 

—Jane, vuelve... Aquí no es tú lugar, no aún.

 

— ¿Qué? —Los mire y negué varias veces. —No, yo... Yo quiero quedarme aquí, con ustedes, no los quiero volver a perder... Por favor, ¿Dónde están tú y mi padre? —Mire los ojos de mi madre. Sentí como mis ojos se comenzaron a llenar de lágrimas. —Dime... —Susurré.

 

—No, tú lo descubrirás. Pero al final. Jane, cariño eres nuestra hermosa princesa, nuestra vida, sólo vive o ellos ganarán.

 

Negué varias veces y volví a sentir la descarga eléctrica por todo mi cuerpo, mis ojos ya no podían ver con claridad los ojos de mis padres, lo que si sentí fue como mi pequeño hermano Max desaparecía al igual que las paredes y colores a mi alrededor, todo se estaba volviendo completamente blanco.

 

La escena de mis padres volvía a pasar y cada vez más rápido y en reversa, la situación era horrible. Me traté de levantar de la cama pero fue en vano, ya que cuando lo intentaba el piso se derretía, y tenía que volver a subir a esta.

 

— ¿Cómo?, ¿Cómo vuelvo? —Pregunté.

 

—Sólo piensa y lo harás.

 

Pensé inmediatamente en Luke, pero no funciona. Aún estaba acostada en esa cama. "Vamos... Yo puedo" mi subconsciente era bastante amistoso, más de lo normal a decir verdad. Volví a pensar y abrí mis ojos sabía que estaban completamente negros ya que a mí alrededor había varios ángeles y podía verlos, su aspecto real. Ellos parecían sorprendidos por mi despertar repentino de la muerte.

 

Mis ojos volvieron a la normalidad y me intenté levantar, al hacer esto vi como los ángeles se acercaban a mi nuevamente con esas extrañas espadas, eran realmente enormes y asustaba el filo que tenían. Negué retrocediendo pero a ellos no les importaba, así que se siguieron acercando, sentí el filo en mi cuello, cerré mis ojos aceptando mi destino.



Byther

Editado: 05.07.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar