A pesar de Todo.

Tamaño de fuente: - +

Capítulo 9

La sala estaba a oscuras, Kalie mantenía sus brazos alrededor di mi cintura sin intención de soltarme, una de sus piernas estaba ligeramente sobre mi regazo, su nariz enterrada en mi cuello casi de una manera seductora y sus pechos presionados con fuerza contra mi costado.

Toda esta situación sería increíblemente favorecedora para mí si no estuviéramos en el cine viendo una película de terror que la obligaba a estar en esa posición aferrándose a mí como si de esa manera los espíritus le van a dejar de saltar en la cara.

No puedo estar más feliz y más frustrado a la vez.

Yo no estaba asustado, ni siquiera le estaba prestando atención a la película debido a que estaba más ocupado siendo demasiado consciente de la cercanía de Kalie. Sinceramente desde chico me han parecido bobas esta clase de películas, es decir, entra el protagonista y escucha algo, pregunta "¿alguien está ahí?" ¡¿Es en serio?! ¿Creen que el fantasma les va alguien responder "sí, estoy en la cocina, tienes queso chédar? "

Sin embargo, ella está muerta de miedo, no parecía tener intención de soltar me así que simplemente me deslicé un poco más en el asiento y la rodee con mi brazo, atrayendo la más a mí para que se abstenga de ver la pantalla.

La oscuridad era muy eficiente, gracias a eso las personas alrededor no me prestaban atención y Kalie tampoco reparaba en que estaba abrazando a una persona deforme.

Decidí atesorar este momento porque mi mente repite constantemente que pronto se acabarán abrazos como los de ahora.

Debo admitir que Lance tubo una muy buena idea.

Tomé una palomita del bote medio vacío y la metí a mi boca.

Luego tomé otra y la metí en la boca de Kalie.

Ella, a pesar de tener una expresión de terror, la mastico y tragó sin refutar nada.

- Hey, ¿quieres salir de la sala? - pregunte un poco preocupado al ver que sus ojos estaban cerrados con fuerza, pero ella negó efusivamente.

- quiero saber que pasa como Timothy - dijo y la miré perplejo

- !Ni siquiera estás viendo! - exclame por lo bajo

- estoy escuchando - me respondió de la misma forma.

Ella mantenía los ojos cerrados pero ahora suavizó un poco la fuerza con la que los cerraba.

Se re lamió los labios y mi mirada cayó directamente a su boca.

Ella prácticamente estaba mirando en mi dirección con los ojos cerrados y esos brillantes labios tentándome como nunca.

Sabía que esto estaba mal pero era como si su boca se hubiera convertido en un imán que me atraía con la fuerza de mil iones.

Siendo un total idiota por aprovecharme de la situación, me acerqué a su boca sin pensármelo dos veces, cuando estaba a punto de saborear sus tentadores labios ella giró la cabeza y abrió los ojos para ver qué había pasado con Timothy sin reparar en la situación si quiera.

Sin poder evitarlo mi boca se estampó contra su mejilla formando un perfecto "muak" cuando me separé.

Maldición. ¡Había terminado dándole un beso en la mejilla!

Cuando la pantalla se iluminó debido a un relámpago en la película fui consciente de su mirada desconcertada y ese lindo color carmesí adornó sus mejillas, con ellas el lugar donde yo la había besado.

Me aclaré la garganta y me volví a acomodar en el asiento. Ella hizo lo mismo suyo. Se cruzó de piernas y apoyó ambas manos sobre su rodilla. Se enderezó aún con los ojos desorbitados e incluso cuando el fantasma salto a la cámara ella no reaccionó.

Me restregué la cara con la mano, al menos la parte que puedo restregar sin lastimarme.

Ni siquiera había acabado la primera parte de la cita y yo ya lo había arruinado.

¡Por supuesto que soy estúpido! Aún si Kalie es muy tierna ¿quien quisiera que una persona cono yo la basara? A pesar de que sólo fue en la mejilla es como si acabara de manchar su blanquecina mejilla con una tinta invisible.

¡Y Gracias a Dios que solo fue en la mejilla! Tengo que controlarme o voy a terminar asqueándola antes de que lleguemos al parque de diversiones si quiera.

Ella se recostó en el respaldar de la silla un poco más relajada.

Como cosa de siempre apoyó su mano en el brazo del asiento, el problema era que yo tenía mi mano allí también Así que su palma término rozando con mi antemano.

No pareció importarle y a mi definitivamente me encanta su tacto pero no quiero que pase algo parecido a lo anterior así que antes de que reposará su mano allí, saque la mía y la puse en mi regazo odiándome en el proceso.

Esto resulta doloroso, pero entiendo la situación y la respeto.

Antes podíamos tocarnos casualmente pues... porque ella no había visto mi rostro y no sabía de mis sentimientos.

Ahora soy algo parecido a un fenómeno que le dijo que le gusta, Por supuesto Que se debe de sentir extraña.

Apuesto a que solo aceptó la cita por pena.

Algo dolió aún más en mi pecho al pensar en eso

En serio se me está estrujando el alma.



Kity

#1605 en Novela romántica
#678 en Otros
#164 en Humor

En el texto hay: bajoautoestima, comedia

Editado: 02.04.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar