3/4 Partes de mi corazón

Tamaño de fuente: - +

Capítulo 36: Elaine

Estábamos llenas de pruebas y trabajos esa semana. Odiaba la escuela, odiaba estudiar. Cada tarde llegaba a mi casa y me plantaba frente al computador para hablar con Andy, pero él no aparecía nunca a la hora que acordábamos, por lo que finalmente terminaba rindiéndome y estudiando.

Fueron tres tardes desperdiciadas en los estudios, sentía que las ecuaciones y los sintagmas verbales me saldrían por las orejas.

Era jueves por la tarde y mañana tendría mi última prueba de esta ronda, por lo que Ronnie estudiaría conmigo.

Después de clases nos dirigimos a mi casa y nos sentamos en la mesa junto a nuestros libros y cuadernos de biología, teníamos que estudiar algunas preguntas de un cuestionario y aprendernos perfectamente el proceso de la mitosis, pero la concentración no llegó nunca a nuestras mentes.

Abrí mi laptop e inicié sesión en Skype, pero para variar, Andy no había aparecido. Cerré el computador con fuerza y Ronnie alzó la mirada preocupada.

  • ¿Pasó algo? – Preguntó.
  • Andy no quiere aparecer. ¡Ha estado toda la semana sin hablarme o sin llamarme! No tengo ni puta idea de que mierda está haciendo. – Estaba enojada, y Ronnie lo notó.
  • Tal vez esté ocupado haciendo tareas o estudiando.  Igual que nosotras.
  • No, antes él siempre estaba, sin importar las tareas o estudios. Estudiábamos juntos.
  • Tal vez le iba mal…
  • Podría llamar entonces.
  • Tal vez lo haga más tarde. – Ronnie volvió la vista sus cuadernos y yo intenté hacer lo mismo.
  • ¿Y si ya no le importo?
  • No sería raro, viven un poquitín lejos. – Aquello dolió. Miré a Ronnie molesta, pero ella me devolvió la mirada arrepentida.- No quise decir eso. Pero Eli, tal vez solo está ocupado y estás exagerando.
  • ¿Con qué?
  • No lo sé, se supone que tú lo conoces.- Eso volvió a doler.

No repliqué porque el celular de Ronnie comenzó a sonar justo en ese momento sobre la mesa, con disimulo estiré el cuello y vi el nombre de Jessie en la llamada entrante.

Jessie era una agradable chica australiana que se había venido a vivir con su papá a esta recóndita ciudad. Me agradaba, no la conocía lo suficiente pero me agradaba.

Ronnie contestó. Su rostro siempre se deformaba cuando hablaba con ella, era un poco raro, cada vez que hablaba con Jessie se ponía nerviosa y el temblor de sus manos se hacía presente. Llevaba días de la misma manera.

Miré a Ronnie fijamente hasta que finalizó su llamada. Aún tenía la sonrisa de idiota grabada en la cara.

  • No puedo creer lo que hiciste.- Le dije.
  • ¿Qué cosa?
  • Le dijiste que estabas libre cuando no es cierto. Mañana hay examen y estás estudiando conmigo.
  • Solo será un rato. Además ya vamos a terminar de estudiar.
  • Acabamos de empezar.
  • Tú estarás empezando, yo voy terminando. No es tanta materia.- Mentiras. Ronnie jamás dejaba una tarde de estudios por algún chico. Ella siempre había dicho que los estudios iban primero.
  • ¿Te importa Jessie? – Tal vez fue una pregunta demasiado general, pero yo sabía que ella era capaz de entenderme.
  • ¿En qué sentido? – No iba a hacerse la tonta o a cambiar el tema. Arqueé una ceja.
  • Tú sabes cuál. – Ronnie apretó los labios e intentó no sonreír. Era la evidencia perfecta de que estaba nerviosa. No necesitaba respuestas después de eso.
  • Quiero ser una buena amiga. Es todo. – Mentiras.
  • Tú no te preocupas de hacer buenas amigas. Eres una antisocial de mierda.
  • ¿Desde cuándo me tratas así? Me estás interrogando.
  • Solo quiero saber qué es lo que pasa contigo. Sí estás bien, o si estás mal.

 A veces entendía a Carter cuando interrogaba a Ronnie y a Sky. Ellas dos eran las únicas que siempre tenían problemas para contar cosas incomodas y por eso Carter siempre terminaba sacándole hasta el alma y sus peores deseos en un interrogatorio. Ronnie y Sky terminaban con un ataque de nervios después de uno. Yo no era Carter, no le iba a hacer un interrogatorio como los suyos, pero tampoco me gustaba que me mintieran.

  • Estoy bien. Tranquila, si me sucediera algo se los diría. – Probablemente dijese la verdad, aunque no especificó el tiempo. Puede que Ronnie nos cuente sus problemas dos meses después de que ocurrieran, cuando ya los hubiera solucionado por ella misma.



marieacklesp

Editado: 14.05.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar