Al Sur Del Trópico

Tamaño de fuente: - +

22

33

 

 

Santiago tuvo que reunir esfuerzos para no soltar la carcajada cuando sus ojos de fijaron en Verónica. Su mamá saludó a la muchacha de manera amable, haciéndola seguir a la sala de televisión, lugar en el que él se encontraba con su pierna en reposo mientras trataba de salir del aburrimiento mirando un enlatado gringo. Vistiendo unas sandalias planas, una falda de jean y una blusa carente de mangas de tono verde claro, la simpática muchacha había dejado de ser rubia. Tenía el cabello igual de largo a como se lo había visto un par de días antes, pero lo había teñido de castaño oscuro, lo que no solamente la hacía lucir diferente, sino que también le restaba parte de su atractivo físico. Santiago pensó que su amiga era de aquellas que definitivamente lucía mucho mejor con su cabello rubio natural.

–¿No te gusta? –fue lo primero que preguntó ella, inclusive antes de saludar.

–Digamos que está… diferente.

–Es que tenía ganas de cambiar –Verónica se sentó frente a él al tiempo que mostraba cómo arrugaba los labios.

<<Pero hay que cambiar para bien, no para mal>>, fue el pensamiento que pasó por la mente de Santiago.

–¿Y cuándo te lo teñiste?

–Hace nada. Por eso te dije que me demoraba en venir cuando me llamaste, estaba saliendo rumbo al salón de belleza.

–¿Y eso tiene algo que ver conmigo? –Santiago mostró una leve sonrisa.

–¿Tú estás loco?, ya te dije que solo quería cambiar…

–Es que como el otro día dijiste que a mí solo me gustaban las pelinegras.

–Mira, yo te digo una cosa, si tú fueras algo mío, hasta de pronto lo haría por darte gusto, pero no me voy a poner a hacer algo así solo por un simple amigo.

–¿Entonces solo soy un simple amigo?

La conversación fue interrumpida por la mamá de Santiago, quien les traía un par de limonadas con hielo. Verónica, con la sonrisa más amplia que Santiago le conociera, le agradeció, tomó los dos vasos de la bandeja, agradeció, le pasó uno a su amigo y le dio un sorbo al suyo. Una vez la señora marchó, se quedó mirando el vaso detenidamente antes de hablar.

–Tú sabes que puedes ser lo que quieras, si algún día dejaras de pensar en tu pasado.

Santiago pensó en lo vacío que a veces podría llegar a ser. Hace unas pocas horas estaba convencido de querer ennoviarse con la rubia, en parte por despecho y en parte por querer, de esa manera, olvidarse de Carrie, pero el haber visto a Verónica <<disfrazada>> de otra persona había espantado ese pensamiento, llegando a la conclusión de estarse apresurando en sus decisiones, y de no haber tenido la paciencia suficiente en lo que tenía que ver con la niña de sus sueños.

–Ya te dije que no es cosa del pasado, o no sé si te lo dije, pero te dije que como no sé si nos vamos a quedar aquí, entonces eso es lo que me frena.

–¿Entonces vamos a volver sobre el mismo tema del otro día?

–No es el mismo, ahora estás pelinegra –bromeó Santiago.

–Yo ni sé por qué te sigo haciendo caso –dijo ella sacudiendo la cabeza sin quitarle los ojos de encima.

–No te ponga brava, pero es que te imaginas que de pronto me toque regresar a Bogotá, ¿y entonces qué?

–Barro, en eso tienes algo de razón –dijo ella estirando los labios y mirando hacia abajo–, pero es que eres el único en este mundo que piensa de esa manera.

–¿En serio?

–Pues claro… ¿O tú crees que alguien más no estaría tratando de gozarse sus vacaciones, así bien bacano, mientras el papá decide qué carajos hace?

–Nica, tú eres diez puntos, pero no quiero que nadie salga herido de este cuento, entonces solo es esperar un poquito más y ya.

Santiago sabía perfectamente que se estaba dando algo más de plazo para encontrar a Carrie o para que ella decidiera buscarlo. No le gustaba para nada lo que le estaba haciendo a Verónica; era una niña bonita, simpática, con varias cualidades e interesada en él. Era cierto que para su gusto, había perdido parte de su atractivo al teñirse el cabello, pero de todas formas seguía siendo una muchacha muy bonita.

–Santi, ¿tú alguna vez habías encontrado una pelada más boba que yo?



carlosdiazdc

Editado: 07.10.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar