A Wolf's Heart

Tamaño de fuente: - +

Las cicatrices son eternas

Finalmente, en la escuela, Shannon entregó la casa de su amiga. Las clases eran lo que siempre, aburridas con una mezcla de sueño, eran los pero que podía pasar en el colegio. Durante el receso, Shannon vio a Danny, veía que estaba más feliz, muy contento, tanto que había hecho amistad con una chica, esto la enceló, pero no podía decirle nada, ni siquiera eran amigos después de lo que sucedió. Quería olvidar esta horrible pesadilla, dentro de la rutina de la casa a escuela y de la escuela a casa, pasó un mes, de nuevo, como lo fue en u principio, solo con la compañía de sus amigas. No paraba de cruzarse a Danny y hacer como si no lo hubiera visto.

-¿Por qué no puede ir en su maldito auto? -Cuestionó, estaba harta de verlo una y otra vez con la misma chica-.

Incluso pensaba que podría sostener relaciones sexuales con ella. Algo que le era imperdonable.

 

Al día siguiente, salieron juntos, Danny y la chica. Esto la enfureció demasiado, tanto, que deseaba la muerte de ella. En la escuela, durante el receso, Danny besó a la chica, de una forma inigualable, indicando una cosa... Tenía novia. Lo que la derrumbó por dentro, no quería saber nada de nadie, ni siquiera de Danny, quería correr a esconderse, no saber nada del mundo. Estaba destruida.

Shannon llegó a un punto de no retorno en el que estaba decidida a buscarlo y declararse aunque la otra fuera su novia, ella estaba decidida.

Al día siguiente en la escuela, durante el receso, recibió una nota que decía:

"Necesito que me veas en el baño, ahora".

-Vaya, esto es nuevo... Presiento que es Danny, nunca da explicaciones...

 

La chica se encaminó en ruta al baño de lo hombres, claro, pensaba que era Danny no estando segura totalmente. Una vez ahí, se adentró y la puerta se cerró de golpe. Era Danny que apareció atrás de ella.

-¡Shannon!, viniste.

-Ah, eres tú -Respondió con desdén-. ¿Qué necesitas?.

-Mostrarte lo siguiente.

El rostro del chico cambió a una de alta concentración y de un momento a otro se transformó en Lobo. Nunca había pasado, nunca había visto nada igual. Ella se arrinconó entre dos paredes creyendo que el Lobo la asesinaría, estaba equivocada. Rotundamente, el Lobo solo se quedó sentado mirándola fijamente. Ella se acercó poco a poco, estiró la mano intentando acariciarlo sin mirar, creía que la mordería, cuando ella no podía más, el Lobo acercó el hocico para que pudiera. Al ver que él era inofensivo lo abrazó de tal manera que parecía un peluche, era una sensación increíble, por fin acariciar a un Lobo después de tantos años. Y qué mejor que su amigo, Daniel Burnley. Éste volvió a su forma humana, a la vez que ella lo seguía abrazando, al percatarse lo soltó de golpe. 

-Bueno, puedes ver que lo puedo controlar.

-Claro que ama mi forma Lobuna, que no crea que no me di cuenta -Pensó-. 

-Si, es excelente, nunca pensé que podrías. ¿Cómo lo hiciste?.

-Te contaré fuera del baño, si alguien entra, malinterpretará las cosas. 

-Totalmente de acuerdo.

Ambos salieron y se dirigieron a las jardineras, donde se conocieron. 

-Fui a un campamento que encontré en mi ruta -Comenzó el chico-. En ese lugar me ayudaron demasiado. Como si renaciera, nunca me sentiré igual que antes.

-Oh, entonces eso te ayudó. Ya veo.

-Si, por cierto. Ni creas que no me di cuenta que no me vigiladas, es la casa de mi vecina, tu amiga, ¿crees que no sabía lo que tramabas?.

-¿¡Cómo puedo hacer eso!?. No lo niego totalmente -La chica se sonrojó y molestó a la vez, nunca aceptaría que Danny la vio cuando su plan marchaba a la perfección-. 

-¿Quieres probarlo?.

-Solo vi cuando recibiste aquel auto y cua... Me acabo de delatar ¿verdad?.

-Claro que lo hiciste -Con una cara familiar en tono: ¿no que no?-.

-¡Está bien!, quería recuperarte, pensaba en los buenos momentos que pasamos y me quise arrepentir pero no encontraba el momento adecuado, después de todo yo fui la que decidió salir de tu casa. 

-No te preocupes Shannon, te hubiera perdonado, pero quizás no te hubiera dejado entrar.

-¿Qué quieres decir?. 

-Esta vez agradezco plenamente que no estuvieras ahí, fueron unas noches del demonio. Cerré con llave mi cuarto para no salir o escapar y paso que las paredes estaban llenas de rasguños por todos lados, solo significaba una cosa, nunca pude controlarme. Así que, imagínate si hubieras estado ahí.

-Maldición, hubiera muerto.

-Exactamente, lo que cuenta es que ya no estoy en ese estado de locura total. Incluso soy como un lindo perrito. 

-Eso fue lo que pensé cuando te vi ahí sentado, un lindo perrito.

Comenzaron a reír, cosa que no habían hecho en largo tiempo. Era como reencontrarse. Después de la escuela la chica volvió a vivir en casa de Danny, luego de ver que podía controlarse ahora, incluso podría dormir con él. Llegaron a acá ay la volvió a instalar, excepto que era un poco tarde esta vez, era viernes por la tarde, querían dormir, así que Shannon se acercó lo más que pudo a la pared y Danny se acomodó, por supuesto, en su forma Lobuna, la chica lo abrazaba de nuevo como si fuera un peluche. Algo hermoso y conmovedor. En la mañana ambos se veían lindos durmiendo juntos, era precioso ver a una chica y un Lobo conviviendo sin ningún problema. 



Ryan Burnley

#3515 en Thriller
#1576 en Suspenso
#6352 en Fantasía
#2812 en Personajes sobrenaturales

En el texto hay: hombreslobo, vampiros, romance drama

Editado: 11.10.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar