Academia de Asesinos

Tamaño de fuente: - +

Capitulo IX: Encuentro Violento Parte II

Kamata desciende hacia Ehirazu atacando con el filo de su poderosa espada Abbadon, a duras penas el mercenario logra apartarse a un lado evitando el impacto voraz del joven espadachín.

A pesar de mantenerse intacto, el segundo al mando de la Legión se encuentra con la confianza por el suelo, siendo un poco más fuerte que Kamata no cree poder vencerlo tan fácilmente como pensó en un inicio.

El Mercenario se queda mirándolo muy confundido sobre lo que hace, pues permanece inmóvil mirando en dirección hacia el pero no toma ninguna acción ni intención, de pronto comienza a sentir una cierta intensidad proveniente de él.

Lentamente baja su arma mientras la mueve hacia atrás, toma con ambas manos el mango, sus ojos se tornan oscuros mientras libera un pequeño humo que brota de ese lugar. Debajo de sus piernas el suelo se agrieta con tal violencia que ese sector del muelle comienza a deteriorarse.

Se impulsa rápidamente hacia su enemigo destrozando el suelo y dejando una cola de polvo. Ehirazu no logra adoptar ninguna postura de combate solo puede observar al joven acercarse con una increíble velocidad, finalmente  logra asestar el golpe moviéndose hasta detrás del mercenario. Con un movimiento rápido envaina su espada y vuelve a su estado ordinario, mientras que el mercenario palma su cuerpo en busca de heridas pero sin encontrarlas, pero comienza a ver como su espada Karibachi se agrieta poco a poco hasta que se rompe por completo, Ehirazu se voltea hacia Kamata:

 

—…—No me digas que este mocoso solo jugaba conmigo buscando un abertura en mi defensa…tsk— Su rostro enfurecido observa a Kamata mientras aprieta su puño sangrando en el proceso

 

A varios metros surge otra feroz batalla…

 

Grandes columnas de tierra y polvo sobresalen como erupciones volcánicas, Vorex combate con Brutallio con enorme poder.

El joven se abalanza con su mazo hacia el mercenario, este arroja su oruga hacia el frente. Vorex golpea con su arma a la oruga logrando rechazar el ataque pero detrás se acercaba Brutallio con una de sus cuchillas en su otra mano, ejecuta un fuerte movimiento que logra rasgar la ropa del brazo izquierdo:

—Me sorprende que puedas mantenerte de pie ante mi fuerza, será divertido matarte así— Le dice impulsado por una enorme confianza en sí mismo

—Me estas subestimando gordo imbécil, en el pasado se atrevieron a atacarnos en el bosque, pues déjame decirte que no has visto mis habilidades— Deja caer su mazo, se quita la manga y se recoge el largo cabello. Mira al frente de forma completamente diferente

 

Corre ágilmente hacia Brutallio que ríe a carcajadas burlándose del joven, pero este se mantiene compenetrado en su siguiente movimiento. Vorex alcanza a embestir al mercenario con fuerza sorprendiéndolo, viendo que no se defiende bien inicia su segundo ataque con un puñetazo al rostro, luego al estomago, seguido de otro al mismo lugar, Brutallio se recupera brevemente para responder con su oruga pero el joven lo esquiva pasando por apenas milímetros de su rostro. Luego de esquivarlo usa su habilidad para atraer su mazo, sin que se dé cuenta el mercenario recibe un impacto seco en su cabeza de parte del arma cayendo aturdido al suelo.

El Mercenario se levanta adolorido, de su boca brota una cascada de sangre, sus ojos desorbitados muestra el resultado del poderoso golpe del mazo. Vorex toma su arma y la apoya en el suelo, desafiante le dice:

 

—Así que Ibas a vencerme? Me encantaría verlo—

 

La batalla de las Leyes contra la Legión se traslada a metros de la entrada del Muelle...

 

Lucian y Riurik se enfrentan a muerte. Aunque la ventaja la posee Lucian como un tirador experto, el mercenario simplemente es superior en experiencia y arsenal de combate. El joven dispara sus armas pero el enemigo es veloz, se mueve en todas direcciones impidiéndole apuntar bien y fallando los impactos, esto lo inquieta cada vez mas hasta que sus primeros dos cargadores se quedan sin municiones.

Riurik ataca con sus cuchillas arrojadizas sabiendo de la terrible situación de su rival, una de las arrojadas roza en el brazo, Lucian no tiene más opción que huir hacia una estructura solida para cubrirse y poder recargar las municiones de sus armas.  Desesperado busca un lugar hasta que encuentra una pequeña torre  de comunicaciones, espera un momento  mientras corre hacia allí intentando calcular cuánto puede demorarse en cargar y recuperarse, para su mala suerte el mercenario lo persigue siendo mucho más rápido. Con mucha dificultad logra llegar al lugar, rápidamente entra y cierra la puerta, busca cuidadosamente si hay alguien dentro que pudiera estar en peligro pero parece que nadie está trabajando.

Lucian se acerca a un estrado cerca de los controles de comunicación, curiosamente comienza a hurgar los papeles hasta que algo lo perturba, uno tras otro toma los papeles que parecen ser documentos, mientras más busca mas comienza a encontrar cosas profundas y difícil de comprender. Finalmente el joven encuentra un último documento que lo hace caer al suelo:

 

—No…no puede ser…esto debe ser una puta broma! — Su rostro se torna color blanco pálido, rápidamente se reincorpora y toma ese último documento, pero comienza a escuchar sonidos que provienen de la escalera



Monkey D Nickman

#215 en Joven Adulto
#51 en Ciencia ficción

En el texto hay: academia juvenil, shounen, seinen

Editado: 12.02.2020

Añadir a la biblioteca


Reportar