A pesar del Tiempo (serie "Reencuentro" #2)

Tamaño de fuente: - +

Capítulo 16

Solo vi como la cabaña explotaba en miles de pedazos y tuve que correr como nunca en mi puta vida lo había hecho.

Golpeado, despeinado, mi camisa y pantalón de diseñador esta arruinado, lleno de sangre, de mi sangre y de otros tipos que golpee y me golpearon como nunca en mi vida, no dispare el arma no tuve el valor de asesinar a otra ser humano a diferencia de Alessia y acompañantes, quienes sin temor o piedad disparaban a matar, disparos certeros en la cabeza o corazón, golpeaban sin piedad y es que la cabaña estaba llena de criminales, y no, no me cague, pero estoy de rodillas temblando, la adrenalina se ha ido de mi sistema y ahora tiemblo como un condenado chiguagua.

Una cabaña de dos pisos y un sótano donde tenían a Cinthya.

Lo último que escuche fue al alemán gritar «Idara perdió la cordura de nuevo, corran por sus vidas» Alessia orbito sus ojos y Leandro maldijo en italiano cosas que no repetiré por respeto.

Al llegar a la camioneta, ya Cinthya está dentro, no levanta su mirada, está sucia, su ropa rota, su cabello hecho un desastre, tiembla y solo habla con Alessia y Jorge que no me ha permitido acercarme.

Leandro habla con la francesita desquiciada a una distancia considerable, ella solo vuelve su mirada indiferente a lo que él le dice, mientras Ivan pone la mano en el hombro de Leandro para que se calme, este solo cierra los ojos y da una profunda respiración para así encontrar la calma, cuando los abre se encoje de hombros y desarregla el cabello de la pelirroja y esta solo sonríe, con eso veo que han hecho las paces.

Ivan se acerca a la camioneta donde esta Cinthya y la revisa, la parecer es médico o algo así me comento Jorge. Lo que observo es que la trata con mucha delicadeza y en su mirada hay comprensión, ella a penas lo mira.

Cinthya ¿Qué te han hecho? y no quiero ni imaginarlo porque me volveré loco de la furia.

—Idara—aclaro mi garganta porque esta mujer me intimida, me escanea de pies a cabeza y pone una sonrisa de lado— ¿Qué viste allá abajo?

Ella fue la única que bajó, el plan era que Ivan lo hiciera, pero unos hombres lo retuvieron dejando así a Idara como último recurso, Leandro le grito que no bajara, ella sin darle tiempo a que la detuvieran lo hizo, bajo e Ivan fue detrás cuando pudo, segundos después lo vi subiendo y gritando que corriéramos.

—No querrás saberlo y no soy yo la indicada para hacerlo, a su debido tiempo lo sabrás, es lo único que ella necesita, dale tiempo y no la presionen. —asiento, aunque eso no me deja nada tranquilo—y Fontaine—me doy la vuelta—no la dejen sola—asiento nuevamente y me voy hacia mi auto.

Todos suben a la camioneta incluidos Jorge y Raptor quien ha estado al lado de su dueña desde que la vio y que no ha dejado como si sintiera su dolor, yo los sigo y en una avenida se detienen para guiarme hasta donde puedo tomar el camino a casa. Ellos se pierden en otra dirección y solo rezo porque ella se recupere de lo que creo le han hecho.

******************************************

 

 

—todo está bajo control, no tienen de que preocuparse, los contratos están legalmente establecidos. —nos explica Arturo

Estamos en la sala de reuniones con nuestros abogados y los de la compañía de tela árabe. El problema de drogas en su contenedor con destino a mi empresa fue solo un sabotaje, una distracción, ahora más que nunca se de lo que es capaz Caín Montenegro.

A Cinthya la encontramos Lunes por lo que pasó la madrugada del domingo encerrada y parte del lunes. Estamos en jueves y aun no sé nada de ella, Jorge me dijo cuando llegue a buscarla que está bien, solo no quiere ver a nadie.

Katherine contraerá matrimonio en pocas horas, estoy a horas de perderla para siempre. Veo a nuestros los ejecutivos de la marca Boss levantarse de la junta que hemos estado convocando para calmar las aguas y aclarar el mal entendido así, no perderán la confianza en nosotros, Fabrizio y Arturo se han encargado de hablar con cada uno de ellos, yo por mi parte estoy sentado con mi mente ocupada en las hermanas Becher.

—Mira esto—Fabrizio se sienta junto a mí y me muestra su celular, la imagen me hace sonreír de tanta ternura—ya sonríe

—están hermosa, es la bebe extraterrestre más linda que he visto—me mira con mala cara—tiene el mismo color de tus ojos ¡maldito puto! Pensé que se parecería más a mí

— ¡oye! no tiene por qué parecerse a ti desgraciado—me río— te noto preocupado y fuera de este mundo.

—lo estoy, pero dime ¿Cómo van las cosas con Diana? —no es que quiera llenarlos con mis problemas

—Mejor, desde que nuestra bebe está en casa, porque antes, me pidió hasta el divorcio—ríe—la pasamos muy mal y lamento no estar contigo amigo

—no te preocupes por eso, yo igual no podía estar con ustedes apoyándolos en lo que fuera.

—te desvelaste estando en el hospital conmigo Valentino, eso no tiene precio, gracias—le doy unas palmadas amistosas en la espalda y sonreímos.

Fabrizio ha sido mi mejor amigo desde que entre a la universidad, éramos los tres mosqueteros junto a Arturo. Siempre nos hemos apoyado y consolado, hemos estado juntos en las buenas y en las malas.



Eris Morningstar

#9685 en Novela romántica
#6136 en Otros
#682 en No ficción

En el texto hay: reencuentros, sacrficio, amor de familia y amigos

Editado: 12.10.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar