Academia de Asesinos

Tamaño de fuente: - +

Capitulo XII: El Secreto en la Isla

Las Leyes caminan a través de un camino pronunciado pero directo hacia el Laboratorio. Luego de unas horas transitando a través del bosque logran llegar a una puerta metálica, extrañamente tampoco había alguien cuidando la entrada, esto enciende las alarmas en el grupo.

Knight se acerca con cuidado y comienza a tocar y deslizar sus dedos en el metal  la manija de la puerta,  sin encontrar nada extraño.

Con un gesto para continuar en alerta pero avanzar, Knight les ordena que continúen. Kaizer abre con sumo cuidado la puerta, poco a poco la rechinante estructura se va moviendo hasta golpear la pared no sin antes escuchar las alarmas del lugar. El joven líder de las Leyes voltea y les dice a los suyos:

 

—Ahora viene lo difícil, tengan cuidado— les dice en  susurro— Kaizer

 

Todos asientan con la cabeza y una enorme seguridad.

 

Knight es el primero en entrar, seguido por Kaizer y Kamata, un enorme pasillo casi oscuro se encuentra frente a ellos, ciertamente un combate en ese sitio no era la mejor estrategia para ambos bandos. Kamata observa a su alrededor y por detrás, previendo una posible emboscada, Megumi se acerca a Kaizer, disimuladamente le susurra al oído:

 

—Del otro lado pude detectar varias presencias, es posible que estén esperando para atacar usando la oscuridad de este largo pasillo, que haremos amor? — el sudor recorre su cuello producto del nerviosismo— Megumi

—Debemos mantener la calma, y esperar a que hagan su movimiento— toma de la mano a su amada mientras ella hace lo propio— Kaizer

 

Kaizer gira su cabeza dirigiendo su mirada a Kamata, este se percata y comprende el gesto de su amigo.

El espadachín camina lentamente hasta donde se encuentran los demás, Vorex le pregunta en voz baja mientras desliza su mano hacia el mazo:

—Kamata, sucede algo, cierto? — Vorex

—Tengan cuidado, hay enemigos en los alrededores, no se distraigan— Kamata

—Ya veo, entiendo— Vorex

—Bien, lo mejor será bajar el ritmo del avance— Lucian

—No sería lo más prudente, ellos están siguiendo nuestro ritmo— Megumi

—Es cierto, aunque la idea de este idiota no es descabellada, movernos lentamente hará que ellos atrasen su ataque…—Kamata

—Porque es evidente que planean atacarnos en alguno momento…y mientras más rápido avancemos…— Megumi

—Mas rápido nos atacaran al llegar a cierto punto, tendremos que atacar primeros— Maia

 

Kamata toma a su espada del mango y lentamente la desenvaina:

 

—Entonces lo mejor es...atacar rápidamente! — Kamata

 

Sin dudar desenvaina a Abbadon mientras cierra los ojos, el grupo se da cuenta de lo que hará y se predispone a  apartarse del camino, una leve respiración se escucha del joven.

Tan solo pasan cinco segundos, para que abra los ojos y lance su ataque:

 

—Wairudo…Suchiru!! — Acero Salvaje— Kamata

 

Un poderoso corte sale de la espada dirigida a la pared donde detectaron a los enemigos.

El ataque choca contra la estructura provocado un corte muy poderoso que lo destroza, los escombros caen mientras se levanta una pequeña  cantidad de polvo que aun así impide ver, tan solo se debe esperar a que se disipe.

La visibilidad finalmente regresa luego de que el polvo desapareciera, al otro lado se encuentran esperando algunos miembros de la Legión, Ehirazu y Brutallio:

 

—Veo que no tuvieron inconvenientes en llegar hasta aquí, tampoco tuvieron problemas con los guardias— Ehirazu

 

Kaizer se acerca hacia el agujero de la pared y le pregunta un tanto curioso:

 

—Guardias? Explícate! — Kaizer

—Hay guardias en toda la Isla, asi que me sorprende que hayan llegado aquí tan fácilmente— Ehirazu

—…—Algo anda mal, no había ningún guardia— Kaizer

—Y dime una cosa, quieren detenernos verdad? — Kamata

—Aun me debes algo tu infeliz! — señala a Vorex sin ocultar su resentimiento por la derrota en el Sur— Brutallio

 

Kaizer retrocede y mira a Kamata y Vorex:

 

—Tengan cuidado— Kaizer

 

Ambos jóvenes dan unos pasos al frente para enfrentarse a los dos miembros de la Legión:

 

—No te preocupes, voy a terminar esto de una vez y por todas— Kamata

—Lo mismo digo, terminare esa pelea— Vorex

—Bien, entonces vamos rápido! — Kaizer

—Chicos, cuídense, al terminar vendremos por ustedes— Knight

—No te preocupes Knight, avancen rápido! — Kamata

—…—Ustedes pueden chicos, no se rindan— Knight

 

El grupo avanza, esta vez a paso veloz a través del pasillo en busca de los demás miembros de la Legión y los científicos.

 

Mientras tanto, Kamata y Vorex se preparan para enfrentarse a la Legión.

El joven espadachín desaparece gracias a su enorme velocidad, Ehirazu hace lo propio para finalmente chocar ambos sus armas con tal violencia que produce una onda de choque y chispas, el mercenario se da el lujo de alabar al joven y su enorme mejoría:



Monkey D Nickman

#573 en Joven Adulto
#145 en Ciencia ficción

En el texto hay: seinen, shounen, academia juvenil

Editado: 12.02.2020

Añadir a la biblioteca


Reportar