A pesar del Tiempo (serie "Reencuentro" #2)

Tamaño de fuente: - +

Capítulo 20

—bueno…—Kathy trata de ahogar una carcajada, aprieta sus labios y mira hacia otro lado mientras sostiene la tableta en sus manos—no es tan malo como parece amor
— ¿no? —Pregunto indignado—soy un empresario serio, que dirige una empresa seria ¿Qué pensaran de mi después de esto?
—que sabes bailar muy bien el oppa gangnam style —ahí ya no soporta más y se suelta en risa burlándose de mi desgracia
—no es gracioso Katherine Becker—le advierto, pero es en vano esta que no puede ni respirar de la risa, abanica su rostro tratando de controlarse y cuando lo hace vuelve a ver la tableta con el video de los machos bailando  el oppa gangnam style en bóxer y calzoncillos.
Y así esta como por media hora más.
No entiendo cómo es que Sammy no se embriago si la ronda fue pareja. En el video aparecemos sobre la barra del local, con las corbatas puestas, en calzoncillos en el caso de mi hermano Alessandro y Samuel, en bóxer Calvin Clain en el caso de Fabrizio y yo, con solo eso puesto y los calcetines,  mientras nos movemos al ritmo de la maldita música pegajosa, las mujeres aglomeradas a nuestro alrededor poniendo billetes en nuestra ropa interior.
Todos unos estríper.
Oppan Gangnam style
Gangnam style
Op, op, op, op oppan Gangnam style
Gangnam style
Op, op, op, op oppan Gangnam style
Eh sexy lady
Op, op, op, op oppan Gangnam style
Ehh sexy lady, oh, oh
Eh, eh, eh, eh, eh, eh
Suelto mi corbata y la llevo a mi entre pierna, la tomo de un extreme con una mano y el otro con mi otra mano— santa madre de Dios— y cabalgo sobre esta hacia adelante y hacia atrás enloqueciendo a las rabiosas mujeres, mientras canto Ehh sexy lady, oh, oh, Eh, eh, eh, eh, eh, eh
Ese no soy yo, es un espíritu que se apoderó de mi cuerpo y lo está usando de la peor manera.
—Buenos días Jefe—saluda mi verdugo que tengo de secretaria
—A mi oficina ¡ahora! —le ordeno y la escucho maldecir por lo bajo y sus tacones resonando detrás de mí.
—Yo quise detenerlos pero eran 4 contra una  pobre inocente—dramatiza
Sobo mi cuello porque el ridículo que hicimos está en todas las redes sociales—dame un motivo para no despedirte
—tengo que pagar la casa de mi madre. Si se aguanta seis meses puede hacerme lo que guste hasta enviarme a recursos humanos a soportar de todo.
Tomo mi cabeza entre mis manos—cuéntame todo—pido rindiéndome
—bueno, yo los convencí de que me llevaran, admito que me divertí como nunca.
—Sammy—advierto que se está yendo por las ramas.
—bien, bien, ¿hasta qué parte recuerda?
—bueno—empiezo a tratar de recordar lo último que hice mientras estaba vestido
—yo le ayudo, ¿recuerda la primera ronda de cervezas?
—claro, fueron como máximo 6
—8
— ¿segura?
— ¿Quién fue la única de los 5 que estuvo sobria y vestida? —pregunta viendo sus largas uñas con esmalte rojo.
—Sigue—le advierto que mi paciencia es poca
—después de 8 cervezas al señor Samuel, se le ocurrió la genial idea de unos tragos de licor mesclada con bebida dietética, le dije que era mala idea porque leí que según un estudio la mescla entre estos dos te emborracha rápido y puede deberse al hecho de que las bebidas carbonatadas regulares se reconocen como alimentos, lo cual ralentiza la absorción del alcohol en el cuerpo…
— ¡Sa-mmy!
—ok, bueno después de eso, pidieron unos chupitos de tequila 100% agave. Pero se empezaron a perder después de 3 chupitos.
— ¿Por qué no evitaste que esto pasara?— le muestro la tableta con el video en YouTube
—se estaban divirtiendo como nunca jefe—suelta la muy descarada
—como deseo despedirte, luego asesinarte de manera lenta y dolorosa pidiendo piedad, quemar tus restos y echarlos en un sumidero donde no que tengas un entierro digno…
Me mira con sus ojos agrandados, pero se recompone
—jefe, enserio, eran diferente a lo que son estando aquí, iban estresados hablando aun de trabajo, luego eran ustedes mismos hombres jóvenes divirtiéndose, siendo ustedes mismos, sin leyes, sin reglas de etiqueta, eran jóvenes sin problemas ni tormentos, eran libres.
‹‹apartando el hecho de que los grabaron, lo demás está bien, nadie tiene derecho a juzgarlos por eso, los demás lo hacen ¿por qué no pueden hacerlo ustedes?, el hecho que se diviertan no quiere decir que sean irresponsables en su trabajo, han demostrado que no es así, han demostrado que llevan una compañía seria que cumple al 100% con las requerimientos de sus clientes y es por eso que muchos buscan Fontaine o los hoteles D´angelo, no porque salieron bailando de una manera muy fogosa el oppa gangnam style ››
Sonrió, lo hago porque ella tiene razón, siempre la tiene
—Sammy
—Mm—responde limándose sus garras rojas, es una fresca
—gracias
—para eso estoy jefe, ¿ya puedo ir a trabajar? Debo organizar a estas chicas
Claro ve, por cierto—la detengo— ¿has bajado de peso?
—solo un poco
—Que sea solo un poco—le advierto, ahora que recuerdo la he visto en su escritorio en el almuerzo.
Después de una hora mi celular suena con una llamada entrante y por el sonido deduzco que es mi amada, la canción que puso de contacto es Duele el amor sin ti.
—Hola cariño
— ¿cómo sigues amor?
—mejor, supongo que la charla con Sammy me ayudo un poco, pudo ser peor supongo
—supones bien, tranquilo no creo que eso perjudique Fontaine. Fui a cine con Cinthya
— ¿Cómo esta ella? ¿Cómo se sintió después de esa experiencia fuera de casa?
—mejor, pasamos por culo del diablo, Spencer lo ha administrado muy bien, y pasamos por Raptor espero no te moleste. Pasará la tarde con ella, y bueno a esta hora el cine solo está lleno de pubertos no se le hizo difícil aunque note que apretaba más fuerte mi brazo al ver algún hombre con ciertas características.
—ya sabemos que esto no es de la noche a la mañana, nos queda estar con ella para lo que sea amor, y no, no me molesta es mas ¿por qué no se queda de una vez? Eso le hará bien a tu hermana, recuerda que ya se terminó la ampliación de la casa, quedo suficiente patio para raptor y su casa.
— ¿estás seguro? —pregunta sorprendida y feliz
—más que seguro, ese perro es único y le caigo bien
—y eso es raro en el —ríe—llamare para que empiecen hoy mismo con la casa de raptor.
—genial cariño. Te amo
—y yo a ti
Cuelgo y veo el celular, he recibido una fotografía de los tres, las hermanas Becker y su amigo raptor.
La puerta de mi despacho se abre de repente 
Oppan Gangnam style
Gangnam style
Op, op, op, op oppan Gangnam style
Gangnam style
Op, op, op, op oppan Gangnam style
Eh sexy lady
Entra Samuel Murphy bailando la coreografía del video original de esa canción.
— ¿es enserio? No sé por qué aun no te despido—pregunto con molestia en mi voz
—Antonella me corrió de la casa, estoy en un departamento cerca de aquí—se sienta y lo veo pero no sé por qué está feliz—después de ver ese video, tenía las maletas hechas y sabes ¿por qué me siento contento?—niego—por qué no me fui con ninguna mujer, y por qué pase como marica llorando toda la noche por ella y mi hermosa bebe.
—y el punto ¿es?...
—desde hace mucho le soy fiel y ahora ni siquiera tengo ganas de estar con otra mujer, estoy ¡curado! —levanta  las manos como si estuviese en un pulpito dando testimonio de que se curó de alguna enfermedad terminal. 
Él puede ser muy dramático cuando se lo propone
—Así que me siento un hombre nuevo y decidido a recuperar a mi mujer
—Si claro—digo sin quitar la vista de unos documentos, aparte que estoy pensando en hacer algo realmente cursi y romántico para Kathy ahora que su hermana está mejorando poco a poco
—ese es un buen hotel
—¡Las tres divinas personas!—pongo mi mano en el pecho del susto, es un maldito fantasma ¿o qué? —vas a matarme de un puto susto Samuel, te juro que quiero despedirte
—es lo único que te queda por hacer porque eso de golpear a la gente así de la nada ya no es lo tuyo, antes eras tipo Red el de angry birds, ese pájaro me recuerda a ti, es que del puro aire se encabrona
—Samuel— este saca de quicio a cualquiera
—ok, ok, ese hotel tiene yacusi, si es para Katherine no creo que le agrade es demasiado lujoso, le podría recordar al hijo de puta que la tenía secuestrada.
Lo veo, y admiro su forma de observar a las personas, el hombre es una cavernícola dando consejos, pero al final son muy buenos.
— ¿Cómo es Kathy?
—es más sencilla, seguro le gusta lo rustico, lo que no llame mucho la atención, es algo conservadora con los gustos caros y sofisticados.
— ¡Woo! Tienes razón.
— ¿quieres hacerle algo especial? —asiento—Sammy te puede ayudar con eso, ella es experta, es una romántica empedernida. Todavía cree en cuentos de hadas y en santos que orinan
—no la molestes por eso, todas las mujeres llevan esa chispa que no deja que el amor, a pesar de todo lo malo que les pase, se apague.
—awww, ya suenas como marica
—Sammy—la llamo por la extensión—ven por favor
—voy jefe.
— ¿cuánto a que entra dando saltitos?
—no va a entrar dando saltitos Samuel
Se abre la puerta y Sammy entra dando saltitos de felicidad
—olvide agregarle la cara de pendeja.
Este malnacido debe ser satanás encarnado o al menos un hijo suyo
—este es mi rostro de ilusionada señor Samuel—dicho esto se sienta en la silla al lado del hijo de satanás.
—acabas de conocer al tipo y ¿ya estas ilusionada? Eso es demasiado rápido niña, te doy un conejo…
—No lo quiero gracias—lo corta la otra hija del demonio sin verlo y fingiendo escribir con su bolígrafo tinta roja, nunca he comprendido por que ella está obsesionada con escribir solo con ese color.
—no me importa así que ahí te va, deja que él sea quien te demuestre interés, no le aceptes la salida a la primera o notara que estas desesperada por que te baje el calzón—ella aparta la mirada de sus notas y deja de fingir que escribe y pone su mirada en Samuel, —no me digas que ya le aceptaste la salida
Ella pone los ojos de gatito regañado como el gato con botas
—eres una pendeja
—es solo que….bueno… ¡mierda! —susurra
—a los hombres buenos hombres no nos gustan las mujeres desesperadas. ¿Hace cuánto dices que lo conociste?
—oigan, llamamos a Sammy por mi asunto
—Una semana—responde ella ignorándome
—una semana…—niega—mal hecho, tienes cero.
Sammy hace un puchero y patalea como si haya reprobado algún examen.
—Mi asunto—me quejo
—está bien—Samuel saca su celular y Sammy su tableta—acabo de enviarte algunos lugares, escoge alguno que creas conveniente y prepara todo para una buena velada romántica para Valentino y Katherine  uno tan, pero tan impactante, que se gane una buena mamada
— ¡Samuel!
—señor, si señor—hace un saludo militar hacia Samuel y este se va del despacho
— ¿crees poder hacerlo?
—claro jefe soy experta en eso. Primero que todo seleccionaremos un lugar que sea del agrado de Katherine, y creo que tengo el lugar perfecto—me levanto para posteriormente sentarme en la silla que ocupaba Samuel, la imagen que me muestra es de un pequeño hotel, bastante pintoresco, con flores en el contorno de la entrada principal y en las grandes ventanas de vidrio, y una bicicleta fuera del lugar.
— ¡Woo! —tomo la tableta y veo en el interior, es tan sencillo y acogedor, eso es lo que cada imagen me trasmite, Kathy lo amara
—Puedo llamar y que acondicionen el lugar, note ahí—señala una ventana que según la información tiene vista hacia el jardín—podemos poner velas aromáticas, rojas y rosas, su olor es exquisito al encenderlas
—eres experta, ¿también pondrán pétalos de rosa en la cama?
—eso es muy cliché—pasa a  la siguiente imagen—nada de asesinar rosas y nada de peluches, ¡iug!, es mejor la cama limpia de todo eso, resaltaremos aquí—señala una mesa—una bandeja con uvas, queso, galletas y una que otra manzana en trozos con una botella del mejor vino y un par de copas ¿qué tal?
— ¿queso?
—sí, el lugar ofrece el mejor queso de la región, es famoso por eso pero más que todo la sencillez, créame ella lo amara y así podrá proponerle matrimonio mientras admiran el hermoso jardín con miles de especies de flores y mariposas alrededor, que vuelan…
—Ok, ok ya entendí—la interrumpo sino se pierde por completo— ¿matrimonio?
—no en vano lleva cargando ese anillo hace ¿Cuánto? —cuenta con los dedos—14 días
Me quedo en silencio, es difícil ocultar algo de esta hija de satanás— ¿seguro no te engendro el diablo? —sonríe satisfecha
—No, pero quiero que me folle si es igual a Tom Ellis—se levanta y sale de mi oficina sonriendo y yo me quedo observando la cajita gris que he cargado por mucho más de dos semanas.



Eris Morningstar

#9684 en Novela romántica
#6138 en Otros
#682 en No ficción

En el texto hay: reencuentros, sacrficio, amor de familia y amigos

Editado: 12.10.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar