Adela

Tamaño de fuente: - +

CAPÍTULO IX

No aguanto más siento que me voy a desmayar, estoy muy agotada, Pamela y yo tenemos dos horas caminando por todo el Mall en busca de nuestra ropa para el congreso de agentes inmobiliarios, el cual se celebra cada año en Miami, Florida y reúne a los mejores agentes inmobiliarios del país.

Este año es al primer congreso al que asisto fue decisión de Armando y lo primero que me dijo fue, que es a trabajar que vamos que no es de vacaciones debo confesar que cuando Armando me informó que tenía que ir al congreso y que sería un fin de semana en el hotel El Dorado de Miami con todos los gastos pagos en lo último que pensé fue en ir a trabajar pero como la felicidad dura poco Armando se encargó de hacerme aterrizar y me acabé resignando que es a trabajar muy duro y bajo presión para que todo salga bien puesto que iré no solo para asistir a Armando sino a todos los agentes de la agencia y en ese paquete también va incluido Max, el culpable de todos mis desvelos.

Le pido a Pamela que por favor vamos a comer algo y a sentarnos a descansar los pies, pues ya no me dan para más, Pamela me dice que conoce un lugar aquí mismo en el Mall que vende una comida deliciosa y está bien cerca de donde estamos y que no tenemos que tomar el ascensor y yo le digo que por supuesto.

Llegamos al lugar y es bien acogedor, no es muy grande pero tiene el espacio justo y la decoración está muy linda, es estilo vintage, dan ganas de querer quedarse a comer con solo ver el lugar.

La camarera se acerca a nosotras nos da la bienvenida y nos toma la orden con una sonrisa en su rostro muy amable, al parecer no solo el lugar es lindo sino que también hay buen servicio para los clientes cosa que valoro demasiado.

Noto que Pamela no deja de ver su celular así como cuando alguien está esperando los mensajes o llamadas de alguien con gran desesperación de pronto Pamela recibe una notificación en su celular cuando la escucha se alegra y de inmediato enciende su celular pero cuando lee el mensaje se decepciona tal parece que no es la persona que ella esperaba estoy segura que ella espera con ansias algún mensaje de Armando.

El hace lo que quiera con los sentimientos de mi amiga y ella siempre está pendiente de que nada le falte quiere hacerlo feliz y en cambio ella no recibe lo mismo de él, espero que algún día ella se dé cuenta de que Armando no la merece.

Le pregunto a Pamela si le pasa algo y me contesta que sí, esto me no me lo esperaba, será que Pamela por fin se va a decidir a contarme lo suyo con Armando.

Pamela me dice que tiene un romance y que está muy enamorada pero que no la está pasando muy bien porque esa persona no quiere hacer público su romance y sin esperar que ella me diga el nombre le digo que se lo de su romance con Armando y que es un secreto a voces en la agencia y que ella merece a alguien que la valore.

Por la reacción de Pamela definitivamente no esperaba que yo dijera eso, está algo sorprendida pero al cabo de unos segundos me confirma lo que ya sé y casi entre lágrimas me dice que lo ama con todas sus fuerzas y que está sufriendo mucho y que ha intentado alejarse de él en varias ocasiones pero luego cae rendida a sus pies cuando él la busca, hasta ha pensado en dejar el trabajo para ya no verlo más pero al final cambia de idea.

No sé qué decirle a Pamela porque yo también estoy pasando algo parecido con Max, lo amo tanto que no puedo alejarme para siempre de él, aunque claro Max no es como Armando, un dictador sin corazón.

Pamela me sigue contando más detalles de su relación con Armando, dice que es un hombre con carácter fuerte pero que algunas veces se comporta algo tierno con ella y caballeroso y que le encanta cuando él la mira con ojos seductores y que ellos dos son fuego cuando están juntos, que su relación es muy pasional pero ya llevan varios años así y que ella quiere algo más formal y que no puede entender porque Armando si está libre de compromiso no hace su relación pública.

Me sorprenden tantos detalles pero a la vez me agrada porque eso indica que Pamela me tiene confianza. Al escuchar a Pamela contarme de su relación con Armando no me queda la menor duda de que él no la quiere porque un hombre que de verdad esté enamorado de su mujer lo grita a los cuatro vientos y presume a su mujer ante todos pero no sé cómo explicárselo a Pamela no le quiero romper el corazón porque a la pobre el amor la tiene muy cegada.

Lo único que se me ocurre decirle a Pamela es que le dé un ultimátum a Armando de que si él no hace pública su relación y se comporte como un verdadero hombre le informe que su relación terminará.

Pamela me pregunta que si estoy segura de que eso lo hará recapacitar, le respondo que no pero que es algo que tiene que hacer por su bien y si la respuesta de Armando es negativa lo mejor sería que se aleje de él para siempre. El rostro de Pamela fue invadido por una tristeza enorme quizás en el fondo sabe cuál será la respuesta de Armando.

La camarera nos trae nuestra comida, yo ordené una pasta carbonara y por lo que se ve está bien deliciosa, Pamela ordenó pechuga a la crema con ensalada verde. Desde que la camarera nos da la espalda empiezo a devorar toda mi comida, tengo una hambre mortal creo que necesitaré otro plato de pasta porque con esta hambre no creo que un solo plato de pasta logre satisfacerme.



Stephanmar

#9850 en Novela romántica
#1607 en Chick lit

En el texto hay: chicklit, romance, celos y amistad

Editado: 03.08.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar