Al Sur Del Trópico

Tamaño de fuente: - +

29

 

40

 

 

Su deseo de aprovechar el corto receso de las once de la mañana con el fin de buscar un teléfono y llamar a Santiago se vio frustrado por las preguntas que algunos de sus alumnos le hicieron cuando puso sus pies fuera del salón de clases. Tratando de tomar las cosas con calma, llegó a la conclusión de que diez minutos no serían suficientes para decir todo lo que quería expresarle al que consideraba su Santiago. Dictó la siguiente hora de clase sintiendo la manera como el tiempo avanzaba lentamente, algo que nunca antes había sentido desde su llegada a Santa Marta. Finalmente, cuando el reloj marcó las doce del día, se sintió agradecida y en su mente solo cabía el pensamiento de correr hasta su bungaló y marcar el número de él antes que tuviese que salir a encontrarse con el señor Ramírez. Lastimosamente, no había dado más de tres pasos sobre el sendero que del aula conducía a su bungaló para el momento en que escuchó la voz del gerente a sus espaldas.

–Carrie, te vine a buscar para que almorcemos.

Ya no daba crédito a su mala suerte; parece que el destino estuviese jugando en su contra, apostando para que las cosas que tuvieran que ver con Santiago no le salieran de la manera deseaba.

–Señor… perdón, Fernando –dijo ella volteándolo a mirar.

–¿Cómo estuvo la clase? –preguntó el gerente mientras se acercaba hasta quedar a escasos dos metros de ella.

Instantes después se dirigieron al restaurante más atractivo y lujoso del resort, lugar en el que ella nunca había estado. A diferencia de los otros restaurantes y cafeterías, se trataba de un ambiente cerrado, con sus paredes decoradas por modernas obras de arte y enormes ventanales que dejaban ver la inmensidad del Mar Caribe desde una altura mayor a la de tres pisos, en donde el aire acondicionado proporcionaba una temperatura agradable y refrescante. Las mesas, decoradas de manera impecable, la hicieron recordar aquellos maravillosos y elegantes lugares que solo en las películas y en las fotografías publicitarias había visto. Las sillas no podrían haber sido más cómodas y la mesa que les había sido asignada, daba justamente contra el ventanal, permitiendo que la maravillosa vista fuera parte de la diversión.

–Carrie –dijo el señor Ramírez una vez ordenaron–, estuve hablando con alguien que te conoce…

No lo podía creer; la había traído al lugar más elegante de todo el resort para hablarle sobre aquel maldito juez, de todo lo que le habría dicho acerca de su pasado y quien seguramente a esa hora estaría abandonando el lugar con rumbo al aeropuerto.

–¿En serio? –su rostro palideció, reacción que se hizo evidente para su jefe.

–¿Estás bien?, te pusiste pálida…

–¿Con quién estuvo hablando, señor Ramírez?

–Carrie, tranquila, no es nada malo, o por lo menos yo no lo considero malo –la sonrisa de su jefe logró darle algo de tranquilidad, aunque todavía su corazón estaba latiendo más acelerado de lo acostumbrado.

–Es que…

–Mira, ya te dije esta mañana que todos estamos felices contigo, no tienes por qué preocuparte de nada.

–Yo también estoy feliz aquí –su tímida sonrisa, su mirada insegura, llevaron a que el señor Ramírez pusiera su mano sobre el hombro de Carrie por un par de segundos antes de continuar.

–Carrie, yo sé que contigo se cometió una enorme injusticia, y cada vez estoy más sorprendido de que después de todo lo que has vivido puedas trabajar de la manera como lo haces y aparte de todo te muestres como una niña sonriente y feliz.

–¿Cómo lo supo? –Carrie se mordió el labio.

–Uno de nuestros huéspedes me habló de ti. Pensó que estabas aquí de vacaciones, pero cuando me dijo tu nombre y supe que eras tú, me lo guardé para mí mismo, y lo primero que hice fue llamar a Dennis Cederbloom…

–¿Habló con él? –lo interrumpió Carrie.

–Sí, y me contó todo lo que te sucedió, incluyendo el apoyo que te dio el señor Book, que creo que es el papá de tu mejor amiga.

–Así es, y supongo que el huésped al que se refiere es el juez Carver.

–Correcto, personaje antipático ese señor, afortunadamente en este momento –el gerente miró su reloj– debe estar haciendo el check out. El tipo creyó que me estaba advirtiendo sobre la presencia de supuestos huéspedes peligrosos e indeseables en nuestro resort –el señor Ramírez meneó la cabeza mientras mostraba una irónica sonrisa.



carlosdiazdc

Editado: 18.10.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar