A pesar del sufrimiento (serie "Reencuentro" #1) Borrador

Tamaño de fuente: - +

Capítulo 7: Linda pijama

 

Capítulo 7

Linda pijama

 

Tomo las llaves del cuarto que utilizamos como bodega, me quedo de pie observando la cerradura con la llave metida en esta, «solo es una vuelta y se abrirá» pienso, sin embargo, esa pequeña vuelta nunca se realiza, pego mi frente en la puerta con la mano en el pomo de esta y doy un par de golpecitos, ¿por qué no puedo hacerlo? Es algo sencillo, abrirla y entrar, solo eso, pero no, no puedo.

Me deslizo y me arrodillo junto a la puerta tomando mi rostro entre mis manos, ¿Por qué soy tan cobarde?

—Ya estamos fuera—hablaba mi padre por teléfono— ¿Cómo? Eso no puede ser, se supone que debe estar dentro, esperaremos en el auto. ¡No! Ella no hará ese recorrido sola.

Me siento encadenada a ese maldito pasado, ¿Por qué no solo lo dejo atrás? ¿Por qué me afecta tanto todo lo que pasó? Nadie aparte de Valentino y Virginia, me lo mencionan, para el resto es como si no hubiera pasado, como si él nunca hubiese existido en mi vida, según y es lo que entiendo, lo hacen para no hacerme sentir mal, pero lo que no saben es que en el fondo, yo no pienso eso.

No lo hacen para que no me rompa, para no destruirme, para que no caiga. Pero no es lo que están logrando, quisiera gritarlo, quisiera irme lejos, pero, ¿de qué me serviría? Si eso siempre estará presente para mí.

Esta dentro de mí y al lugar donde vaya siempre estará presente, porque lo llevo conmigo.

¿Qué hago? ¿Qué hago para no sentirme de esta manera? No quiero estar así de nuevo, no quiero caer, no quiero ser nada, no quiero sufrir.

¡Ya no!

Virginia, llega y me ayuda a levantarme.

—Es hora de dormir, otro día lo podrás hacer y entonces podrás abrirla.

Me sirve un té para relajarme y me acuesto en el sillón con ella, mientras acaricia mi cabello— ¿Te divertiste hoy? —Asiento— Sabes, cuándo entre a casa los vi en la salida a Valentino y su amigo, es muy simpático, sabes, tiene un bonito color de ojos y claro no pude evitar echarle un buen vistazo al cuerpo—sonrío—sí, lo sé, soy una pervertida, pero ¿Qué más da? La creación de Dios nuestro señor se hizo para admirarla ¿ahora me lo vas anegar?—niego sonriendo, ella siempre tiene algo que decirme para hacerme sentir mejor. —la única forma para que salgas de esta batalla, es ir directamente a la guerra Di, tú lo sabes.

Ir a la guerra

********

A la mañana siguiente me quedo en casa, a parte me sentía totalmente cansada por la noche de rumba que habíamos tenido. Hice nachos, palomitas, tengo chocolates, hot dog con mucho pepinillo y soda, mi propio cine en casa.

—Esa Hela es una maldita, ¡me encanta!, ¡oh por Dios! rompió el martillo de Thor, como si fuera un plátano, vamos Loki, no te dejes de ella, eres el único que puede molestar a Thor.

Horas después…

— ¿Has pasado encerrada todo el día? —mi hermana está recostada en el marco de la puerta con los brazos cruzados.

— ¿Tu dónde estabas? —entrecierro mis ojos, porque es evidente que no andaba de compras.

—Pues—bufa—tomando un café con Alessandro.

— Me estás jodiendo—exclamo sorprendida— ¡dime que me estás jodiendo!

Niega—acepté, solo fue un café, bueno y un almuerzo—se sienta conmigo en la cama— fue divertido, enserio lo fue, había olvidado lo que era pasarla así. Es muy amable y respetuoso, no me aburrí para nada.

— ¡Aaww ternurita!, ese tipo te gusta.

—Y a quien no Di, es guapo y ha sido atento conmigo, solo no pienso bajar la guardia.

Ambas nos acostamos a terminar de ver la película y a gritarle a Hela.

—Esa perra lo dejo tuerto, hija de...Odín

Al terminar la película se va a su habitación.

— Debo ordenar un poco mi cuarto y has lo mismo con la cocina, es un asco, ¡oh! Y la sala—la veo con desaprobación

— ¡Me dicen la sirvienta!—grito mientas se pierde en el pasillo.

Me levanto renegando como viejo gruñón, me pongo los audífonos con el reproductor de música de ella, he de recalcar porque el mío, digamos que en paz descansa. Subo la música todo el volumen y empiezo a limpiar el mueble, el televisor, el teatro en casa, mientras canto a todo pulmón con baile incluido…



Eris Morningstar

#11124 en Novela romántica
#7197 en Otros
#805 en No ficción

En el texto hay: amistad y amor, reencuentros, amor de familia

Editado: 23.10.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar