A donde quiera que vayas

Tamaño de fuente: - +

36. Dos vías

El día de mi cumpleaños la pasamos en el hospital mientras le hacían una exhaustiva revisión a la madre de Lucas para saber qué órganos había dañado la enfermedad, ya que su médico había observado una baja función de su sistema renal aunque pensaban que se podía revertir con un tratamiento más agresivo, lo que dio nuevas esperanzas a Lucas. Estábamos en la sala de espera con las manos entrelazadas e intentando mantener una conversación trivial.

—¿Fuiste a la agencia para cambiar el color del auto? —preguntó.

—Si, fui ayer, aunque sigo pensando que es un regalo excesivo, Lucas.

—Pasas mucho tiempo sola y quiero que estés lo más cómoda posible. ¿Qué color elegiste?

—Rojo, es muy bonito, estoy segura de que va a encantarte —levanté los hombros—. ¿Sabías que las estadísticas dicen que los autos rojos son los que más chocan? Pero no importa, yo no creo en eso y siempre deseé tener un auto rojo.

—Patrañas, Lú, son coincidencias, igual que tu sueño.  Por cierto, no te molestes conmigo, abrí una cuenta a tu nombre. No quiero que lo veas como una imposición pero no quiero que sigas trabajando tanto. Puedes usar también uno de los departamentos de mi padre, te aseguro que vas a estar mucho más cómoda.

—No, no voy a tomar el dinero, ni mucho menos  mudarme. Voy a vivir con mis propios medios, el auto en sí ya es demasiado.

—Prometí que no te presionaría pero de cualquier modo te dejaré la chequera por si necesitas cualquier cosa. Tal vez podrías verlo como una especie de préstamo.

—Nunca podría pagarte y en realidad no necesito gran cosa, me basta con tener un sitio en dónde dormir y comida para llevarme a la boca, aunque a veces… Me siento un poco avergonzada de que te vean conmigo, no estoy a la altura.

 Lucas hizo presión sobre mi mano.

—Podrías echarte encima solo una sábana  y aún así te llevaría de la mano con orgullo. En verdad creo que te amo.

Recargué la cabeza sobre su hombro pero guardé silencio, sabía que con Lucas estaba segura y que no tenía que responder para que se sintiera a  salvo.

—Eres lo mejor que me ha pasado en la vida —dije después de un par de minutos y fue entonces que el doctor Barrera se acercó a nosotros.

Lucas se puso de pie en un santiamén.

Sin emitir palabra alguna, el médico negó con la cabeza y Lucas se tambaleó. Sabía que no eran buenas noticias.

—Las cosas no lucen bien, hijo, tu madre ha perdido función renal y tendrá que someterse a diálisis, es lo único que podemos hacer por el momento. La someteré a una serie de quimioterapias, aunque tu madre se niega, no quiere extender tu sufrimiento.

Lucas bajó la cabeza y guardó silencio.

—Puedes llevarla a casa, le daré unas pastillas para el dolor pero debes traerla al menos tres veces por semana.

El médico le extendió una receta y mi amigo la miró asombrado.

—¿Debe tomar todo esto?

—Sí, procura que tome todas las noches esta pastilla —señaló una en particular—, es para que duerma porque la enfermedad le causa insomnio aunque nunca te lo haya dicho.

Lucas asintió y me tomó de la mano.

Lo seguí como una autómata por el pasillo y en cuanto estuvo junto a su madre pareció recuperar la fortaleza.

—Hola mamá, ¿nos vamos a casa?

—Hola, Luna —saludó su madre en cuanto me vio junto a la puerta—, ¿puedes dejarnos un momento a solas, hijo? —le pidió a Lucas con voz débil.

Extrañado, él asintió y salió cerrando la puerta tras de sí.

—¿Puedo ayudarle en algo? —me acerqué y me senté en el borde de la cama.

—Sabes que me queda poco tiempo de vida, mis riñones no están funcionando y necesito que me hagas un favor. Lucas va a quedarse muy solo y quiero pedirte que lo cuides.

—Voy a hacer todo lo que esté en mis manos pero verá que se pondrá bien, así que no piense en eso, por favor —le pedí.

No quería pensar en lo que sucedería si Lucas perdía a su madre, ella era su timón, ya que la relación con su padre, quizá debido a sus negocios, siempre había sido más bien distante.

—El te ama mucho y espero que no destroces su corazón como Barto destrozó el tuyo.



Aletor

#4527 en Joven Adulto
#13360 en Novela romántica

En el texto hay: romance juvenil, drama, romance amor odio

Editado: 17.01.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar