3/4 Partes de mi corazón

Tamaño de fuente: - +

Capítulo 26: Ronnie

Nadie amaba la música lo suficiente como para esforzarse en cantar bien. Pagaron por mis canciones favoritas, pero ninguno de mis compañeros fue capaz de cantarla bien. Eran un desastre.

Sky y yo no tuvimos que soportar mucho rato más de pie sobre los tacones, ya que a las 12:30 terminó nuestro turno y fuimos remplazadas por otros.

No sentamos en la misma mesa con Phill, Elliot y la madre de Sky, cosa que a mí no me incomodaba, pero que al parecer a Carter sí. Era comprensible, estaba compartiendo mesa con Elliot, pero para mí él ya había dejado de ser un problema. Me trataba bien, era amable y ya no hacía comentarios hirientes. Éste era otro Elliot, y no entiendo porque Carpi insiste en odiarlo. Las personas cambian, crecen y maduran.

  • ¡Dios! ¿Que no pueden cantar canciones acorde a sus tonos? – Exclamé molesta al escuchar que alguien cantaba Titanium de David Guetta.- Me sangrarán los oídos.- Eli apoyó mi comentario con un asentimiento de cabeza.
  • Deberías ir a cantar.- Sky hizo que me girara en mi asiento para dejar de mirar al escenario.
  • No quiero cantar, solo quiero escuchar a alguien que cante bien.
  • ¿Por qué no subes tú Carter? – Eli preguntó burlona. Enseguida asentí, mi amiga era buena cantando. Carpi levantó las cejas y nos miró con desdén.
  • No voy a hacer eso.
  • ¿Por qué?
  • Porque no. No quiero, hay mucha gente.
  • ¿Y que tiene? – Preguntamos las tres al unísono.
  • Entro en pánico ¿ok? Olvídenlo. – No íbamos a convencer a Carter de subir a cantar una canción, siempre había sido una maldita testaruda.

Minutos más tarde, Nate fue el siguiente en subirse al escenario. Todas contuvimos el aliento y nos dimos vuelta a mirarlo. Llevaba una guitarra electro-acústica roja sujeta con una correa a su hombro, la conectó a los amplificadores y se acomodó el micrófono a su altura. Iba vestido igual que todos, elegantemente. Era un ser despreciable.

  • Esta noche dedicaré ésta canción a alguien que me importa y que sin darme cuenta lastimé por error” – Comenzó a decir Nate, enseguida me di la vuelta en mi asiento y me hundí, muerta de vergüenza.
  • Hijo de…- Carter se contuvo solo porque la madre de Sky estaba presente. Mis amigas abrieron los ojos como platos.
  • No se atrevería...- Eli mencionó, pero no se lo creía ni ella misma.
  • Es la única manera en la que sé decir lo siento. Me di cuenta tarde, pero quiero que sepas que me equivoqué… Sky, perdón.”- Fue en ese momento cuando salté de mi silla y me giré para ver que él estaba dirigiendo sus ojos marrones a la figura de Sky. Me sentí un poco idiota al creer que el mensaje iba para mí, pero también me sentí aliviada de no tener que soportar una vergüenza de tamaño monumental como aquella. Sonreí sin querer, mientras que Sky y mis demás amigas estaban aún en estado de shock.

Talking to the moon, Nate estaba cantando el gran éxito de Bruno Mars, y Sky amaba a Bruno Mars.

¿Qué era lo peor? Nate cantaba malditamente bien, le hacía tributo a un personaje tan maravilloso como Brunito y odiaba que lo hiciese, porque me hacía pensar que era un romántico sin remedio. Sky se merecía algo mejor, todos teníamos en claro aquello, pero en esos momentos, costaba pensar que Nate era un imbécil.

Terminó la canción siendo aplaudido por todos, incluso la madre de Sky aplaudió confundida junto a su futuro marido y Elliot. ¿Nosotras? Nos quedamos de piedra. Estuve a punto de aplaudir por cortesía, pero me reprimí al ver el rostro de mis amigas que estaban echando humo. Lo siguiente que vi en los próximos 5 segundos fue a Sky diciéndole algo al oído a Carter, ella se levantó de su silla y se dirigió al escenario. Quedé de piedra, Carpi iba a cantar.

Miré a Sky perpleja, pero ella solo sonrió con suficiencia, no se veía afectada por la canción de Nate, al contrario, tenía un rostro calculador y despreciable, aquello si me dio miedo. Eli dio vuelta su silla completamente para quedar de frente al escenario, y yo hice lo mismo después de unos segundos.

  • ¿Carpi va a cantar? – Preguntó la madre de Sky a su hija.
  • Sí. – Respondió ella sin mirarla a los ojos.
  • ¿Y qué cosa?
  • No lo sé. Solo espero que lo humille. – Algo había poseído a Sky. Estaba segura de ello.

La mayoría de mis compañeros se detuvieron al ver a Carpi en el escenario, probablemente ni siquiera ellos sabían que mierda era lo que hacía esa chica ahí arriba.

  • “Solo una respuesta, de parte de quién no te necesita. (tos fingida) Idiota (tos fingida otra vez).”- Comenzó Carpi, y luego de eso la música comenzó a sonar por los parlantes.



marieacklesp

Editado: 14.05.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar