A pesar del sufrimiento (serie "Reencuentro" #1) Borrador

Tamaño de fuente: - +

Capítulo 37: Para mí, eres perfecta

Capítulo 37

Para mí, eres perfecta

La luz que se cuela por la ventana de la habitación, hace que poco a poco despierte. Abro levemente los ojos, me estiro poco a poco desperezándome, abro los ojos de golpe sentándome por impulso, cuando recuerdo que mis ventanas tienen unas enormes cortinas de color oscuras tipo Drácula, odio que la luz se reflejé en mi cuarto. Soy algo así como la hija de un vampiro. Y está, definitivamente, no es mi habitación.

¡Puta mierda!

Miro mi vestimenta y me percato de que tengo puesta una camisa de un hombre y no es de las que ha dejado Valentino en mi casa.

¡Puta mierda!

Cubro mi cara con mis manos cuando recuerdo que, me acosté con Fabrizio, el hombre del que estoy enamorada y que él tiene una relación con Elena.

¡Puta mierda!

Tengo que salir de aquí, ¡ahora!

Tomo mis zapatos al localizarlos, y mi ropa, bajo los escalones con mis zapatos en la mano, en la pequeña mesa donde pone las llaves de su auto, está una con un llavero de una moto. Las tomo sin pensarlo, escucho la puerta del cuarto cerrarse, seguro esta buscándome, corro hacia el garaje y me encuentro con una moto, sonrió ampliamente al ver que es una CUSTOM Daelim Daystar FI Black Plus 125.

No sabía que tenía una moto, no me interesa, abro la cochera, me monto en ella y la enciendo. Arranco y solo escucho mi nombre cuando lo grita.

Ya van dos veces que le haces lo mismo.

Si, solo que la primera vez, no me había revolcado con él muchas veces en una sola madrugada, solo nos habíamos besado.

Es increíble, no recordaba la sensación que te da conducir una de estas, recuerdo que el tío Edmu tenía una moto, una Yamaha drag star 650 del año 2000, me enseño a manejarla a escondidas de papá porque si no, ardería como Troya, si me veía sobre una moto.

Llego a casa rogando que Virginia, este aquí, por suerte si esta.

— ¿En qué viniste? Fabrizio llamó preocupado preguntando si habías llegado.

Pongo las llaves de la moto en la encimera — en moto voy a ducharme huelo a caca y quiero dormir más.

—Al menos almuerza, ya es la una de la tarde.

—lo haré luego, solo quiero bañarme y comeré. Y pensé que lo odiabas.

—Ahora no tanto— me grita, mientras entro a mi habitación

— ¿Qué hace mi moto ahí afuera?— pregunta Alessandro, al entrar, así que es de él.

—Creo que Diana, venia en ella. —su cara seguro es de desconcierto.

Me meto a la ducha recordando lo que hice anoche con Fabrizio, me ruborizo de pensarlo, fue tan increíble.

Hoy te hare el amor—recuerdo esto y me mojo de inmediato.

Una hora después, salgo con mi pijama y mis pantuflas puestas, ruedo los ojos al ver a Fabrizio, sentado junto al desayunador. Seguro Vir y Alessandro salieron.

Actúa norma, actual normal. Así como que nunca te revolcaste con él y como que no te puso en posiciones que siquiera sabias que existían.

— ¿Por qué te fuiste sin decirme nada? ¿Acaso no significo nada lo que hicimos?

Lo veo en silencio, como me pregunta eso, es idiota, si supiera cuanto me importó.

—Diana, te hice el amor anoche—trago grueso—sentí cuanto lo deseabas igual que yo, ¿por qué no podemos hablar y aclarar las cosas?

—Estaba ebria.

—Recuerdas todo porque no estabas tan ebria.

—No sé por qué lo hice, te dije que no lo recuerdo.

— ¿Segura?

—muy segura y no me importa porque al menos no fui yo la infiel y aclaro, que no me interesa con quien estés.

—Anoche me reclamaste cosas, si no te importara con quien este o con quien no, no las hubieras remojado.

— ¡Estaba ebria! Ni siquiera recuerdo nada, así que si no lo recuerdo, para mí no existió— me defiendo.

— ¡Pero para mí sí! —se levanta y acaricia mi mejilla.

No te dejes vencer.

—No me toques—digo con firmeza, su semblante se endurece, lo veo seria, no quiero que se acerque a mí. Me levanto a traer un poco de agua y se para detrás de mí, cerca, a lo que yo solo aprieto los labios para no suspirar y derretirme ahí mismo.



Eris Morningstar

#11127 en Novela romántica
#7200 en Otros
#804 en No ficción

En el texto hay: amistad y amor, reencuentros, amor de familia

Editado: 23.10.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar