A pesar del Tiempo (serie "Reencuentro" #2) Borrador

Tamaño de fuente: - +

Capítulo 6

Capítulo 6

**Valentino**

No voy a negar que al verla sentada en su puesto junto a los gemelos, hizo que mi corazón brincara de la emoción, tampoco voy a negar que me costó un enorme esfuerzo ignorarla y definitivamente, no voy a negar que al cerrarse las puertas del ascensor, la tristeza que reflejaron sus ojos, me golpearon cual tsunami.

Me recuesto sobre la pared del ascensor bajando hacia la salida, esa mirada es profunda, penetra y causa miles de sensaciones en mí.

Nunca quise lastimarla, siempre desee hacerla feliz. Pero ¿es esta la Katherine de la que me enamore?

Sí, es la misma, me grita una voz desde muy en el fondo de mis pensamientos.

Esa parte es la que se niega a creer que ella, sea una oportunista, nunca lo fue conmigo muy al contrario, siempre luchó por salir adelante sola, sin ayuda de sus padres.

Trabajaba medio tiempo en una cafetería de cajera y con eso, sufragaba sus gastos, vivía en los dormitorios del campus para no pagar renta y tenía una beca que mantenía sus estudios.

Supe que terminó su último semestre en línea después de ese día, cuando me vio despertando con otra, a mi lado.

Conduzco hacia Fontaine y mi celular suena, la foto es de Virginia mostrando la lengua, sonrió porque ella misma se la tomó y la colocó de foto de contacto, activo el bluetooth.

—Hola señora D´angelo

—Me encanta como suena en tus labios bebé—nos reímos—hoy cena en la Toscana.

—No preguntaste si estoy disponible.

—No necesito hacerlo, siempre dices que para mí o Diana, siempre lo estas.

—siempre nena, siempre. ¿Algo en especial?

—Así es, solo te diré face to face papacito.

—Está bien nena, nos vemos por la noche, te amo.

—y yo a ti, besos—cuelga.

Virginia siempre ha sido así de efusiva, no le importa mostrar su cariño, amor y aprecio por las personas que ama. Su niñez fue difícil al perder a sus padres a tan corta edad, tuvo traumas con los que luchó para poder salir adelante.

Diana y yo junto a sus padres adoptivos, la ayudamos mucho, no llevamos la misma sangre, pero las familias no se forman por el vínculo sanguíneo, se forman por los lazos que creen con nosotros y se cultivan.

¿Qué noticia me dará?

Me voy a casa un par de horas antes para cambiarme de ropa. Conduzco hasta el restaurante, ella ya está ahí. Me acerco y le doy un abrazo y un beso en la mejilla.

— ¿Dónde está tu esposo?

—No tardarán mucho en venir ¿está todo bien? —pregunta poniendo su mano sobre mi hombro, yo asiento.

—A ti no tengo por qué preguntarte, estas feliz y quiero saber el motivo, me alegra mucho que hayas regresado te extrañe mucho—quito su mano de mi hombro y la sostengo entre las mías, beso sus nudillos y ella sonríe.

—Estoy embarazada—suelta y yo la veo, reacciono poniéndome de pie y la atraigo a mí en un abrazo demostrando cuanto me alegro por ella, le doy un beso en la sien.

Por el rabillo del ojo me percato de que alguien conocida pasa hacia la salida, Katherine, mi mirada viaja hacia la mesa de donde salió, diviso a Caín Montenegro, levanta la copa de vino hacia mi dirección con una sonrisa de lado a lado.

Estaba con él.

Virginia, se gira para ver en la dirección en la que tengo mi vista, frunce el ceño al ver de quien se trata.

Toma mi rostro entre sus manos y me obliga a verla, mi mandíbula esta tensa y mis puños arrugando la tela de su vestido, aflojo mi agarre y le doy una sonrisa triste.

—Él no vale lo que estás pensando en hacerle—y me abraza deteniendo mi avance.

Me siento con ella esperando a Alessandro, Fabrizio y Diana. Cenamos juntos, solo yo, no sabía de la buena nueva. Mi cuerpo está con ellos, pero mi mente está en la persona que ha salido del restaurante y no ha regresado.

Se fue y lo dejo solo, ¿por qué? Lo que me pareció más extraño, es que ella aun llevaba puesta su ropa de oficina.

—Tu padre compro al fin ese lugar que tanto deseó, un pequeño viñedo.

—Sí, mamá me lo comentó, estuvo detrás de él por mucho tiempo. Su obsesión por los vinos es nata. —miro el vino sobre la mesa, mi padre tiene un estante lleno de todos los que ha podido comprar en sus viajes que ha hecho con mamá alrededor del mundo.



Eris Morningstar

#9764 en Novela romántica
#6196 en Otros
#693 en No ficción

En el texto hay: reencuentros, sacrficio, amor de familia y amigos

Editado: 16.10.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar