Absurdamente Normal (próximamente)

Tamaño de fuente: - +

Capítulo 1

Pero empecemos por el principio, no vaya a ser que os perdáis.
Tras una presentación atípicamente típica de mí, quizás os estéis preguntando "¿Quién es esta señora y qué hace contándonos su vida?" en lugar de arreglarse para el primer día de curso.
Bien, a la primera pregunta os diré que sólo soy una adolescente normal con muchos dramas en la cabeza.
Con respecto a la segunda... que tengo la teoría de que mi mejor amiga se cansó de escucharme y a alguien tendré que contarle mis cosas, digo yo. Mi madre siempre será una opción, pero demasiado fácil de descartar: no aguantaría ni cinco minutos de mi parloteo.
Y a lo de arreglarme para el primer día de curso ¡Mierda! ¡Que me queda una hora! ¡Y veinte minutos ya se me van en el bus!
Sí, como veis, soy la protagonista perfecta de una historia de Wattpad: tengo muy asumido que hablo hasta por los codos y soy más despistada que un pulpo en un garaje. 
Por favor, insertad aquí el mítico fotograma de película en el que sale la chica de un lado a otro de su habitación intentando subirse los vaqueros porque sí: esa soy yo.
Mido un metro setenta y tengo un cuerpo normal. Melena ondulada un tanto estropeada, ojos marrones que me gusta pensar que tienen algo especial y una sonrisa Profident cortesía de los dos mil euros que mis padres se gastaron en los brackets; pero lo de la historia de Wattpad aún no lo negocié con mi representante. Os mantendré al tanto.
Ah, bueno, y después, por supuesto, está Jack: uno de los músicos de la banda universitaria. Esa persona que eleva mi nivel de torpeza por encima de lo habitual y que, por supuesto, no tiene ni idea de que existo.
Sinceramente, yo podría sobrevivir perfectamente viéndolo en las pocas clases que compartimos gracias a su condición de repetidor y sabiéndolo solo uno más de mi lista interminable de crushes. Es decir, una vez que te acostumbras a ser invisible para una persona pues ya todo va rodado, ¿no?
Pues no. Esa vida deprimentemente normal cambió el día en que él se enteró de mi existencia. 
No se puede decir que fuese un momento bochornoso del tipo "me pilló diciendo a voz de grito que me gustaba" ni tampoco el típico cliché "te tropiezas con tu crush por los pasillos, te tira todo lo que llevas encima y, cuando se agacha para ayudarte a recoger lo que te tiró, te deslumbra con su brillante sonrisa". A mi desgraciadamente no me coló. Digamos que nuestra forma de conocernos fue un poco más aburrida y dadme un minuto que os cuento ahora de camino a la facultad. 
¿Veis almas de poca fe? ¿Veis como una persona así mañosa y torpe, como yo, puede conseguir estar lista a tiempo?
Bueno, pues como sabréis, toda universitaria que se precie, llega a un momento en el curso en el que acaba viviendo en la facultad de turno porque... Seamos sinceros: trabajos, exámenes, apuntes y un sofá cerca, nunca fueron una buena combinación. 
El caso es que, para los múltiples trabajos que hubo que entregarle a una profesora a la que, aquí entre nosotros, no se le entendía ni la hora, tuve que pasarme muchas horas encerrada en las salas de estudio de la biblioteca. Durante una de esas muchas tardes, en un momento de estos en los que ya no puedes más y es o parar un rato o morir, decidí bajar a un aula "de descanso" donde varios de mis compañeros solían tomarse su descanso. Básicamente se traducía en una siesta de veinte minutos en la que a mi no me daba tiempo ni a cerrar los párpados pero ese día la necesitaba con urgencia así que, ante la inminencia de un mal peor, decidí unirme al intento de siesta que mis compañeros adoraban.
Cuando entré, supongo que sobraba decir que estaba todo el mundo frito en los sillones que el rector de la facultad, bendito fuera él, había decidido poner creo que cinco años atrás. Lamentablemente solo había un sitio libre en toda la sala y casi dejo a vuestra imaginación donde estaba y a quién tendría por vecino de siesta; porque, bueno, para predecible en la vida, yo.



PequeCantó

#12024 en Novela romántica
#1959 en Chick lit

En el texto hay: universidad, amigas, amor

Editado: 31.01.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar