Afortunados accidentes.

Tamaño de fuente: - +

2- tú...

No soy esa clase de chicas que tiene pensamientos suicidas ni nada de eso pero en este mismo momento no me importaría estar bajo tierra sin sentir ni un solo musculo de mi cuerpo...

Han pasado 2 semanas desde aquel día y debo decir que aunque aun no he soportado en carne propia lo que son capaces de hacer estas personas,no quita el hecho de tener pesadillas todas las noches con los gritos de las personas que hacen lo que no deben y deben entonces sufrir la regla número 5...

No entiendo como estás personas pueden dormir de noche teniendo en cuenta todo lo que nos hacen sufrir.

Ahora se preguntarán "¿Cómo rayos aun no tienes la mente rota y decides suicidarte ahora mismo?" La verdad que ni yo misma lo sé,no lo puedo explicar bien pero en cierta forma,a pesar de todo lo que pasa alrededor,me siento... Segura? Creo que no es exactamente la palabra que estoy buscando pero no consigo otra que lo defina,a lo mejor ni existe... Esto es raro... ¿Mi habilidad será no sentir dolor emocionalmente? No lo creo,muy poco probable...

Pero entonces... ¿Qué siento exactamente?...

Mientras estoy pensando en que puede estar pasandome el mismo guardia sexy y casado entra a mi celda,no entiendo a este hombre,actúa de manera tan extraña y sospechosa que nunca puedo descifrar que dirá,hará o que esta pensando...

-Número 233,tendrá un cambio de celda,acompañeme- dijo el hombre del cual aun no he escuchado su nombre,rápidamente hago lo que dice,no es buena idea tardarse a elaborar una orden con poco más de 5 guardias observandote.

Luego de caminar ya un buen rato entramos a una habitación un tanto extraña,no hay mucha luz pero aun así es posible caminar sin tropezar con algo, -desde aquí yo me encargaré de ella,ustedes vayan a monitorear a los strangers de la planta 4- dijo el guardia sexy y los otros acataron su orden,a pesar de que todos esos guardias eran un tanto mayores que el sexy. Debe tener un puesto muy alto para que todos hagan lo que dice de una manera tan diligente...

Al momento en que los guardias cerraron las puertas,un escalofrío corre por mi columna vertebral,siento el peso de una mirada sobre mi espalda y creanme cuando les digo que voltearía si mi miedo no le ganara a mi curiosidad ahora,y eso es mucho. Un dato curioso sobre mi es que no me gusta mucho la oscuridad,cuando era niña,al momento en que apagaba la luz para dormir,sentía que algo me observaba,siempre fue así,incluso ahora en lo que llevo de vida adulta no puedo dormir si no hay un poco de luz en mi habitación...

-Número 233...-comenzó a decir el guardia mientras se acercaba peligrosamente a mi,mi cuerpo al sentir el peligro y la adrenalina correr por mis venas da varios pasos hacía atrás,pero esto no parece inmutar al guardia,por favor no me digan que me va a violar... Aunque tampoco me quejo tanto,pero rayos! me quiere violar! y soy virgen!! -aunque en este momento es mejor decir señorita Jennifer Rose...- dijo y paro en seco al escuchar mi nombre salir de su boca y no el número que me han puesto-

-ah?- es lo único que soy capaz de decir,no sé si por la sorpresa o por el hecho de que me tropecé con un estúpido cable y caí de espaldas,ahora me duele el trasero,genial!.

-Jennifer,escucha atentamente lo que te voy a decir- me dijo,¿desde cuando este tipo me tutea? -en este momento no iras a una celda pero necesito de tu colaboración fingiendo que iras a castigo,entendiste?- me dijo tan serio que siento que si no lo hacía me mataría ahora mismo. Yo aun no puedo moverme por el shock,¿qué diantres está pasando? -bien,tomare tu silencio como un si,ahora levantate de una buena vez que no tenemos todo el día- me tomó del brazo y me llevo a otro lugar donde pude ver desde lejos habían guardias.

Este es mi momento de debutar como actriz,al momento en que llegamos al campo visual de los guardias de esa zona comencé a retorcerme y gritar a más no poder,intente correr pero este guardia era mucha más fuerte que yo;los espectadores solo bufaron y voltearon la mirada mientras el guardia y yo seguíamos con nuestro pequeño espectáculo.

Al momento en que los guardias no nos veían deje de hacer tanto show para concentrarme en lo importante... ¡¿A dónde me lleva este tipo?!,veo que nos acercamos a una puerta de hierro un tanto diferente a las demás del lugar,por alguna razón está puerta no tiene número ni seguros por donde mires. Entramos y grande fue mi sorpresa al ver lo que había dentro. En el centro de la habitación había una mesa redonda de plata,ninguna silla,cajas apiladas una encima de otra cerca de las paredes,una sola bombilla que iluminaba todo el cuarto y tres hombres que ahora estaban mirandome,como si me estuvieran analizando,y en seguida vuelve el escalofrío a mi espalda.

-que bien que pudiste traerla sin problemas,Logan- dice el hombre mayor,de unos 50 años aproximadamente,intuí que ese era el nombre del guardia,él me suelta y camina adentrandose más a la habitación,suspira y voltea a verme haciendome señas de que caminara a la mesa,yo con el miedo corriendo por mi torrente sanguíneo avanzo hasta llegar a su lado.

- yo... ¿qué estoy haciendo aquí?¿es el lugar donde torturan a todos?¿voy a morir?¿me van a violar?¿me venderán a china?¿van a obligarme a hacer algo malo?...- dije cada vez más rápido,la pausa la hice solo para respirar,si no necesitara oxígeno seguiría con todas mis preguntas. Mientras trato de recuperar todo ese aire que salio de golpe de mis pulmones escucho una pequeña risa,volteo a la dirección de la que provino y me quedo un poco perpleja al ver a un chico de tez pálida,pecas por todas su nariz que llegan hasta sus mejillas,su cabello un poco largo peinado como honguito,ojos azules y cuerpo no muy tonificado pero aún así muy lindo,no creo que tenga más de 21 o 22 años.



Marien Villalobos

#1343 en Ciencia ficción
#2817 en Thriller

En el texto hay: romance, odio, tragedia y realidad

Editado: 16.01.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar