A pesar del Tiempo (serie "Reencuentro" #2) Borrador

Tamaño de fuente: - +

Capítulo 19

— ¿Cómo dices que acabaste ebria? —pregunto a Katherine que se tambalee en su sitio tratando de no caer de culo.
Se saborea los labios y sus ojos brillan, quiere reírse pero se aguanta, esta despeinada y lleva su camisa desabotonada, se le ve el fondo que se puso como conjunto.
Ha pasado un mes desde el intento de suicidio de Cinthya, cuando estábamos en el hospital Virginia se apareció con Alessandro, Kathy me soltó de inmediato ya que siempre que me veía con Vir pensaba que entre ella y yo había algún tipo de relación romántica.
Le explicamos de inmediato que ella era Virginia la hermana no con sanguínea de Diana, la tranquilidad que reflejo su semblante me dio tanta ternura que la abrace de inmediato y la bese.
Ahora estamos en casa cuidando de mi cuñada mientras Virginia y ella iban a ver Avenger end game.  Solo que Katherine esta parada sosteniéndose de puerta para no caer de culo por lo ebria que esta.
—No pensé que ella aguantara tan poco—responde el demonio mala influencia embarazada que tengo enfrente
—No fue, culpa, de, ella—arrastra las palabras y aprieta los labios para no reír, incluso veo sus parpados tan pesados que verla me da sueño.
—ven acá hermosa borrada—la aprieto hacia a mí y un sonoro eructo sale de su hermosa boca— ¿te tragaste un camionero o qué? —suelta la risa que tenía contenida y yo beso su frente.
—Solo fue una maldita jarra jincha papi—la veo con desaprobación—yo no tome ni gota lo juro—levanta la mano derecha— ella se las tomo las dos. La vi muy entretenía y no pude evitar dejar que se divirtiera. —Me da un beso y abre la puerta ya que Alessandro la espera abajo—además—se da la vuelta— gano el Barcelona—levanta la mano, me lanza un beso y se marcha
—Vişca barca—grita mi borracha novia. — ¿Dónde está Cinthya? —pregunta arrastrando las palabras
—en su habitación nena
—Cinthya—grita—Cinthya—abre la puerta de la habitación y ve a su hermana en su escritorio, está en pijama, con el cabello trenzado, al parecer está escribiendo. 
—hola, te vez algo, ¿contenta?
—Estoy ebria—se acerca tambaleándose y se deja caer en la orilla de la cama—gano el Barcelona
— ¡oh! Que lastima, yo que le aposte al Liverpool—responde ella atenta pausando lo que sé que estaba tecleando en su laptop. 
Yo me quedo recostado en el marco de la puerta observándolas, no ha sido fácil para ellas, tampoco para mí, pero aquí estoy presente para lo que necesiten.
Mi relación con ellas ha mejorado, compre un apartamento más grande, me mude con ellas y aunque a regañadientes, ambas aceptaron, Cinthya no tenia de otra que obedecer no tenía ganas de hablar u opinar nada, aprovechamos eso para lograr mudarnos.
Kenneth esta con Jorge quienes en sociedad podrán abrir la fábrica nuevamente, Jorge dejo el culo del diablo y se fue con su mejor amigo a su país de origen. Llaman a las hermanas todos los días, no querían dejarlas pero su insistencia de que estarían bien los llevo a irse, no sin antes prometer que todos los días respondería el teléfono y ellos vendrían siempre que tuviesen oportunidad.
‹‹Papá necesita descansar›› decía Kathy.
Algunas noches escuchamos los gritos de Cinthya, desgarradores, aun ese recuerdo retorcido la atormenta en sus sueños, los cuales se convierten en oscuras pesadillas.
Aún no está lista para un Psicólogo, ni siquiera se siente lista para salir, ha sido honesta al decir lo que siente. Así que, se empezó a aferrar en su laptop color roja. Escribe mucho, no sabemos que, dijo que tampoco estaba lista para mostrarnos sus escritos.
Idara la llama o envía mensajes de vez en cuando, no es que la vida de su amiga sea tan fácil. Al menos ahora después de un mes me puede ver a los ojos, y nosotros aprendemos cada día a no verla con lastima, cosas que se nos ha hecho un tanto complicada después de saber con cada detalle lo que le hicieron.
Los primeros días después de que saliera del hospital fueron los más críticos, ella no podía ni verme, mi figura masculina le repudiaba, eso me lo dijo hace unas dos semanas, el hecho de ser hombre le producía asco.
Me dolió eso, aun así la trate de comprender, de ponerme en sus zapatos, ahora me alegra que me dirija la palabra, poca pero es un buen avance, incluso se disculpó conmigo por su actitud.
No tengo nada que disculparle, ella hizo más de lo que yo pude haber hecho.
—fue entonces cuando grite: ¿tenía que ser él? ¡Maldita sea! Y me vomite en la cabeza del tipo que estaba delante de nosotras.
— ¡oh por Dios! Yo te hubiese asesinado.
—el tipo también de no ser porque Virginia me saco de la sala del cine y me arrastro hasta el baño, así que no pude ver toda la película. —hace un puchero que ebria se le hace ver más tierna.
Su hermana la mira atenta con el semblante lleno de melancolía y con una sonrisa al ver a su hermana en esa situación
—Si gustas mañana te acompaño a verla—Kathy la mira con brillo en sus ojos color jade. —sin alcohol en tus venas, no quiero tener que golpear a alguien si te le vomitas.
—Gracias, gracias—se lanza hacia su hermana y eructa
—Largo de aquí borracha, vamos, vamos—se la quita de encima—debo terminar esto antes de que la editorial me plante una multa por envió tardío o antes de que me vomites
— ¿Qué editorial? —pregunto de inmediato y me acerca a ellas
— ¿eh? —pregunta mi novia quien se está quedando dormida, me siento junto a ella y se recuesta sobre mi pecho
—ve a bañarla se ve fatal
—eso hare—no pregunto más ella misma nos dirá las cosas cuando esté lista nada de presiones. Tomo a mi amada y la cargo hacia el baño antes de salir me vuelvo a ella— ¿bajo qué seudónimo dices que escribes? —ella hace una muesca con su mano de que salga y me ignora poniendo la vista nuevamente en su laptop.
Después de una ducha algo fría, si, necesito que  se despierte un poco, le pongo su ropa para dormir.
—Descansa nena, debo enviar unos documentos a Fabrizio—le doy un beso en los labios, mismos que me atrapan de inmediato
—No quiero dormir—dice un poco menos arrastrado.
— ¿y qué es lo que quiere mi borracha favorita?
—Sexo—me hace reír—de eso sexo salvaje donde te amarran y te dan con una fusta en el culo
No puedo evitar reírme—lo siento hermosa, no soy Christian Grey y tampoco tengo un cuarto rojo, aunque no tengo que envidiarle a ese tipejo—la beso nuevamente para despedirme y me atrae hacia ella rodeando mi cintura con sus piernas, apretando su coño contra mi erección que no tarda en reaccionar.
—hermosa debo trabajar—claro que eso lo digo sin tener la mínima intención de separarme de ella.
—pero tienes corbatas
Habla contra mi boca e invado la suya con mi lengua ese contacto la hace gemir. Saca la lengua y la succiono. 
La vuelvo a envestir con mi boca y muerdo su labio inferior. Hago un movimiento con la intención de ir por la corbata y ella me atrapa—quien necesita una corbata—se mueve en círculos torturándome.
—Vas a matarme—gruño.
Hace una semana ha dejado siquiera que la toque, esta semana es cuando hemos dormido juntos, ella dormía con Cinthya, pero el primer paso que dio su atormentada hermana fue pedir que la dejara dormir sola. Y aquí estamos por fin desde su cumpleaños, haciéndole el amor a esta maravillosa mujer.
Meto mis manos debajo de su camisa y me apodero de sus  senos, tan redondos, tan firmes, tan deliciosos, los aprieto y la siento curvase debajo de mí acompañados por un leve gemido, levanto la camisa y dejo sus pechos descubiertos, sus pezones duros por la excitación.
No lo dudo más y mi boca se apodera de uno de ellos, el izquierdo siempre por alguna extraña razón ha sido mi favorito.
Subo nuevamente y atrapo sus labios con los míos en un beso cálido pero a la vez voraz, no niego el deseo de apoderarme de su cuerpo nuevamente solo que este momento están importante como los demás que hemos tenido, disfrutar cada beso, cada caricia, cada roce lo hace más especial que el anterior.
Quito con dificultad su short de algodón y su camisa dejándola completamente desnuda, siento mi cuerpo arder de deseo, llevo tanto tiempo añorándola, me deshago de mi ropa lo más rápido que puedo y vuelvo a atrapar sus labios, mismo que gimen de deseo y es por mí, escuchar cómo se le escapa cada pequeño gemido me pone más excitado.
Sus manos acarician mi espalda desnuda, bajando hasta apretar mis nalgas, me pongo en medio de sus piernas listo para entrar en ella. Sé que lo desea tanto como yo.
Su cuerpo pegado al mío lleva una sensación a todo mi ser, la calidez que siento, el calor invade mi ser y entro al fin en ella.
Gime, gime mi nombre mientras la envisto, al inicio suave con delicadeza, enreda sus piernas alrededor de mis caderas y aprieta para que la envista más rápido, devoro sus labios, su cuello y sus pechos, llegamos al clímax como si estuviésemos sincronizados.
—Te amo Valentino Fontaine
—yo te amo más mi pequeño tormento—beso sus labios y la atraigo sobre mí, acaricio su cabello y nos quedamos así un rato mas
Nunca he negado que amo a Katherine, tampoco he negado que la he extrañado a más no poder, pero tampoco voy a negar que intente olvidarla y definitivamente, no voy a negar que he fallado en el intento
Cada chica con la que me he acostado durante el tiempo que no apareció y no dudo que lo disfrute, la diferencia es que no se llenaba el vacío que nacía en mi ser desde que ella se fue de mi lado, y ahora, desde la primera vez que la hice mía en su cumpleaños, supe que ella siempre lo llenara.
A pesar del tiempo ella tiene la clave para estar realmente completo.
***********************
— ¿Qué haces? —pregunto a Samuel cuando entro a la sala de reuniones, lo veo entretenido en su celular frunciendo el ceño y haciendo muecas rara con la boca
—Viendo porno—responde dando le muy poca importancia
— ¡oh!, oye iremos con Arturo, Fabrizio, Alessandro a una noche de machos ¿quieres ir?
—Claro—responde sin verme como por inercia
— ¿no tienes que pedirle permiso a Antonella? —me siento a su lado para curiosear su celular
— ¿Quién puta crees que soy jefe? —pregunta muy indignado—no soy Fabrizio que debe pedirle permiso a Diana hasta mear—mira su celular nuevamente y al fin miro lo que está haciendo
— ¿eso es pinterest?
—hum…
—en pinterest no se ve porno
—enserio eres muy chismoso Valentino, estoy escogiendo unas imágenes para un video de las fotos que hare de Antonella y yo para nuestro aniversario ¿satisfecho? —grita histérico
—me vuelves a gritar y te despido pendejo, no sin antes darte una paliza.
Respira buscando paz—quiero que sea algo especial, algo único, inolvidable—saca el aire frustrado—ella se merece todo.
—ya se enteró de tu infidelidad con Mariana
— ¡la muy perra le envió fotos que nos tomó mientras yo dormía después del sexo! —se levanta y pasa sus dedos por su cabello, nunca lo había visto tan mal. —llevo dos semanas durmiendo en el garaje, no quiere ni verme durmiendo en la sala. No me lo perdonara lo sé, pero aun así, me dejo quedarme en casa y eso me da una pisca de esperanza de poder recuperarla.
—la esperanza es lo último que se pierde Samuel
— ¡lo sé! Solo mírate, 5 años como pendejo esperando una mujer que al final apareció para casarse con otro que no resulto un buen tipo y tú te aprovechaste de ello
—Me sigues ofendiendo Murphy—le advierto
—me siento fatal, es por eso que sí, los acompañare a esa noche de tragos. —Envía un texto y sonríe—ya Antonella me autorizo
— ¿no que no pedias permiso?
—ahora le pido permiso hasta para mear como Fabrizio
—yo no hago eso, mi ciela confía tanto en mí que solo le digo que estaré con Valentino y él se hará cargo de las consecuencias de mis actos.
—Diana apaga el celular cada vez que salimos de tragos amigo, así que no te hagas ilusiones con que te envié mensajes cada segundo, y te pida fotos de donde y con quien estas
—Ella no me ama—finge lloriquear
—Te tiene demasiada confianza y eso es lo que más amas de ella—me sigue Samuel sin dejar de ver y descargar imágenes. — ¿y si me ayudan con lo del video?
—Samanta puede hacerlo—respondo de inmediato—ella es muy buena en eso de ediciones, realizo un trabajo muy bueno con sus compañeros de pintura.
—cierto, hizo la publicidad con Virginia lo recuerdo—responde Fabrizio—fue sobre la ropa juvenil de Boss.
— ¡entonces esa hecho! —Dice Samuel con más ánimos—lo hará la pequeña D’angelo, debo terminar alguna cosas, los espero en la salida.
Sale de la sala y nosotros quedamos trabajando nuevamente. Sammy llega con algunos nuevos reportes y contratos para cierre de mes.
— ¡oiga jefe! ¿Puedo ir con ustedes?
—Sammy no sería noches de hombres si tú vas con nosotros.
—pueden hacer cuenta y caso que tengo pelotas y un enorme pene como no estoy segura que ustedes lo tienen.
— ¡no!
—vamos jefe es viernes y estoy aburrida
— ¿que acaso no tenías novio?
Hace un puchero y niega
—Tendrás alguna amiga—dice Fabrizio sin dejar de mirarlos documentos
— ¡tú la embarazaste! —Lo acusa—era con ella que salía por tragos, es la única que soporta mi carácter y mi desquiciada mente
—razón uno por la cual no salir contigo en la noche de hombres
—Si me llevan, sus queridas mujeres no se enteraran de que irán a ese club de strippers que inauguraron hace muy poco—mira sus malditas uñas acrílicas con brillito en el dedo anular
— ¿es una amenaza?
— ¡oh! —Pone su mano en su pecho fingiendo indignación— ¿me cree capaz de amenazarlo jefe?
—eres de lo peor
—aunque al final les diremos que más da si la llevamos Valentino, sería divertido verla hacer el ridículo borracha no creo que aguante licor como nosotros los macho alfas
—vamos jefe ni que le estuviera pidiendo un aumento cosa que necesito—eso ultimo lo dice entre diente y susurrando
— ¡bien! pero que te quede claro que no vamos a estar cuidándote. ¡Es noche de machos!
— ¡Noche de machos! —gritan al unísono los demás.



Eris Morningstar

#9802 en Novela romántica
#6231 en Otros
#695 en No ficción

En el texto hay: reencuentros, sacrficio, amor de familia y amigos

Editado: 16.10.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar