A little bit of love

Tamaño de fuente: - +

Preparativos

Capítulo 25

 

Han pasado tres semanas desde que me acosté con Jack. – Dije frente a las chicas.

- Y ¿Qué paso? – Pregunto Sora.

- Ayer lo hicimos otra vez y discutimos porque me encontró vomitando.

- Y ¿cuantas veces has vomitado antes de la de ayer? … - pregunto Yafre.

- Vomite la semana pasada cuando me tome las anticonceptivas cuando fui al ginecólogo que me recomendó Sora.

- ¿Cuantas veces lo has hecho? – pregunto una vez más Sora.

- ¿El amor o los vómitos? – pregunte confusa.

- Los vómitos, no necesitamos saber tu vida sexual. – Espeto Coco.

- Dos veces, la primera fue la tercera vez que me bebí la pastilla y comimos sushi sin saber que era alérgica al alga; la segunda vez que vomite fue cuando me tome la pastilla del día después y luego me tome la píldora que me receto el médico.

… - Nos volvimos a acostar ayer y cuando me dio la pastilla le dije que ya no la tomaría, se enojó conmigo.

- ¡Pero que patán! - dijeron las tres al mismo tiempo.

 

- ¿Por qué discutieron al final? – Pregunto Less.

 

- Él se fue a comprar cerveza y volvió con comida para los dos y cuando regreso me encontró vomitando… discutimos y me “grito que no quería que saliera embarazada, que no podía dejar que eso pasara; le grite que ambos seriamos responsables y que no era mi culpa que no usáramos condón y que ya estaba tomando la píldora”

 

- …Me pidió que me hiciera una prueba de embarazo de esas caseras.  

 

- ¿La compro él? – inquirió Yafre.

 

- Si, - dije soltando un largo suspiro con frustración echándome el cabello hacia atrás con una mano.

 

- Y ¿Qué tal salió? – interrogo Coco, notándose algo inquieta.

- Negativa. – todas suspiraron a la vez.

La discusión se tornó tan acalorada después del resultado, les explique a las chicas mientras ellas tomaban algunas cervezas y yo solo quería tomar jugo de manzana.

Una Semana Después.

Las chicas y no teníamos unas agendas muy apretadas y no nos pudimos ver durante una semana.

Estaba sentada en los bancos debajo del árbol en la universidad, cuando varias sombras se posaron frente a mí.

- ¡Hola chicuela! (sora).

- Hola… Beba… (Less).

-  ¡Hey! Nena… (Yafre).

- Hola chicas, que alegría verlas.

- A nosotras también nos da gusto verte, pero queremos ponernos al día con lo del viaje y con tu situación; ¿ya solucionaron las cosas con Jack?

- Vivimos bajo el mismo techo, pero solo nos saludamos y ya. – agregue en respuesta.

… Pero ayer nos acostamos y no amaneció en la cama, cuando desperté está mañana.

- Pero… ¿por qué te acostaste con él? -dijo Sora.

 

- En verdad no lo sé. – respondí poniendo mi cabeza sobre mis cuadernos.

En eso llego Coco junto a nosotras.

- ¿De qué hablan todas ustedes que se ven tan lamentables?

- Hablamos de lo perro y cerdo que puede ser Jack… - Las chicas le contaron lo que había pasado. - ¿Imagina Coco que te haga eso, el galán de Max? - dijo Less.

- ¿Lo matamos? - respondieron Coco y Sora al mismo tiempo.

Por un lado, Coco siguió hablando.

- Por otro lado, nunca aceptes que te de una pastilla, y más si ya te estas medicando con un doctor; si te la da no te la tomes. - dijo Less.

 

- Dejando de lado el tema de la desfloración de nuestra amiga, ¿Qué hay con el viaje? – pregunto Coco.

 

- Esa es una de las cosas que debemos hablar y también el trabajo que le conseguí a Natalia ... ¿Qué haremos?

 

-  ¡¿Trabajo?!

 

- Hablando de trabajo, es muy tarde. Corramos Sora. - Dije despidiéndonos de nuestras amigas.

 

Mientras corríamos mire la hora en mi reloj, la verdad era bastante tarde.

 

- llegaré tarde al primer día de trabajo. - ¿por tu culpa sora?

 

- ¡EH! No me tires toda la culpa, mira que trabajamos juntas. - respondió.

Llegamos tarde a mi primer día de trabajo en una biblioteca. Cuando entramos por las grandes puertas de la biblioteca principal de la universidad, estaba una señora de unos cincuenta y tantos años con lentes redondos, es como el típico cliché de las bibliotecarias, media gordita, bajita, cabello blanco y un típico sweater tejido color pastel y unos zapatos de medio tacón color negro.

- Disculpe madame Rose, pero tuve que hacer una parada para ir al baño y nos retrasamos. - dijo Sora, agregó algo más. - Recuérdese que tiene que darnos unos días libres por el viaje universitario.

- Eso no es problema. - responde Madame Rose.  – y agrego. - ¿Esta es la chica nueva que recomendaste?



Melissa Cordero Lopez

#14661 en Novela romántica
#5265 en Joven Adulto

En el texto hay: traicion, romance, amor

Editado: 10.01.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar