A pesar del sufrimiento (serie "Reencuentro" #1) Borrador

Tamaño de fuente: - +

Capítulo 17: ¿Sabías que Fabrizio tiene novia?

 

Capítulo 17

¿Sabías que Fabrizio tiene novia?

 

Me instalo en mi nuevo puesto, no me siento del todo cómoda, al menos estoy cerca de Sammy quien ha sido una linda persona desde que llegue a trabajar aquí, llevo medio día y ya extraño a Samuel.

Reviso las hojas de vida para entrevistar a las chicas para contratar a la que será la asistente de Samuel, una notificación me saca de mi concentración. Casi no recibo mensajes, son pocos los que tienen mi contacto.

Samuel: muchas tetas recuérdalo

Ruedo los ojos y lo dejo en visto

Samuel: tetas, tetas, oh tetas…♫♫♫♫

Diana: voy a bloquearte

Samuel: L tetitas…

Le sonrío al celular leyendo las ocurrencias de Samuel, cuando alguien aclarando su garganta para llamar mi atención se presenta delante de mí.

—Veo que ya estas instalada, acompáñame a revisar las nuevas estadísticas del mes por favor.

No entiendo por qué no usó la línea convencional para eso.

Lo sigo hasta su oficina, me pide que me siente en su silla mientras él acerca otra, la ubica a mi lado y vemos las órdenes por clientes. Tomo el mouse y lo situó en el programa en el escritorio de su laptop, reviso cada uno de los clientes, viendo los porcentajes de venta de cada uno. Frunce el ceño porque seguro no sabe que yo conozco muy bien ese sistema aunque no es mi obligación conocerlo, solo si los de estadísticas me envían los datos.

— ¿desde cuándo sabes cómo usar este programa? Hasta donde sé es nuevo en Fontaine, y las capacitaciones solo la recibió el personal de estadísticas.

No respondo, no deseo hacerlo sé que es mi trabajo y ahora gracias a mi mejor amigo, estoy aquí trabajando tan cerca de él, que siento nauseas, abro la boca para tratar de responder algo corto pero mi celular suena notificando una llamada entrante, así que contesto.

— ¿sí?

 — ¿Cómo está mi prima favorita? —la voz de uno de los gemelos retumba en mi oído

—soy la única y estoy bien

—te amo ¿lo sabias?

Sonrío, sé que algo quiere a cambio de ese gesto de amor.

—lo sé—la primera sonrisa que me sacan desde que me instalé hace unas cuantas horas.

No necesito de lentes para saber que Fabrizio está pendiente de mi conversación.

—almuerzo ¿mañana?

—Hummmm ¿dónde me llevarás a almorzar? —Fabrizio frunce su ceño atento a lo que yo articulo

— ¿comida tailandesa?

—no se me antoja, que tal mejor ¿comida Mexicana? —su sonrisa ronca me invade.

— ¡por supuesto! Lo que mi amorosa prima favorita diga.

—Pasa por mí a las 12 por favor, yo también te amo—lo último lo digo adrede, celos no sentirá, pero al menos lo dejare con la duda.

— ¿almorzaras con Valentino? —Niego mientras tecleo los últimos dígitos— ¿entonces? Es al único que le dices que lo amas.

Me encojo de hombros y no contesto. Sigo con mi trabajo y descargo los informes por mes.

—listo, así no le pedirás a los de estadísticas los porcentajes mensuales, solo pones la fecha, el mes que quieres y la orden, le das buscar y te dará la opción de Excel y listo.

Vuelvo mi vista hacia él y me pierdo, creo que babee internamente porque me mira y no descifro su expresión.

— ¡oh! Mira ya es hora de irme—veo mi reloj imaginario, me levanto como si estuviera punto de hacerme pipi y me largo de la oficina y entonces, empiezo a respirar.

Reviso un correo donde nos informan que habrá junta el día de mañana con los compradores nuevos y ahí estará Rodrigo, bufo, apago todo y me meto al elevador con Sammy de compañía.

—Sabes—interrumpe Sammy mi tarareo de la música del elevador—el vicepresidente es muy guapo, atento y caballeroso—suspira—lástima que ya se le vea acompañado, pero era de esperarse—hace un puchero.

— ¿a- Acompañado? — torpemente trato de sonar menos sorprendida, pero fallo en el intento.

—sí, este fin de semana se le vio con una espectacular rubia en un restaurante tailandés que se inauguró hace muy poco, se dice que estaban muy sonrientes el uno con el otro.

¿Fin de semana? Apenas ayer dormimos en la misma cama, eso no sonó muy bien

Miro un punto fijo en el elevador, Sammy habla sin embargo, en este momento me vuelvo sorda porque no quiero seguir escuchando.

—…igual desde que llego no me lo imaginaba solo—solo asiento con la mirada perdida—nos vemos mañana—me da un beso en la mejilla y se va como un bólido a saludar a su novio quien la espera fuera del auto, levanto mi mano para decir adiós.

— ¿te pasa algo? —pregunta mi hermana al subirme al auto

Niego—nada.

—sabes que te conozco mejor que a ti misma y ya hablamos de que no puedes guardarte nada, ahora estas guardando algo que no creo que me vaya a simpatizar.

— ¿sabías que Fabrizio tiene novia?



Eris Morningstar

#11136 en Novela romántica
#7197 en Otros
#805 en No ficción

En el texto hay: amistad y amor, reencuentros, amor de familia

Editado: 23.10.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar