A pesar del Tiempo (serie "Reencuentro" #2) Borrador

Tamaño de fuente: - +

Capítulo 3

Capítulo 3

El lunes mientras espero a mi amiga panza y a Kathy, llama mi atención la llamada de Sammy, donde me anuncia la visita no programada de Arturo, algo que no me molesta en lo absoluto, lo hago pasar y me da un apretón de mano y un abrazo.

— ¿Qué hay príncipe azul? No sé, cómo que te veo con un pequeño brillo en tus lindos ojos bebé.

Me río—deja de enamórame Arturo, luego no vas a querer ser mi sumiso—se carcajea.

—Pongámonos serios príncipe, toma esto—me extiende un carpeta, toma asiento mientras la abro y nota mi sorpresa—así es, Caín Montenegro, heredero del mejor buffet de abogados, tiene sedes en varios países son los mejores, nuestra mejor competencia por cierto, los más reconocidos, tomó las riendas al morir su padre el año pasado, además de ser un hombre que no se anda por las ramas, es autoritario, controlador, no le gusta perder ningún caso y solo lleva los mejores casos en cada juicio y, es el prometido de Katherine Andrea Becker, desde hace 6 meses.

Entonces era el tipo que vi fuera de su apartamento, niego—No puede ser, este hombre no puede ser su prometido. ¿Sabes con cuantas mujeres se le ha visto? —Arturo asiente—es un hombre violento se la ha reconocido como tal, pero gracias a sus influencias, se sale con la suya el muy maldito.

—Sin mencionar que es un patán de lo peor, lo que sí me parece extraño es que ellos no viven juntos, no se les ve juntos y el investigador notó esto—me da otra carpeta donde están unas fotos, las veo—las pocas veces que se encuentran ha sido él, quien llega donde ella se encuentra y nunca están de buenas al menos no ella. Y esto solo fue el fin de semana.

Observo las fotografías de Kathy molesta en todas ellas, cruzadas de brazos y zafándose de su agarre.

—Algo similar sucedió la noche que la dejé en su apartamento, él la estaba esperando y Kathy perdió los estribos.

Me quedo pensativo y Arturo, se despide de mí prometiendo llegar al fondo de todo esto. La puerta se abre y veo a Fabrizio llegar sobándose el cuello.

—Llevo una semana durmiendo en el sillón, el desayuno ya no funciona y quitarle los antojos raros tampoco, habla con ella o lo haré yo—sentencia haciendo una mueca de dolor.

—No traicionarías a tu amorcito ¿o sí? — Le hago un puchero acariciando su mentón, pero está demasiado serio y adolorido como para seguirme el juego—bien, hablaré con ella. Si me mata, tú serás el culpable.

Aún estoy consternado con la información que me ha traído Arturo, conozco la reputación de Caín, es un maldito a más no poder, también sé que le gusta estar encima de todos y que se tiene que cumplir su puta voluntad. ¿Por qué Kathy estaría con un tipo como él? si es evidente que no lo ama, no, no lo ama.

Tengo mi mentón apoyado con mis manos entrelazadas pensando, ¿a quién engaño? estoy en el limbo, ni siquiera me doy cuenta cuando Diana, entra con Kathy, a su lado.

—Creo que le dio la blanca—dice Diana, viéndome fijamente ojos y me percato de la sonrisita que sale delos lindos y jugosos labios de Kathy, parpadeo varias veces y me encuentro con los ojos marrones de Diana, casi pegando su nariz con la mía.

Retrocedo rápidamente—panza—le grito.

— ¡No me grites! —me grita agarrándose su panza de prontos 5 meses— ¿qué tanto piensas? —miro a su asistente, quien me ve con picardía.

—Nada—vuelvo mi vista a ella— no las escuché entrar.

—Que nos vas a escuchar si estas no se en que otro sitio Valentino—se sienta— empecemos a trabajar o me dará hambre de nuevo, esta criatura es muy golosa.

—Igual a su madre.

— ¡Cállate! —se sonroja y me burlo de ella.

— ¿Ya te hiciste el ultrasonido?

—Sí, y no se dejó ver cuando tenía 3 meses estoy esperando los 5, a ver si ese día esta de humor y nos deja ver si será niño o niña.

—O un extraterrestre—me hace mala cara— ya falta poco.

—Bueno, cumplo los 5 la próxima semana así que sí, faltará muy poco y ahora a trabajar.

Y eso hacemos, trabajamos a más no poder y así se nos va el día, almorzamos en mi oficina y gracias a Dios a Diana, no se le ocurrió preguntar ¿Quién es Kathy?

Al despedirme le susurro que levante el castigo a Fabrizio, y yo le prometí hablar con ella cuando estuviera listo. Se fue satisfecha o eso creo.



Eris Morningstar

#9815 en Novela romántica
#6234 en Otros
#692 en No ficción

En el texto hay: reencuentros, sacrficio, amor de familia y amigos

Editado: 16.10.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar