Al Sur Del Trópico

Tamaño de fuente: - +

26

 

 

37

 

 

–Eche, primo, tú que sabes de gringas y toda esa vaina, va a tocar que me aconsejes –le dijo Fabio a Santiago mientras disfrutaban de un par de cervezas frías, cómodamente sentados en el balcón del apartamento del joven bogotano.

–¿Gringas? ¿Se levantó una gringa o qué? –la imagen de Carrie vino inmediatamente a la mente de Santiago. Con el paso de las horas, un sentimiento agridulce se había estado apoderando de su ser. Contaba el tiempo que faltaba para llegar hasta Arenas Blancas y definir de una vez por todas la situación con la niña de sus sueños, pero al mismo tiempo se convencía de que ella había tenido el tiempo suficiente para contactarlo y sin embargo no lo había hecho.

–En esas estoy, mira que hay una que está divina, así con los ojitos claritos, toda linda, pero anoche le iba a zampar un beso… pero me corrió la cara –Fabio meneo la cabeza antes de tomar un sorbo más de su cerveza.

–¿En serio?, ¿y dónde la conoció?

–La otra noche, estábamos con el viejo Alan por allá en los Papagayos comiendo, y ahí estaba la hembrita con una amiga, y mira que la amiga así como veteranita y tales, pero también muy bonita. Total les hicimos la charla y terminamos por allá bailando en un barcito.

–¿Pero eran turistas o qué?

–Mira que yo no sé, porque la veterana trabaja en Arenas Blancas, el resort ese lujosito que está más allá de Posos Colorados, pero la sardina dijo que era turista pero que de pronto se queda a vivir aquí en Santa Marta, que esto es mejor que Bogotá y tales.

–¿Y cómo se llama la pelada? –la coincidencia creada entre gringa y Arenas Bancas le llamó la atención a Santiago, aunque bien sabía que en aquella clase de sitios se hospedaban muchos norteamericanos.

–Carrie… Es así de pelito largo oscuro, ojitos claros, blanquita… pero pues ya está cogiendo colorcito.

–¡Fabio, hermano, Carrie se llama la pelada que le conté que yo andaba tragado allá en Nueva Jersey, y también es de ojos claros y de pelo largo oscuro! ¿No será la misma?

–Mira que coincidencia, primo, pero esta pelada es de California y disque lleva dos años viviendo en Bogotá. ¿Acaso no me dijiste que la tuya andaba encanada por allá en Gringolandia?

–Andaba, pero parece que ya no, porque es que yo la vi, y precisamente en Arenas Blancas el otro día que estaba allá con Verónica.

–¿Qué tú la viste? –Fabio se mostró sorprendido.

–Sí, pero como estaba con Verónica no me le pude acercar ni nada, pero sí era ella.

–Ven acá, ¿qué carajos va a estar haciendo tu gringa aquí en Santa Marta cuando se supone que está pagando cana en Gringolandia?

–No tengo ni idea…

Santiago le relató a su amigo todo lo que había sucedido con respecto a Carrie durante los últimos días, incluyendo su plan de ir a buscarla al día siguiente, cuando su rodilla estuviese un poco mejor.

–Cipote historia… Mira, primo, que ese sí es un cuento como para sacar en una telenovela, no joda.

–Yo ya no me hago muchas ilusiones, porque la verdad es que si ella quisiera, ya hace rato me hubiera llamado –Santiago arrugó los labios, su mirada perdida en el horizonte.

–Tú tienes que ir mañana a ese hotel y definir las cosas; coger a esa hembrita de frente y decirle como es que es la cosa, no te queda de otra.

–La vaina es que con esas gringas no se sabe…

–Dímelo a mí. Yo convencido de que le gustaba a Carrie, y mira con la que me salió… Y eso que habíamos estado bailando vallenato así sabrosito ahí en la playa, con un conjuntico de esos bacanos, y la pelada hasta se dejó amacizar, tú sabes, y de pronto es que nos metimos al mar, ya estaba de noche, y le voy a dar el beso y se me negó, ¿es que quién las entiende?

–Lo que me parece severa coincidencia es que las dos se llamen Carrie, tengan los ojos claros y el pelo largo y oscuro.

–Eso sí, primo, aunque tú sabes que la mayoría de las gringas tienen los ojos claros y de pronto Carrie es un nombre popular allá, como llamarse aquí Claudia.

–Pero si lleva en Bogotá dos años, entonces no puede ser la misma.

–Oye, primo, ¿tu Carrie habla español?



carlosdiazdc

Editado: 18.10.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar