Academia de Asesinos

Tamaño de fuente: - +

Capitulo VI: Cersei, La Dama Sangrienta

Los Dias dejan de transcurrir, el tiempo se vuelve confuso, cada dia su mente y su cuerpo se vuelven inestables, la delgadez es tal que aquel físico producto de entrenamiento y esfuerzo parece como si nunca hubiera existido, las heridas continúan frescas producto de nuevas y mas crueles, el daño mental no hace mas que aumentar.

Un nuevo dia surge, Silver arrastra al joven por los suelos hasta otra habitación, mucho mas grande, y donde a su alrededor se encuentran varias estructuras de madera, el captor observa una de ellas y con rostro de alegría lo lleva hacia una cruz de madera, al llegar lo avienta contra la estructura, lo desnuda dejando ver todo su cuerpo destrozado, cubierto de heridas y una flaqueza terrible,  Zanya lo ata con fuerza pero de forma inversa, con su rostro mirando hacia la madera y dándole la espalda a Silver.

El Siniestro camina hacia unas cajas y comienza a revolverlas en busca de un objeto, al encontrarlo se levanta y camina hacia donde estaba antes parado. Llega y se pone en posición, el objeto era un latigo de cuero muy duro y pesado. Con un movimiento fuerte lanza hacia atrás el latigo y usando su enorme fuerza impulsa el objeto  hacia la espalda de Kaizer dando el primer golpe, aquel impacto fue tal que el joven derramo varias lagrimas, sin ya poder alguno de hablar producto del Shock en la que sus cuerdas vocales sufrieron un severo paralisis, uno tras otro los golpes retumban por todo el lugar, al poco tiempo la espalda de Kaizer se veria teñida de sangre.

El disfrute de ambos siniestros es tal que Zanya no aguanta su excitación e intenta desnudarse para satisfacer sus propios placeres, mientras que Silver sonríe de forma enfermiza disfrutando del azote sin fin, la cuenta del Siniestro llega a los treinta y continua, cada vez que la carne es impactada por el latigo, cada sacudida del cuerpo y la sangre que cae, no es mas que el preludio a algo peor.

La cuenta llega a cincuenta azotes, parece que no siente cansancio en su mano. El Joven apenas puede ver, su visión se vuelve borrosa, pero llega a observa una figura femenina acercándose  de frente hacia el, no logra visualizarla, pero misteriosamente su visión mejora, el dolor no lo siente, aquella mujer que esta frente a el lo abraza, apenas separándolos la columna de la cruz, pero el la logra ver. Una mujer de piel palida, pelo rojo, ojos celestes y una mirada dulce, cuya belleza no la logra explicar, se acerca al oído del joven y le dice de forma coqueta:

 

—Que maltrecho estas, mi cielo—

—Quien….eh? Mi Voz, que ha sucedido? — Kaizer

—No lo entiendes verdad? —

—Yo…tu….quien eres? — Kaizer

—Que tonta soy, ya….te dare un beso si adivinas—

—No…no lo se….jamas te había visto…— Kaizer

—Que distraído eres, soy tu!....Y no soy tu, jeje—

—No…no comprendo…que quieres decir con que eres yo…y no lo eres? — Kaizer

—Vaya, eres muy lento, quiero decir que yo soy tu yo…soy tu actual yo…—

—…— Kaizer

—Oh mierda, soy parte de ti, una de tus tantas personalidades, puede llamarme…Cersei, la Dama Sangrienta— Cersei

—Cer…sei? No comprendo, como es que eres de mis tantas personalidades? — Kaizer

—Veras mi cielo, actualmente has sido quebrado, tu yo real poco a poco dejara tu propio mundo, y nosotros....tus actuales yo….tomaremos tu mente, moldeándote a nuestro placer y gusto— Cersei

—Imposible, jamas….—Kaizer

—Jamas que? Jamas dejarías que pase? Si toda persona que dijera eso y lo cumpliera, no existirían los cobardes, que no dejarías que pasara? Dudo mucho que puedas a estas alturas— Cersei

—Si…tienes razón…— Kaizer

—Ah? Y aun asi tú...lo dices intentando asegurarlo, es curioso como una mente que se mostraba fuerte, dio lugar a algo muy peligroso como esta inestabilidad— Cersei

—Y que podría hacer? Solo he sufrido….mis gritos de dolor, mis agonizantes gritos de ser asesinado para no sentir mas este sufrimiento, no comprendo porque yo…— Kaizer

—Si, es lo que suelen decir los que se sienten victimas, a veces los mas fuertes son las victimas para ser doblegados, no hay un porque solo que doblegar a los ya débiles, pierde su gracia— Cersei

—Ya veo, y donde estamos? Porque puedo hablar, y no sentir dolor? Porque no hay nadie además de nosotros? — Kaizer

—Eso es sencillo, estamos en tu mente, en tu ya…— Cersei

 

Poco a poco las paredes y el suelo se empiezan a teñir de rojo:

 

—Quebrada…..— Cersei

 

El rostro de Cersei se comienza a trastornar a uno mucho mas psicópata y sadica, su vestido se va tiñendo de sangre:

 

—Y sadica…mente! — Cersei

 

El Panico se apodera de Kaizer quien no puede moverse de donde esta, al recobrar momentáneamente la cordura, despierta, los azotes ya habían cesado hacia unas dos horas, ambos siniestros se habían retirado de la habitación. En la soledad, el joven sonríe pero luego lanza una carcajada producto de la locura extrema, ya no teme a los golpes ni a la brutalidad, tampoco al abuso verbal, ahora la locura misma se empieza a apoderar de su ser, de su voluntad y de su espíritu.



Monkey D Nickman

#2875 en Joven Adulto
#1044 en Ciencia ficción

En el texto hay: seinen, shounen, academia juvenil

Editado: 12.02.2020

Añadir a la biblioteca


Reportar