Adela

Tamaño de fuente: - +

CAPITULO VIII

El día de hoy todos en la agencia estamos muy estresados puesto que hoy regresa Armando después de unas largas vacaciones y tenemos que tener todo organizado y ponernos al día con el trabajo pendiente ya que, lo primero que hace Armando cuando llega después de unos días fuera de la agencia es una reunión y nos pide un informe bien detallado de todo. He notado a mi amiga Pamela muy contenta el día de hoy, y pues obvio su felicidad se debe al regreso de Armando, la única que está contenta por su regreso es ella no cabe duda que el amor nos ciega y hace que veamos todo color de rosa y que hagamos cosas que nunca pensamos que seríamos capaz de hacer. Solo espero que Armando algún día le de el lugar que ella merece en su vida, ella es una gran mujer, cualquier hombre debería sentirse orgulloso de tenerla a su lado como su compañera de vida. Pero muchas veces los hombres no saben apreciar a una mujer virtuosa y terminan buscando lo peor.

Estos días en la agencia han sido difíciles desde que me enteré de la existencia de Deborah y tenerla que ver casi a diario, ya se cree dueña y señora, nos manda como si fuera nuestra jefa, no la soporto y lo peor de todo es que Max no la pone en su lugar. Max y yo no hemos vuelto a tener un encuentro cercano desde aquella vez que nos besamos apasionadamente, el ha seguido buscándome pero yo aún sigo muy enojada y decepcionada por haberme ocultado su relación con Deborah, y lo he tratado con mucha indiferencia sólo hablo del trabajo y si noto que va hablar de algo personal o si se acerca a mí me retiro de inmediato y lo dejo con la palabra en la boca. Me parece una falta de respeto a Deborah y a mí que el trate de tener algo conmigo estando comprometido, eso no habla bien de un hombre.

Aunque Deborah me cae pésimo no se merece que Max la traicione con otra, aunque esa otra fuera yo misma.

Pamela se acerca a mí y me pregunta qué tal se ve con su nuevo vestido le digo que le queda hermoso y pues es la verdad Pamela tiene una figura envidiable. Le pregunto a Pamela que cual es el motivo de su felicidad, me sé la respuesta pero quiero ver si ella de una vez por todas se decide a contarme sobre Armando pero una vez más no logré nada, me contestó que está igual que todos los días, sonriente por un nuevo despertar. Mientras estoy hablando con Pamela alcanzo ver al dictador Armando entrando por la puerta principal de la agencia, ya es el fin de la democracia y el respeto, tengo que reconocer aunque esté súper enojada con Max, que él fue un excelente líder, siempre nos trató con respecto y nos daba mucha participación en la agencia cosa que Armando nunca ha hecho.

Armando saluda con un frío buenos días, después de tanto tiempo sin ver a sus empleados lo mínimo que podía hacer es dar un cálido saludo pero no, el siempre será un prepotente, dictador, gruñón... y uff la lista sigue.

Desde que Armando llega a la recepción me dice que me necesita en su despacho pero antes me miró extraño como si se alegrara de verme, debo de estar alucinando porque Armando tiene una piedra en el corazón, a nada le tiene afecto. A Pamela a penas la miró y ella tan emocionada que estaba esperándolo, es un descortés como puede ignorarla de esa forma cuando ya todos sabemos que tienen algo, es un secreto a voces.

Me dirijo hacia el despacho de Armando, pero antes le pido a Dios paciencia para soportarlo. Entro al despacho y Armando está sentando en su sillón de espalda desde que siente mis pisadas se voltea y me pregunta que como ha estado todo en la agencia desde que él se fue, le contesto que todo ha ido de maravilla, que hemos logrado captar nuevos clientes y que hemos adquirido mas propiedades en zonas exclusivas de la ciudad y que la publicidad que se le ha dado a la agencia ha dado muchos frutos. Armando se queda unos segundos callados, ni siquiera mostró emoción alguna por lo que le acabo de decir, luego de sus segundos de silencio me ordenó que convocara a todos para una reunión dentro de una hora y que tengamos nuestro informe listo y que por favor me retirara de su despacho.

Y pues así inicia la pesadilla de todos en la agencia, no lleva ni una hora aquí y ya se siente la tensión en toda la agencia. Les informo a todos lo que ya saben de antemano, que hay una reunión y lo del informe, todos están de aquí para allá sólo espero que todos tengan su informe listo porque de lo contrario que se despidan de su trabajo porque conozco a Armando y no tolerará tal falta, cuando alguien no hace lo que Armando le pide o simplemente difiere con su punto vista sobre determinados temas se enoja bastante y termina despidiéndolo.

Yo tengo listo mi informe, a través del tiempo he mejorado mucho elaborando mis informes y Max a colaborado un poco en eso, por cierto hoy no he visto a Max tal vez debe de estar preparándose para la reunión, Armando le pedirá cuentas de su trabajo, el cual ha sido maravilloso la agencia está en uno de sus mejores momentos económicos. Armando debería anunciar su retiro y dejar a Max encargado de la agencia por tiempo indefinido.

Siempre me he preguntado cuál es el lazo entre Max y Armando, porque para que Armando lo dejara encargado de la agencia debe de ser de su entera confianza pero lo que me sorprende es que nunca había visto a Max en la agencia ni había escuchado su nombre, él apareció por arte de magia en la agencia pero lo bueno es que la sacó a flote.



Stephanmar

#9727 en Novela romántica
#1571 en Chick lit

En el texto hay: chicklit, romance, celos y amistad

Editado: 03.08.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar