Academia de Asesinos

Tamaño de fuente: - +

Capítulo I: Crisis y Las Nuevas Esperanzas

Tres meses después de lo acontecido en el Laboratorio mercenario…

 

Kaizer permanecer en un hospital en la Academia del Sur esperando su alta. La herida provocada por la Quimera fue casi fatal, pero la alta resistencia y su voluntad acabaron por salvarlo de una muerte segura.

Megumi entra a la habitación de su novio con unas flores para cambiar las que yacen en la ventana, allí lo encuentra sentado en la cama mirando el paisaje.

Ella se acerca y quita las flores viejas para colocar las nuevas, Kaizer extiende su brazo y toma la mano de su amada:

 

—Como estas? — Le dice mientras acaricia su mano— Kaizer

—Sí, y tu cariño? Aun te duele la herida? — Se sienta a su lado mientras acaricia su rostro— Megumi

—Algunas veces, es en verdad molesto— Kaizer

—El doctor dijo que apenas te atravesó con sus garras, si hubiera usado toda su mano habría destrozado tus órganos y casi la mitad de tu cuerpo…—su voz se torna temblorosa— Megumi

 

Las manos le tiemblan, agacha su cabeza mientras caen lágrimas en las sabanas, Kaizer se da cuenta y la rodea con sus brazos conteniéndola:

 

—No quiero verte morir…no quiero! No quiero! — Megumi

—Ya paso, tranquila estamos seguros aquí— Kaizer

—Por favor, prométeme que no ocurrirá de nuevo, por favor, quiero perderte— le dice desconsolada— Megumi

—Te lo prometo, jamás permitiré que me veas de nuevo así— le responde mientras besa su frente— Kaizer

 

Al cabo de unos minutos, se levanta de la cama casi recuperado, se viste con su clásica vestimenta con ayuda de Megumi y salen de la habitación rumbo a la oficina de la Directora Durias.

Caminan a lo largo de un pasillo muy colorido, con ventanas que permiten ver los campos de entrenamiento. En el camino se encuentran con Maia, esta se emociona al ver recuperado a Kaizer y corre a su encuentro envistiéndolo por la emoción, ya en el suelo lo abraza llorando:

 

—Kaizer, que bueno que estés bien, no sabría que hacer si alguno de ustedes hubiera muerto— Maia

—Lamento preocuparlos, enserio, pero ya estoy bien— le dice con una sonrisa segura— Kaizer

—Ven, vamos amor, debemos ver a Durias— Megumi

 

Megumi junto a Maia, ayudan a ponerse de pie a Kaizer para continuar con su camino rumbo a la Oficina.

Al llegar son recibidos por la secretaria que les abre la puerta. Allí encuentran postrada en su escritorio acomodando con sumo cuidado unos documentos mientras revisa informes.

Levanta su mirada y observa a los tres jóvenes, con un tono amistoso les dice mientras se pone de pie:

 

—Me da gusto saber que están bien, debo admitir que no sabíamos que sucedía aunque también lamentamos la perdida que han sufrido y comprendemos  muy bien como se sienten— Durias

—A duras penas pero…—Kaizer

 

Megumi se acerca al escritorio y golpea con firmeza sus puños contra la madera mientras grita desde sus más profundos sentimientos:

 

—Como puedes decir eso tan fríamente?! Knight ha muerto…acabamos heridos…Kaizer…Kaizer casi muere!!  No se supone que esto debía ser así, ustedes sabían sobre el laboratorio, ustedes sabían que ocurría y lo ocultaron…—Megumi

—Megumi ya basta! — Su voz firme sorprende a la joven— Kaizer

 

Le toma la mano a Ella firmemente, transmitiéndole gran seguridad y calmando sus nervios. Dirige su mirada a Durias:

 

—Megumi tiene razón, nos debe una explicación, entendemos que guardan información demasiado vital sobre lo que hacían allí, inclusive tengo la corazonada que ustedes saben que son esas criaturas. Es mejor decirnos a nosotros tres que están juntos, ciertamente no creo que Kamata y Vorex se contengan solo porque sea una autoridad, así que por favor explíquenos— Kaizer

—…—Este chico, no es el mismo que aquel que conocí, ha alcanzado un nivel de madurez increíble, está decidido a cambiar las cosas— Durias

 

Una sonrisa de alivio recorre el rostro de la Asesina, se acerca a su escritorio y toma asiento, toma su vaso con agua y le da un largo sorbo, finalmente decide bajo su propia responsabilidad contarle todo lo que sabe:

 

—Les contare todo lo que sabemos, y espero que comprendan la situación— Durias

—Somos todo oídos— Kaizer

—Hace exactamente diez años atrás, notamos una anomalía a varios kilómetros de la costa oeste, lógicamente enviamos  unos asesinos para revisar el lugar. Pasarían días, semanas, inclusive meses pero jamás hemos vuelto a saber de esos asesinos, solo desaparecieron. Un par de años después, la actividad sospechosa en aquella isla se multiplico enormemente al punto que comenzamos a sospechar, la situación empeoro mucho más cuando se sucedieron las desapariciones a mano de la Legión de Mercenarios, no solo mataban a asesinos, sino que en ninguna situación quedaban los cuerpos, como si hubiera desaparecidos por arte de magua. Con la aparición de los Siniestros, hemos logrado entender algo…—suspira con calma— el enemigo ha comenzado a trabajar en algo fuera de nuestro conocimiento, y se relaciona con la modificación psicológica, una alteración de la estabilidad bajo ataques físicos y psicológicos, por ese motivos Zanya…Hiksu y Silver eran simples asesinos, pero con un nivel de poder enorme y mente inestable. Cuando Kaizer los venció creímos que la actividad sospechosa en la isla se detendría de una buena vez…fue un error, porque la situación empeoro luego, porque hace casi un año y medio la actividad aumento significativamente, no entendíamos porque sucedía, cuando nos dimos cuenta el Sur-oeste era un caos, no podíamos mantener el control, hace casi cuatro meses nos enteramos que la Legión se encontraba operando más activamente,  luego aparecieron ustedes y decidimos darle esta misión. Ocurrió lo que ocurrió, fueron liberadas esas dos quimeras, esas criaturas son producto de la actitud egoísta y desalmada, no solo eso sino de la manipulación genética misma llevada a alturas siniestras, aquellos asesinos aniquilados fueron llevados a ese lugar para servir de sujetos de prueba, desde la consciencia hasta la acumulación de poder. Desde ese día que fueron liberados, esas dos bestias han estado matando y devorando a quien se les cruzara en su camino, ya hemos contabilizado cincuenta desaparecidos y aun continúa…— Durias



Monkey D Nickman

#213 en Joven Adulto
#51 en Ciencia ficción

En el texto hay: academia juvenil, shounen, seinen

Editado: 12.02.2020

Añadir a la biblioteca


Reportar