3/4 Partes de mi corazón

Tamaño de fuente: - +

Capítulo 31: Sky

Tomé  el autobús y me dirigí hacia el centro de la ciudad con los bocetos en mis manos. No había dejado de pensar en lo sucedido con Eli, me sentía realmente mal por ella, aunque sabía que ella lo superaría porque era una chica increíblemente fuerte. Si yo estuviera en su lugar, estaría desbastada. Con suerte dejo que alguien me haga cosquillas, no soportaría sentirme toqueteada por alguien desconocido.

Tenía que dejar mis problemas de lado, tenía que concentrarme en el trabajo que tengo con los vestidos de mis amigas.

Entré a la recepción de la tienda del diseñador y dije que tenía una cita para las tres en punto. Tuve que esperar 20 minutos para que finalmente me hicieran pasar al estudio. Era un gran estudio, demasiado bonito para una ciudad tan pequeña como ésta.

El diseñador de mi madre se llamaba Rory y fue bastante amable conmigo. Era un hombre afeminado, tenía rasgos delicados y sus gestos felices junto a sus expresiones siempre terminaban con una pequeña carcajada y un pequeño alzamiento de la voz a modo chillón. Era bastante gracioso y simpático, comprendía todo lo que le hablaba. Le enseñé mis bocetos y él los modificó levemente después de preguntarme, le agregó un par de cosas al vestido de Eli, ya que era demasiado sencillo, acortó un poco el vestido de Ronnie y pronunció un poco más el escote de Carter. Al mío no le hizo cambios, dijo que estaba perfecto tal y como estaba.

  • Tienes unas piernas magnificas.- Me dijo.- Me gusta que te hayas hecho un vestido largo. Es sexy pero no grotesco. Tentador pero elegante. Me gusta.- Rory estaba hablando acerca de mi vestido.
  • Gracias. Siempre creí que mis piernas eran demasiado gordas.
  • No, para nada. Créeme cuando te digo que las mujeres envidian tus piernas. La mayoría tiene piernas flacas y huesudas, como patas de pollo. Además de tonificadas, las tuyas son muy largas. Es una envidia. – Escucharlo a él me recordaba a como era escuchar a mis amigas cada vez que yo me quejaba de mi aspecto. Me subía el ego, como si realmente no tuviera el suficiente.
  • Gracias. – Repetí.

Estuve en el estudio con Rory casi tres horas. Después de diseñar el correcto modelo de los cuatro vestidos, pasamos a escoger las telas y los géneros. El color era hermoso para mi gusto, esperaba que a mis amigas también les gustara.



marieacklesp

Editado: 14.05.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar