Academia de Vampiros y Lobos

Tamaño de fuente: - +

Capítulo 1

La tristeza...

Es uno de los sentimientos que me molesta, odio ser tan sensible, pero cuando se trata de mi familia, esto va en serio. Una estapa que venía atravezando desde los catorce años, sé como terminará y no estoy lista para ello. En cambio, mi madre parecía inmune a estos sentimientos, parecía no afectarle, pero sé que desde el fondo de su corazón siente ese dolor tan profundo. La puerta se abrió a medias, dejando ver el rostro del médico que se ocupaba de mi padre: - Buenos días Sra. Robinson, - saludó a mi madre estrechando su mano delicadamente y dedicando una sonrisa de esperanza, algo que no serviría de nada para mi ni para mi madre - y a usted - el médico me dedicó un guiño y con la planilla en sus manos se acercó a la camilla donde mi padre estaba acostado, luchando por su vida - veamos como está - el hombre se acercó a la máquina y observó la información que este brindaba - por ahora todo en orden, - se volvió a nosotras y nos dió un gesto que esta vez, no daba esperanza - señoritas... me temo que no hay solución. Está bien, las pulsaciones cardiacas están funcionando, pero la pérdida de sangre dificulta la mejoración, y por más bombeo del orgáno, es...- suspiró y su mirada bajó al suelo - tarde. - dió un giro sobre sus talones y salió de la habitación dejando un silencio triste. Observé a mi padre, estaba pálido, tenía los labios resecos y su mirada era débil. Su mano a levantó lentamente, me acerqué  apresurada para ver que es lo que necesitaba.:      - ¿Qué quieres? - señaló a mi costado, había un vaso de agua sobre una mesita donde estaban sus pertenencias. Tomé el vaso y se lo di, pero apenas lo tomósus fuerzas desaparecieron y el objeto cayó e impactó contra el suelo, rompiéndose en mil pedazos y expandiéndose por rincones inesperados. Observé el rostro de mi padre y sus ojos de cerraron, para pronto la máquina soltar un pitido agudo y mostrando la línea recta, dando como señal que perdí a mi padre para siempre - ¡Papá! ¡No, ahora no! - lo sacudi un poco, abrí la puerta y llamé a gritos al médico, este apareció de inmediato - ayudenos...se está yendo - supliqué con lágrimas, el hombre avanzó y tomó el pulso, pero suspiró y negó con la cabeza - No, no, no - me quise acercar, pero mi madre me detuvo:- ¡Samantha! - gritó - ¡Ya déjalo ir en paz! - fruncí la entre ceja y quité su mano de mi, como reacción hablé: - ¿Q-qué? ¿Que te pasa mamá? Mi padre a murió y no volveré a verlo nunca más, ¿No te duele haberlo perdido?. A lo que mi madre responde :- ¿Qué te hace pensar que no? - tomó de mi brazo y me sacó fuera de la habitación.

  • Los días pasaron desde la muerte de mi padre, no verlo en las mañanas me duele, jamás me prepará el desayuno, jamás me sonreirá, jamás e dirá un te amo, jamás escucharé su voz, jamás me irá a buscar al colegio, jamás escucharé como cantaba en la ducha, jamás escucharé sus chistes, jamás sentiré su perfume, jamás recibiré un abrazo suyo, jamás nada. Es feo perder a un ser querido, y más si es tu padre o madre, son los que más fortalece un vínculo fuerte. Hoy es su entierro y todas mis tías irán. Mi mamá se puso un vestido negro y llevó unas gafas. Yo en cambio llevé un jean negro y una camisa blanca. Mientras en padre hablaba y algunos pasaban a decir unas palabras, levanté mi mirada y observé el cajón, y algo llamó mi atención. Una huella animal estaba posada en la misma, tenía algo de tierra, lo que me llevó a pensar que un perro pasó por encima y el mal servicio del velatorio. El mismo terminó a las nueve y cuatro de la noche, llegué exhausta. Me tomé una ducha y me recosté un rato, no madre estuvo callada toda la mañana, para resumir, todo el día, ni un buen dia para mi. Pero la noche no termina acá, antes de tomar mi celular escucho un grito de parte de mi madre. Rápidamente bajé las escaleras y vi como el vidrio de la ventana estaba roto en pedazos, bajé los últimos escalones y a la derecha observé a mi madre apoyada contra la pared con un cuchillo en su abdomen. Rápidamente avancé a ella pero me dió un gesto de que me detenga.
  • - No avances más - susurró - sube a mi habitación y busca este símbolo - mostró un trisquel desde su celular y lo rompió. Acto seguido escuché otro ruido - ve ahora, usalo para cuando sea necesario, yo puedo - negué pero vi una sombra en la pared del pasillo que se dirigía a la lavandería - Samantha hazme caso una vez en tu vida - gruñó como toda madre molesta. Obedecí a su orden y cuando entré al cuarto, cerré con llave, rápidamente tomé el teléfono de línea y marqué el novecientos once, la operadora contestó pero entrecortado, así que corté e hice lo que mi madre me pidió. Busqué por todos lados pero encontraba nada, sólo buscaba elementos, pero nunca pensé en marcas. Busqué hasta que encontré en una pared al costado del ropero, pero allí no había nada. La desesperación me invadió y me senté en el suelo, ya era tarde para ayudar. golpea. Un susurro llamó mi atención, observé para todos lados pero no había nadie. Golpea en el símbolo. Aún así obedeci, allí había una caja y cuando la abrí, había un collar con dije de piedra lunar, y una carta. Al ponerme el collar, comencé a sentirme mareada, y la vista se me nublaba. Y luego, oscuridad.

 

Pd: Holaa! Aviso que a lo largo del tiempo cambiaré la portada 😇  y además algunos objetos van apareciendo en los capítulo, que muy pronto conectarán, por ejemplo el trisquel y el collar de piedra de Luna. Espero les haya gustado el primer cap, si hay algo extraño como ortografía,  no duden en decirme, subiré los caps.  Cada miércoles ya que es el día en el que se subió este cap y si alguien me puede ayudar de cómo sacar eso puntos en forma de ítem cuando hago punto a parte, jeje soy nueva. Besoos👄❤

  •  



Mio

Editado: 03.10.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar