1. Oscuros: El libro prohibido /corrección muy pronto/

Tamaño de fuente: - +

Capítulo 50

 

Luke

 

 

Me sentía completamente solo y olvidado, no comprendía a Jane. Ella sabía que era el amor de mi vida, sabía todo lo que sentía por ella pero nunca le importe; al menos eso es lo que me hace pensar luego de enterarme que ella era parte del plan de la reina y la razón de que todos nosotros estemos aquí muriendo.

 

Necesitaba verla y hablar con ella pero no era capaz de acercarse a este mundo, bueno… según la bruja ella es de aquí pero siempre ha odiado todo este mundo de locura y por primera vez me doy cuenta que hizo algo bueno al lograr salir de su mundo; me duele que nunca me haya contado la verdad.

 

Me siento solo, me siento perdido sin ella. Soy completamente incapaz de sentir algo sin ella a mi lado, ella es mi razón, mi fuerza… ella es todo lo que realmente necesito para seguir adelante.

 

La necesito a mi lado.

 

Estoy entre muchas personas, pero me siento solo e incapaz de cambiar la razón de mi existir; no hay manera de que las cosas cambien. No hay manera de que yo cambie y la verdad es que no quiero cambiar; era feliz como estaba y quiero seguir de ese modo junto a Jane.

 

Mis ojos se encontraban observando una columna de cemento sostenida por el cadáver de un demonio, al parecer éste lugar siempre era para los demonios. Creo que me he dado cuenta de eso ya que todos comienzan a sentirse mal, débiles e incluso incapaces de seguir adelante. Pero yo no me sentía del mismo modo que ellos, es más puedo asegurar que no siento nada es como si estuviera en mi mundo… el mundo de los demonios.

 

Una pequeña sonrisa se dibujó en mi rostro al ver como mi hermano se encontraba hablando con Wila, me di cuenta que ella le agradaba por aquellos movimientos típicos que siempre utilizo para atrapar a las mujeres, espero que ella no se deje engañar. También me gustaría que no solo sea una táctica para que se vaya a la cama con ella, me gustaría que eso realmente funcione. Quiero ver a mi hermano y a Wila juntos y que ambos logren la felicidad que yo no logre.

 

Mi ceño se frunce inmediatamente al ver como mi madre se acercaba a ellos y negaba varias veces con su cabeza, su cabello se movía de un lado al otro al hacer aquella acción tan peculiar. Ella se acercó a mi lado junto con Wila y espero a que me levantara para platicar con ella, me levanté y miré a mi hermano que se encontraba mirándome con el ceño fruncido y cara de pocos amigos.

 

Me daba mucha bronca aquello, no podía comprender que yo amaba a otra persona. Me dolía aquello pero era mi madre y por ese motivo no podré hacer nada para que ella lo comprenda de una vez por todas.

 

Jane es la única que pudiera ayudarme pero no está aquí, no puedo creer que me haya dejado, rompió la promesa.

 

— ¿Por qué no dejaste que mi hermano terminara con la conversación que estaba manteniendo con ella? —Le pregunté a mi madre mirándola del mismo modo que mi hermano me observaba.

 

Ella me miró directamente a los ojos y negó con la cabeza nuevamente—Porque ya habían concluido su conversación y le había llegado la hora de hablar con otra persona y tú eres mi hijo y quiero que hables con ella —Mamá se notaba completamente molesta hablándome de ese modo, me parecía muy extraño pero preferí no decir nada y callar mis dudas.

 

—Okay…

 

—Luke, sino quieres hablar conmigo me iré… no tienes que hacerlo —Dijo Wila cuando mi madre desapareció yendo al lado de mi padre.

 

Quería oír su conversación pero lamentablemente Wila no dejaba de hablar y eso me distraía demasiado y me volvía completamente loco, realmente quería que volviera a platicar con mi hermano de lo que sea que mantenían esa conversación.

 

—Ve hablar con Óscar, no me siento bien…

 

—Ohh… si, por supuesto —Dijo ella y nuevamente se acercó a mi hermano con una sonrisa amplia en su rostro.

 

Trate de concentrar mis fuerzas en las voces de mis padres para encontrar la manera de oír con claridad lo que salía de sus labios, pero me resulta completamente imposible ya que todos habían despertado y empezaban con la plática de todas las mañanas.



Byther

Editado: 05.07.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar