Academia de Asesinos

Tamaño de fuente: - +

Capítulo VI: Fragilidad de la Calma

En el enorme bosque, Kaizer avanza con una gigantesca velocidad en busca de los Culpables de la masacre. El paisaje se torna borroso y difuminado por la rapidez en que se mueve el joven, con apenas un leve rastro de lo que parece ser residuos de energía de Craig se moviliza sin descanso, sus deseos de matar a aquellos que han callado las humildes y bondadosas voces de aquel pueblo no hacen más que enfurecerlo. Su querida amiga Kiza ya no existe, aquella que logro aplacar la tristeza y sufrimiento en su corazón ya no podrá cantar ni abrazarlo, no podrá escuchar su voz, su interior recuperado no hace más que volver a su estado anterior e inclusive mucho más sanguinario.

A varios Kilómetros el grupo mercenario festeja, entre jarras de vino y cerveza, el grupo de diez disfrutan del día entre risas y deleite de lo que han robado. Craig se acerca a Seqoi y con una gran sonrisa le dice al oído:

 

—Espero que con el haberte deleitado con el cuerpo de esa joven puedas empezar a confiar en mis órdenes— Craig

 

Entre carcajadas  y derramamiento de las bebidas, el rostro de satisfacción de Craig se torna serio, dirige su mirada hacia el Oeste, sus subordinados detienen sus festejos y quedan perplejos al ver la seriedad de su jefe. Seqoi le pregunta con preocupación:

 

—Jefe, que sucede? Ha sentido algo? — Seqoi

—Algo realmente peligroso se acerca, rápido! Todos empaquen las cosas debemos irnos…— De pronto el rostro del Mercenario se torna lleno de sorpresa— Craig

 

Todos los presentes miran con cierta preocupación hacia el bosque una figura que se acerca caminando de manera extraña, Craig se percata de quien se trata y saca de su espalda su enorme espada, al mismo tiempo todos sus subordinados desenvainan sus armas esperando al joven.

Al mostrarse finalmente, Kaizer mira hacia todo el grupo y con una enorme sonrisa, muy siniestra, les anuncia:

 

—Así que están todos reunidos, eso me hará las cosas más fáciles…jejeje— Kaizer

—No pudimos encontrarte, que paso? Tuviste miedo y…—Craig

 

De forma inexplicable el Joven desaparece y vuelve a aparecer pero esta vez frente a uno de los subordinados, sin mediar palabra alguna extiende rápidamente su brazo lanzando un feroz puñetazo al cuello del mercenario, rompiéndoselo de tal manera que siendo el único sostén para su cabeza, esta cae hacia atrás seguido por su cuerpo entero.

Su macabra presencia no hace más que poner nerviosos a los mercenarios, Craig muestra su preocupación:

 

—Carajo, este mocoso quién demonios es…— Craig

—Señor que haremos? — Seqoi

—Lo que siempre hacemos, todos escuchen! Acérquense lo más rápido que puedan y mátenlo! — Craig

 

Los Mercenarios se lanzan hacia el joven, pero este con extrema facilidad esquiva todos los ataques con espada y cuchillas, su velocidad es tan enorme que se acerca hasta el último subordinado y el más cerca a donde se encuentra Seqoi y Craig.

Al llegar ante él, lo saluda con total calma, el mercenario se enfurece de tal manera que intenta apuñalarlo, pero ambas manos son detenidas por el joven quien retuercen con tal fuerza que rompe sus hueso inclusive el acto es tan atroz y sanguinario que algunas astillas se exponen rompiendo la carne y la piel, esto no hace más que deleitar al sanguinario Kaizer. Sin ser suficiente le rompe de un fuerte puñetazo las costillas, estas terminan perforando los órganos internos del subordinado. Sus compañeros  al ver la muerte de otro camarada, intentan atacar al Joven pero este vuelve a retroceder a su antigua posición esquivando a todos los Mercenarios.

Craig no puede creer lo que ve, le pide a Seqoi:

 

—Seqoi, intenta atacarlo por detrás sin que se dé cuenta, no está pendiente de su espalda, mientras ataca por delante— Craig

—Pero jefe, nuestros compa…—Seqoi

—No me importa, solo hazlo! — Le grita— Craig

 

Kaizer vuelve al ataque esta vez ataca a dos subordinados, estos sin temor atacan con sus espadas con velocidad pero son esquivados fácilmente, inclusive una de las espadas es detenida por la mano del joven. El otro de los subordinados ataca por el costado, esta situación es la que esperaba Seqoi y avanza hacia la espalda del joven, este sonríe, como si ya hubiera predicho lo que pasaría. Antes de que ataquen los dos, rompe con su propia mano la espada y el pedazo de hoja que sostiene lo usa para lazarlo con fuerza hacia su espalda logrando atravesar la frente de Seqoi matándolo en el acto. Mientras el subordinado que avanza por el costo intenta atacar con su espada pero de nuevo es esquivado moviéndose hacia la derecha, con fuerza perfora el abdomen del Mercenario de un puñetazo destrozando sus huesos y órganos matándolo en segundos.

Se impulsa hacia el Mercenario que se encuentra de frente, da un firme y largo salto hasta permanecer por arriba de su cabeza, al darse cuenta levanta la mirada. Con fuerza el Joven aterriza sobre el rostro del enemigo provocando que impacte al suelo con tal violencia que termina hundido en la tierra completamente destrozado.

Al notar que sus zapatillas están cubiertas de sangre, Kaizer se acerca al cadáver y se limpia con él. Horrorizado Craig intenta pensar un plan de escape pero simplemente su cuerpo no se mueve, solo puede observa a como poco a poco sus subordinados son masacrados, hasta que finalmente el joven se acerca con una macabra sonrisa hacia él:



Monkey D Nickman

#2854 en Joven Adulto
#1040 en Ciencia ficción

En el texto hay: seinen, shounen, academia juvenil

Editado: 12.02.2020

Añadir a la biblioteca


Reportar