3 Días, 2 Secretos, 1 Muerto.

Tamaño de fuente: - +

Viernes 10:36

—Iré a ver a Sophia, le llamé para saber si había noticias de Paul y solo menciono que no han podido localizar a Roberth, y bueno, ya sabes lo que eso puede significar. —dice Avril, mi madre, sentándose a un lado de mi cama.

Siempre me ha parecido hermosa; es muy directa, pero dulce y empática, parece un libro de superación personal ambulante, tiene pequeños ojos café tan expresivos que siempre la delatan, lucha junto al secador diariamente contra sus rizos color chocolate, así que jamás esta despeinada, es alta y todo le va de maravilla a sus curvas. Siempre ha aparentado menos edad de la que tiene, y aunque eso le encanta, jamás ha sido irresponsable, ni siquiera cuando su esposo (mi adorable padre) la dejo sola y dolorida en una sala de urgencias el día que yo llegue al mundo ¿Cómo no amar a esta mujer?

Ojala me pareciera más a mi madre, pero somos muy opuestas, dicen que solo herede sus ojos, pero no estoy tan segura, mi padre se encargó de dejar sus genes bien puestos, mi cabello es liso, como el de él, soy delgada y de pocas curvas, como en las fotos se muestra él, y mi carácter, bueno, suelo ser impulsiva, y dice mi madre que así es él, o era, la verdad es que nunca volvió.

—Quédate aquí y descansa un poco nena, Lu y Leo están abajo, te llamo en cuanto sepa algo mas —se despide dejando un beso en mi frente y la veo salir de mi habitación. En ese instante recuerdo que menciono a Roberth, el padre de Paul así que me levanto de la cama y corro para alcanzarla.

—Mami —le llamo y se gira hacia mí— ¿Tú crees que de nuevo Roberth pudo haber lastimado a Paul? —pregunto, y veo que su expresión cambia, eso es un sí.

—Esperemos que no sea así, ya han pasado cinco años desde que fracturó su pierna, y en esa ocasión estaba muy alcoholizado. Además Paul ya no es ese flacucho de 20 años que no se enfrenta a su padre. Quédate tranquila todo va a estar bien —dice finalmente y se va sin esperar respuesta. Sé que no es lo que realmente cree, la preocupación en sus ojos la delata.

Vuelvo a la habitación para buscar el celular y luego bajar junto a mis amigos, a mitad de la escalera los escucho discutir, y aunque sé que no está bien espiar conversaciones ajenas, me detengo y le doy toda mi atención a los murmullos.

—Ella tiene que saberlo Leo, es absurdo que sigas callando algo tan importante para ti. ¿Acaso temes que te juzgue? ¡¡¡Somos amigos caray!!! Lo de anoche quizá fue sólo por el alcohol. Ella lo va a entender. —dice mi Lu en baja voz.

— ¡Cállate Lucía! —me sobresalto por el tono en que Leo le habla— ella podría oírte y no necesito más preocupaciones. Además no es momento de confesiones —escucho sus pasos y luego un portazo.

Me intriga mucho saber que ocurre entre ellos, no es común que estén discutiendo. Desde que los conocí han sido inseparables, incluso creo que en algún momento intentaron llevar su relación a otro nivel, pero es algo de lo que no hablan mucho. No me extrañaría que nuevamente se hayan enrollado y sea eso lo que creó esta tensión.

Termino de bajar las escaleras y sólo me encuentro a Lu en la cocina. Levanta la mirada y noto que ha estado llorando. Sus ojos verdes están sin chispa, su cabello lila está amarrado en una cola baja y se ve mucho más pequeña y frágil de lo que realmente es. Su piel es casi traslúcida y eso destaca mucho ya que siempre está cambiando su cabello de color. Usualmente parece un personaje Disney.

—Ven a comer algo —dice forzando una sonrisa— Mira la hora. Ni siquiera has buscado el infaltable elixir de las mañanas. —asiento y me ubico frente a ella en la barra de la cocina, inmediatamente se gira y va por mi café.

—¿Alguna novedad? —me animo a preguntar. Ella niega con la cabeza sin voltear a verme— ¿Y Leo donde se metió? Mi mama dijo que estaba contigo. —noto que se tensa al oírme mencionarlo.

—Fue a su casa para llevar el equipaje que traía esta mañana, dijo que vendría para almorzar juntos. —responde finalmente. No sé qué sucede con ella pero siento que me oculta algo.

Termino mi café junto a Lu intentando encontrar algo que motive a Roberth a volver a la ciudad solo para lastimar a su hijo, pero nada parece ajustarse con que estuviera por aquí y menos que supiera que Paul llegaría de madrugada. Sin embargo es lo único que tenemos por ahora.



A.C.

#975 en Detective
#470 en Novela negra
#9038 en Otros
#3536 en Relatos cortos

En el texto hay: crimen y amor, secretosymentiras, amistad y familia

Editado: 19.07.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar