A través de tus ojos

Tamaño de fuente: - +

PRÓLOGO

 

Lonesville, hace 1200 años

 

Lonesville, la aldea más pura y agradable estaba en ruinas, no existía rastros de vida, estaba completamente devastada. Mientras la niebla escondía toda esta aldea fantasma. El rugido de Damon un mitad humano, mitad demonio arrasaba todo a su paso. Este rugido hizo temblar a toda la tierra. El demonio había perdido lo que le quedaba de humanidad hace unos años gracias a una mujer quien no correspondió su amor y él solo tenía deseos de venganza. Su único objetivo era encontrar el libro para así ser invencible y apoderarse de todo el mundo, literalmente. Damon tenía la apariencia de un adolescente, pero por el contrario se convirtió en un ser gigante, de color azul marino que estaba cubierto de neblina parecido a un lobo.

Sin embargo, mientras el demonio intentaba destruir más hogares para hallar el libro, una única esperanza  salió detrás del árbol del tiempo vestida de blanco y azul, junto a su lanza con detalles dorados y en la punta una estrella. Era la protectora del "libro de los secretos". Su nombre era Iris, ella con toda su fuerza empezó a luchar contra Damon. Aunque ella no tenía la fuerza suficiente para poder derrotarlo. La tormenta que se aproximaba era una descomunal, jamás se había presenciado una así. Las nubes debían indicar que esto tenía que llegar a su fin ahora mismo. Iris dio su primer ataque derrumbando al demonio.

— ¿Crees que eres la heroína? Mira a tu alrededor ¿Piensas que salvaste a alguien?- exclamó el demonio.

— ¡Jamás te lo daré! — expresó la chica.

— Pues asume las consecuencias— el demonio con todo su poder derrumbó a Iris.

Iris cayó rendida al suelo perdiendo la conciencia. La heroína solo podía pensar en Alan, el chico del que ella se enamoró y luego la traicionó hiriéndola. Solo pensaba por qué haría algo  así, si estuvieron protegiendo la aldea desde siempre.

La joven abrió lentamente sus ojos y observó que todo se derrumbaba a su alrededor las haciendas, los árboles, que todo había acabado, que el mal había triunfado. Había perdido a su hermana menor, Anne, no la salvó de la ruina. Solo se arrodilló y se puso a llorar. Cuando cayó su primera lágrima, la primera gota también, y a lo lejos escuchó una voz muy familiar.

— Hermana, no te rindas, tu eres la elegida— Iris a lo lejos se percató que aún había supervivientes y dentro de ese grupo se encontraba su hermana menor, Anne.

Iris se levantó tomo su lanza, fue donde su hermana y le dio un tierno beso en la mejilla prometiéndole que volvería. Iris atacó a Damon, el demonio le dio un manotazo y la tumbó de nuevo.

— ¡Dame el libro! — replicó el demonio

— Primero tendrás que matarme—asintió la joven

Durante esta tormenta que poseía un gris peculiar que ni siquiera se podía interpretar con algún sentimiento, comenzó la batalla final. Era el destino de Iris. Una vez la  madre de Iris le había dicho que no se podía escapar de su destino pero luego pensó en Alan y la traición.

Iris estaba muy débil, ya que anteriormente Alan la había dejado luego de confesarle su amor, esto ocurrió la noche anterior, dejándole una carta que decía que la dejaba sola en esto.

La joven atacó con su lanza al demonio, dañándolo mucho mientras él contraatacaba con todos sus poderes. De repente el demonio uso un poder demasiado fuerte llamado" Cáliz de fuego" y la joven cayó repentinamente.

— Aún crees que puedes vencerme— rio el demonio acercándose a la joven.

— Y tú crees en la esperanza— de pronto la lanza de Iris se convirtió en un arco y una flecha. Mientras el demonio se acercaba con paso triunfador, Iris lanzo la flecha, cuando la flecha fue lanzada, este torno de un color azul con una luz indescriptible. Iris no sabía el poder que ella contenía. La flecha atravesó el cuerpo del demonio y él impactó el piso cuyo tacto se sintió en toda la aldea. Ella estaba exhausta así que cayó rendida al piso.

— Volveré— fueron las últimas palabras de aquel demonio.

Iris en el piso se percató de una sombra parecida a Alan quien dentro de los arbustos se escondía.

— ¿Alan? — suspiró la heroína de la aldea.

De pronto una flecha salió de los arbustos y penetró el cuerpo de Iris hiriéndola muy gravemente. Iris agarró la flecha que estaba en su cuerpo y con sus últimas fuerzas, utilizó por última vez su arco.

— ¡Muere, Alan! — con lágrimas en los ojos y con una furia indomable, lanzó Iris su flecha, luego ella se desvaneció.

Al despertar Iris se encontraba tendida en el suelo encima de una sábana de color rosado. Ella sabía los pronósticos de su vida por la cara que llevaban los sobrevivientes. De repente su hermana se acercó y tomó su mano.

— Iris, te quiero mucho, nos salvaste a todos— la abrazó a su hermana



Neluva

#6419 en Fantasía
#1392 en Magia

Editado: 27.03.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar