A little bit of love

Tamaño de fuente: - +

Cariño

Capítulo 24

Después de decir lo que dijo y salimos del salón de clases subimos al auto y nos páramos en un restaurante que no quedaba muy lejos de la universidad, yo como de costumbre me siento al lado de la gran ventana que deja ver su grandiosa vista de la ciudad, ya que era en una parte alta de uno de los edificios de la ciudad; por otra parte, Jack se sentó a mi lado y por unos minutos no dejaba de mirarme.

- ¿Que quieren pedir chicos? - interrogo mi abuelo al ver la situación en la que estamos, tomo una carta y la reviso.

Yo mire a Jack por sobre mi hombro y volvi a dirigir la mirada hacia la ventana.

- Yo quiero un filete medio dorado con papas fritas y un capuchino. - dije para poder voltear mi rostro hacia el camarero.

- y tu Jack ¿qué deseas?

- ¿Yo? Bueno. - dice cogiendo la carta de menú y decir. - lo mismo que la señorita, no me intereso otra cosa, gracias.

Algunos minutos después nos traen lo que pedimos, por mi parte me concentró en mi capuchino dejando así la mayor parte de mi comida.

 - ¿por qué no comes? - dijo Jack al verme, lo cual me cayo de sorpresa.

- No tengo mucho apetito. - respondí.

Así duramos casi dos horas con mi abuelo, entre las preguntas y las respuestas distantes que le daba a cada pregunta; el abuelo se marcho primero y yo no tenia intenciones de irme con mi /”estúpido prometido a su apartamento”/ pero no tuve mas remedio que hacerlo, al retirarnos tomamos un taxi de regreso a casa, en lo que reinaba el silencio algo que me enojaba bastante ya que él no hacia un esfuerzo por romper el hielo; subimos al departamento y ya a dentro me dirijo hacia el sofá para recostarme.

- ¿qué te sucede? - dice Jack sentándose a mi lado.

- ¡nada! – respondo cortante y me alejo unos metros de él.

- ¿estas molesta? – Pregunto irónicamente y siguió. - ¿por dejarte y venir con esa chica? – apreté los dientes y lo miré pensando que dio justo en el clavo.

- ¿has que te maté? - lo mire para levantarme enfadada y tirándole todo lo que encuentro a mi alrededor, es decir todos los cojines de los muebles. - ¿por qué me dejaste sola? … ¡¿EH!?, ¿Que te hice para que te fueras y volvieras acompañado al departamento? Dime. - grite.

- ¡nada! – grito. - solo me fui de copas cuando Les y Sora te arrastraron a la piscina, eso es todo. - dice.

- Y qué ¿me dices de tu novia? - pregunte y agregue. - ¿En qué mundo te cabe que soy tu prima?

- ¿quién te dijo eso? –respondió a forma de pregunta en serio es de los borrachos que no recuerdan las cosas que hacen o dicen.

- ¿Quien más? – le pregunté y le seguí gritando. - Tu novia Megan o ¿se te olvido? - espete.

- ¿La chica de ayer? – pregunto burlón. - Ella solo me trajo y ¿si es de tu incumbencia? me acosté con ella. – Dijo restándole importancia y agrego. - yo ni siquiera pensaba conocerte.

- ¡no me mientas! - dije cayendo al suelo evitando llorar como una niña, pero la pregunta es / ¿por qué me duele tanto una simple cosa?  /.

 

-Jack.-

Ella decía muchas cosas bueno a la mayoría nunca hice casó / ¿Quién diría que sabía putear tan bien? para aparentar tan fina/, sólo me dolió cuando cayó al piso cansada de arrojarme cosas, vi como trataba de no llorar y dos lagrimas salían de sus ojos; solo pude articular - un lo siento, - para después ir a abrazarla en mis brazos tratando de calmarla; no lo lograba por más que intentaba, ella no dejaba de golpearme y eso me hacía sentir más culpable; ella se mostraba dolida y enojada por lo de la chica, pero si ni siquiera recuerdo todo lo que hicimos ese día. Ella siguió forcejeando conmigo y yo no la solté hasta que cayo rendida.

- Tienes suerte ¿sabías? a ninguna chica dejo dormir en mi habitación, pero tu has dormido muchas veces. - susurré en su oído, mientras la llevaba en mis brazos durmiendo.

Le recuesto en mi cama, la descalzo y le pongo una de mis mantas para dejarla dormir.

Al dejarla bajo y cojo varias cervezas de la nevera, para sentarme a beber un poco tratando de pensar que hacer con esta situación con Nath a lo que veo "The Walking Dead", ¿por qué mierda estoy viendo esto justo hoy?

Una hora y media después tenia a Nath a mi lado, tomando cerveza y saltando de miedo; aferrándose a mi brazo tan fuerte que parecía que me lo partiría.

- ¿Por qué no te vas a dormir mejor? – Le pregunte, porque en mi se estaba encendiendo algo con cada roce.

Solo me dijo. - no tengo sueño.

Cuando la cerveza empezó a hacer sus efectos en mis hormonas, me acerco despacio a ella quien no se mueve y solo me mira de reojo, con delicadeza me lanzó encima de Nath, empezando a besarla por otro lado ella no hace nada para evitarlo y solo me besa porque está peor que yo, cuando bebía dos ella llevaba cuatro.

Por otro lado, comencé a deslizarme por su barbilla hasta ir besando su cuello específicamente su tatuaje, fui dejando suaves mordiscos y ella soltaba pequeños y temblorosos gemidos que fui acompañando de besos húmedos por todo su cuello mientras mis manos nos dejaban sin ropa, solo con ropa interior, ella no se quejaba y solo se aferraba a mis brazos que estaban a cada lado de su cara y pude ver el deseo en sus ojos que decían "sigue".



Melissa Cordero Lopez

#2269 en Novela romántica
#689 en Joven Adulto

En el texto hay: traicion, romance, amor

Editado: 10.01.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar