A la vuelta de la esquina.

Tamaño de fuente: - +

Capítulo 1.

 ♥


En la costa de un acantilado a la orilla del mar, un hermoso atardecer resplandecía con intensidad. Junto a la orilla dos jóvenes se encontraban viendo el atardecer…

¿Sabes? eres la única persona en la cual confío de una manera ciega, la única por la cual morirías si fuera necesario, la única que quiero y no es por el hecho de que nos una un lazo sanguíneo sino por el echo de que siempre estás ahí. Ahí en ese punto preciso; aún sabiendo que puedes dejarme en cualquier momento, no lo haces, por el simple hecho de que tú siempre me proteges. aún que el mundo se ponga en mi contra, aunque el reino este de mi lado, no vale nada para mí, nada de eso importa, a estas alturas solo me importas tú. Mmm… -Camina unos cuantos pasos inclinandose hacia delante y se detiene para dar media vuelta quedando cerca de la orilla, da media vuelta dándole la cara a su acompañante, y sonríe- Así que si muero tienes que vivir una vida larga y feliz, por los dos Ethan, vive y se feliz. - unos cuantos pasos más, ella caería asegurando una muerte nada linda para los ojos de sus acompañante-

¿De que diablos hablas ahora? -Frunce el ceño y de una manera algo distante, intentado que su con fusión no tome riendas en su voz-  Ven para acá podrías caer en cualquier momento. -Da un paso hacia delante-

Jajaja -rie dulce mente dando unos paso más hacia atrás que dando lista para caer en cualquier momento- ¿Acaso tienes miedo?.

No digas tonterías, ¿Por qué lo tendría? Por mi muere cuando quieras. - retrocede -

-Ella vuelve a reír dulce mente y regresa sobre sus pasos desapareciendo su sonrisa y pone un gesto herido - Que cruel eres, - sigue caminando hacia delante y se detiene aún para de pasos lejos de él- Me alegro que pienses asi, así que recuérdalo siempre. -Sonrie nuevamente- Solo por el simple hecho de que tú pudieras vivir una vida feliz y normal yo seré intensamente feliz.

-El voltea para gritarle – Hey ¿Ocurre algo?

Ocurre que en dos días será mi cumpleaños y tú no has puesto la cerca aquí aún, podría un día caminar de noche y caer directo a las piedras del acantilado. - Voltea hacia el y grita antes de voltear nuevamente y correr - azules, tulipanes azules no lo olvides está vez tonto.

¿Azules? ¿Que le pasa a esta mujer?




KAY ABADEJO.

#5191 en Novela romántica
#1242 en Thriller
#644 en Misterio

En el texto hay: misterio suspenso, romance adulto, acesinatos

Editado: 20.10.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar