A ella le debo mi amor

Tamaño de fuente: - +

5. Un pequeño deseo

MÍA

Reflexionar sobre la posibilidad de adoptar a una niña es el principio del proceso. Llevamos un par de semanas buscando información, resolviendo nuestras dudas. Me da miedo dar un paso en falso y caer de nuevo en ese profundo abismo de oscuridad.

Sostengo entre mis manos la tarjeta de “Pequeño Deseo”, una agencia de adopción que nos ha recomendado Taylor Black, nuestra abogada.

Me siento en el sofá junto a mi marido con la netbook entre mis piernas y tecleo la página web de la agencia. En cuanto carga la página aparece un cielo estrellado, a los pocos segundos veo una varita mágica con el logo de “Pequeño Deseo”. Toco con el cursor la varita que empieza a parpadear dejando ver un pequeño fragmento.

 

«La fundación “Pequeño Deseo”, es un orfanato que lleva más de cincuenta años haciendo realidad los deseos de padres e hijos. Los padres desean tener un hijo con todas las fuerzas de su corazón y los niños sólo desean un hogar lleno de amor. En “Pequeño Deseo” tus sueños pueden hacerse realidad».

 

Alex busca el número de teléfono para concertar una entrevista. Se dirige a contacto, y tras apuntar la dirección marca el número de teléfono. Presiona la tecla del altavoz y al quinto tono responde una mujer.

—Fundación Pequeño Deseo, ¿en qué puedo ayudarte?

—Buenos días quisiera concertar una entrevista con Sky Blue. —Responde Alex rascándose la nuca, está nervioso.

—¿A qué nombre pongo la cita?

—Familia Bellamy.

—Esta tarde a las 18 horas puedo haceros un hueco.

—Eso sería maravilloso.

—Esta tarde vuestro pequeño deseo será concedido.

En cuanto corta la llamada lo miro algo insegura, la verdad es que las palabras de esa mujer no me dan mucha seguridad.

¡Esto no es un cuento de hadas!

—Me da un poco de miedo. —Reconozco mirando a mi marido a los ojos.

—¿Por qué cariño?

—Esa fundación parece sacada de un cuento de hadas.

—Pues mejor, así obtendremos nuestro final feliz —me acaricia la mejilla con dulzura—. Todo irá bien mi vida, es el primer paso.

—Me aterra la idea de que algo salga mal, que los padres se echen atrás o...

Y ahí están de nuevo todas esas inseguridades…

—Cielo —sostiene mi cara entre sus manos— no podemos evitar que los padres se echen atrás. No debe ser fácil entregar a tu hijo en adopción, pero siempre podemos seguir intentándolo.

—Me da miedo encariñarme con una niña y que luego tenga que marcharse. —Alex me abraza comprendiendo porque me negaba a recurrir a la adopción.

Acudimos a la fundación un poco antes de la hora prevista.

El lugar está bastante apartado de la ciudad. Examino con la mirada el lugar donde nos encontramos, hay una verja de hierro, de fondo puedo visualizar una enorme mansión.

—¿Estás lista? —Asiento con una pequeña sonrisa, Alex enlaza nuestros dedos y besa el dorso de mi mano.

Tocamos el timbre, a los pocos segundos aparece una niña de unos catorce años. Abre la verja sonriendo como si supiera quienes somos y a que hemos venido.

—Buenas tardes.

—Somos los señores Bellamy, tenemos una cita con Sky Blue.

—Soy Abby, su hija. Mi madre os está esperando en su despacho. Seguirme por favor.

Cruzamos el enorme jardín siguiendo a la niña que parece algo tímida. En cuanto entramos en la enorme mansión me doy cuenta de que es un lugar muy especial, aunque a primera vista no lo parecía.

Abby nos conduce hasta el despacho de su madre.

—Mamá.

—Dime cielo.

—La familia Bellamy acaba de llegar.

—Gracias cielo, hazles pasar por favor.

La niña sonríe antes de dirigirse a nosotros.

—Adelante.

El despacho de la directora es bastante amplio y muy luminoso. Los muebles son antiguos y le da un toque muy familiar.

Desde aquí se puede observar cada centímetro del jardín.



starofdreamss

#13311 en Novela romántica
#1158 en Novela contemporánea

En el texto hay: esperanza, autismo, adopcion

Editado: 21.01.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar